Izquierda electoral, acción directa fascista y resistencia antifascista: Las elecciones brasileñas de 2022

by • 22 noviembre, 2022 • Abya Yala (América Latina), Noticias, comunicados y columnasComments (0)569

Las elecciones de 2022 han enfrentado al nacionalismo autoritario de Jair Bolsonaro con el izquierdismo institucional de Luiz Inácio Lula da Silva, del PT. Cada una de estas estrategias rivales de gobierno se presentaba como la única salvación posible para la democracia. Toda la campaña estuvo marcada por actos de violencia fascista, y no solo por parte de los votantes: en las últimas semanas, los parlamentarios aliados de Bolsonaro intercambiaron disparos con agentes de policía y persiguieron a opositores en las calles con armas en la mano.

El 30 de octubre tuvo lugar la segunda vuelta de las elecciones para determinar el presidente y los gobernadores, y Bolsonaro perdió frente al ex presidente Lula. Pero Lula ganó por sólo un 1,8%, sentando las bases del conflicto que seguirá dividiendo a Brasil, al igual que las elecciones de 2020 en Estados Unidos no marcaron el fin de la polarización política.

Tras conocerse el resultado el domingo por la noche, comenzaron las protestas de los partidarios del actual presidente de extrema derecha por las calles de las ciudades y el bloqueo de carreteras en todo el país. La izquierda institucional y sus movimientos de base se contuvieron y, una vez más, fueron los antifascistas, los simpatizantes organizados y los residentes de las periferias quienes pasaron a la acción y comenzaron a desbloquear las carreteras. Esto puede ser una muestra de los impases y conflictos que veremos en los próximos años de gobierno petista y de reorganización de la extrema derecha.

Un problema global.

El fascismo no puede ser derrotado en las urnas

El domingo 30 por la noche, momentos después de que se dieran a conocer los resultados de las elecciones, un Bolsonarista armado mató a dos personas y disparó a varios de la misma familia que celebraban la victoria de Lula en Belo Horizonte. Para la madrugada del lunes, había bloqueos en 221 puntos de las carreteras en la mitad de los estados del país, y en dos días, 26 de 27 estados tenían carreteras bloqueadas por los bolsonaristas, llegando a un pico de casi 900 puntos con bloqueos o manifestaciones en todo el país.

Los bloqueos en Brasil no surgieron de la nada. Atienden a una movilización y radicalización reproducida por el presidente y sus partidarios desde su victoria en 2018. En los últimos años, ha habido otras paralizaciones los bloqueos de camiones han desempeñado un papel importante en la agitación de la extrema derecha en las Américas. En Chile, los camioneros de derechas han organizado cortes de carretera, utilizándolos como respuesta al activismo indígena mapuche. En México, los trabajadores del transporte se utilizan a menudo como tropas de choque para ejercer presión en nombre del PRI (Partido Revolucionario Institucional). El invierno pasado en Canadá, los camioneros de extrema derecha realizaron bloqueos en protesta contra las leyes que obligan a la vacunación. Probablemente veremos más bloqueos de camiones en el futuro.

Bolsonaro repitió varias veces que temía tener el mismo “destino que Jeanine Añez”, que asumió el gobierno de Bolivia tras un golpe de Estado promovido por las fuerzas policiales mientras los militares se limitaban a mirar, y terminó condenada a prisión. El hecho de que la dirección del PRF decidiera retrasar a los votantes el domingo y apoyara activamente los bloqueos de los bolsonaristas demuestra que el caso boliviano sirvió de inspiración para sus planes.

Derrotado, Bolsonaro tardó casi 48 horas en pronunciarse. En su discurso de 2 minutos, no reconoció abiertamente el resultado, criticó el movimiento de bloqueo de carreteras y recomendó que hicieran otras formas de “protesta pacífica”, pero pronunció el típico discurso ambiguo de la ultraderecha que mantiene enardecidas a sus bases militantes mientras trata de evitar las implicaciones legales .

Lejos de ser una “derrota del fascismo”, el resultado en las urnas demuestra que el proyecto bolsonarista, abiertamente autoritario, misógino, racista y que trabajó para agravar la pandemia que mató a más de 700.000 personas, sigue contando con el apoyo de la mitad del electorado, casi 60 millones de personas. Una parte considerable de este grupo está dispuesta a luchar por él, sin dejar de movilizarse y ocupar las calles. Además, los aliados de Bolsonaro han ganado la mayoría de los cargos en los estados y parlamentos y continuarán su agenda creada por los militares que lo llevaron al poder con sectores conservadores de la burguesía, el cristianismo fundamentalista y dentro de las fuerzas de seguridad.

Más allá de los aliados de Bolsonaro que se perpetuarán en el poder, es importante recordar que sus millones de votantes y especialmente su base radicalizada no cambiarán de opinión de la noche a la mañana. Como demuestran los recientes actos y bloqueos, estarán dispuestos a llevar adelante sus ideas incluso sin Bolsonaro. El silencio del presidente tras la derrota hizo aflorar una articulación radical que se articuló sin un llamamiento central del líder, de sus hijos, ni de partidarios directos ni de personajes públicos conocidos. Las llamadas tuvieron lugar en grupos de Whatsapp y Telegram encargados de crear y difundir noticias falsas, discursos de odio y conspiraciones.

A diferencia de las huelgas de camioneros durante el gobierno de Temer y las de 2018, esta no es una huelga del conjunto de la categoría, sino de algunos sectores patronales y de relativamente pocos militantes radicalizados. Y no hace falta mucho para cerrar las carreteras. Sólo un vehículo y algunas personas.

Manifestantes que claman por un golpe militar.

Durante el domingo de las elecciones, la PRF (Policía Federal de Carreteras) llevó a cabo una megaoperación ilegal de bombardeo e incautación de vehículos que impidió a miles de votantes llegar a los colegios electorales, especialmente en las regiones donde Lula era más popular. Sin embargo, cuando comenzaron las acciones de los partidarios de Bolsonaro enrabietados por su derrota, el PRF no hizo nada para impedir o poner fin a los bloqueos de Bolsonaro.

El 1 de noviembre, el acceso al aeropuerto internacional de Guarulhos, el principal de la ciudad de São Paulo, contó con la ayuda directa de agentes del PRF que fueron filmados rompiendo las rejas de acceso al aeropuerto.

En algunas ciudades, como en el estado de Santa Catarina, los manifestantes adoptaron un tono abiertamente nazi-fascista, con saludos nazis y frases racistas.

A lo largo de cuatro años de resistencia popular, incluida la revuelta de George Floyd, Donald Trump ha conservado el apoyo inquebrantable de la policía y del Departamento de Seguridad Nacional, pero ha perdidoel apoyo de gran parte de la jerarquía militar estadounidense. Por otro lado, Bolsonaro aún puede contar con la lealtad de una parte considerable de los militares brasileños. Tras el discurso de Bolsonaro del 2 de noviembre, muchos de los manifestantes pro-Bolsonaro dirigieron sus demandas a los militares, exigiendo la “intervención federal”, es decir, un golpe militar. En los Estados Unidos de Trump y en el Brasil de Bolsonaro, las elecciones no terminan con el anuncio de los resultados en las urnas, sino que se determinan en última instancia por el equilibrio de poder dentro del Estado.

Esta “base bolsonarista sin Bolsonaro” puede estar ahora a la deriva y a la espera de un nuevo líder. Y su primera apuesta está siendo la de los militares que, a lo largo de 4 años, han infiltrado a más de 6.000 oficiales en el gobierno, 2.600 de ellos nombrados directamente en puestos de confianza.

Esta fue la recompensa que pagó Bolsonaro por ser colocado como representante de este “partido militar” informal que antecede y puede sobrevivir al fin del bolsonarismo. Otro representante de esta clase es el recién elegido gobernador del estado de São Paulo, Tarcísio de Freitas. El estado más poblado del país, con el mayor presupuesto público, estará ahora bajo la gestión de un ex-militar presente en las operaciones de ocupación en Haití, comandadas por los gobiernos Lula-Dilma en las operaciones de la MINUSTAH de la ONU. Los agentes de las fuerzas de seguridad ganaron las elecciones para muchos puestos del Congreso, avanzando en una “politización de la policía”, incluso utilizando candidaturas colectivas a semejanza de las creadas por activistas procedentes de movimientos callejeros dispuestos a “renovar la democracia”.

Acciones autónomas y antifascistas

Durante la pandemia, hinchas de fútbol organizados, los antifascistas y anarquistas y los habitantes de las barriadas organizaron redes de apoyo mutuo y, al mismo tiempo, promovieron actos para exigir el derecho a la vivienda, la salud, los suministros y las vacunas. Además, los partidarios de la izquierda fueron los primeros en convocar contramanifestaciones para impedir las concentraciones y acciones de los partidarios del presidente en São Paulo, Porto Alegre y Belo Horizonte.

Por otro lado, la izquierda hizo del “quedarse en casa” un mandamiento para su práctica política y prefirió replegarse y desmovilizar las acciones callejeras por temor a que eso diera “pretextos para más represión”, alegando que eso era “lo que Bolsonaro quería” y necesitaba para dar un golpe. Antes de las elecciones, la estrategia era esperar a que el gobierno se quemara para volver a elegir a Lula, el único capaz de oponerse al proyecto de Bolsonaro. Sin embargo, ha quedado claro que esta política de repliegue y pasividad es una estrategia permanente, porque incluso con Lula elegido y el presidente acorralado, la izquierda institucional y los movimientos bajo la influencia petista se han negado a convocar actos y contramanifestaciones. Por ejemplo, cuando el MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo) llamó a sus militantes a abrir las carreteras, el MST (Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra) impugnó, argumentando que la limpieza de las carreteras era función del Estado.

Cabe señalar aquí que incluso el New York Times, uno de los más vehementes defensores de la pasividad en Estados Unidos de cara a las elecciones de 2020, señaló que el levantamiento de George Floyd contribuyó de hecho a movilizar a una parte importante de los votantes que permitieron a Joe Biden ganar las elecciones de 2020. La verdadera razón por la que el editorial del New York Times, la dirección del Partido de los Trabajadores y otras autoridades liberales y de izquierdas desaconsejan las movilizaciones en la calle no es porque crean que les costará las elecciones, sino porque quieren mantener el control total de la situación en todos los niveles de la sociedad y están dispuestos a arriesgarse a perder el poder por ello.

Si para elegir a Lula la izquierda prefirió quedarse en casa, ahora con el elegido petista parece que se quedarán ahí para siempre, esperando que la gestión estatal y policial resuelva problemas como el fascismo en las calles. El problema es que los mismos fascistas se están movilizando dentro de la policía y del propio Estado.

Afortunadamente, no todo el mundo estaba comprometido con la pasividad.

Ya el 1 de noviembre, hinchas de Galoucura, del Atlético Mineiro, atravesaron la BR-318 que une Belo Horizonte con São Paulo para ver un partido y rompieron los bloqueos bolsonaristas por sí mismos, desmovilizando a los manifestantes. El día 2, los partidarios de Gaviões, del Corinthians, hicieron lo mismo en la Marginal Tietê, una importante vía de São Paulo, e incluso lanzaron fuegos artificiales y persiguieron a los coches de los golpistas. También en São Paulo, los antifascistas persiguieron a los militantes bolsonaristas abandonando los actos de calle.

El día festivo del 2 de noviembre, los militantes antifascistas de Río de Janeiro convocaron una contramanifestación con 50 personas para enfrentarse a los más de 50.000 manifestantes que pedían un golpe militar en el centro de la ciudad, sin ningún apoyo de los principales movimientos o partidos. Cuando llegaron, fueron registrados por la policía militar, más preocupada por la seguridad de la extrema derecha.

La acción directa y radical nunca debió ser el plan B, ya que la calle sigue siendo un punto de encuentro y articulación fundamental y las autoridades no tienen el menor interés en impedir el resurgimiento de las hordas pro-fascistas. Cuando los anarquistas y los antifascistas pierden la batalla por la narrativa y aceptan la estrategia de la izquierda hegemónica, aceptamos que las calles se conviertan en el escenario para la acción y el reclutamiento de miembros. Cualquier resistencia a la extrema derecha y a un nuevo gobierno petista debe tener en cuenta el papel central de las calles y la organización popular.

Antifascistas en Río de Janeiro desafiando la manifestación golpista: 50 contra 50.000.

Brilla la luz de una estrella muerta

En lugar de un triunfo de la izquierda sobre el fascismo, las elecciones de 2022 han supuesto la reconstitución del centro: una vuelta a un pre-2013 sin esperanza de cambio positivo, en el que toda oposición radical será tratada como si ayudara a la extrema derecha. Queda por ver si alguien estará satisfecho con esta nueva gestión, cuyo aspecto más radical es la nostalgia por los moderados avances de hace más de una década.

La campaña electoral de 2022 puso en evidencia algo que ya era evidente en las elecciones de 2018 que dieron la victoria a Bolsonaro: la izquierda petista y su base militante y electoral sólo pueden prometer una imagen del pasado, de 2003 a 2012, cuando Lula y Dilma gobernaron una nueva fase extractivista del capitalismo latino, compensando los impactos de la extracción violenta de recursos como el mineral, la celulosa, la carne, los granos y el petróleo con beneficios sociales. Esta política era necesaria para incluir a las nuevas clases desposeídas, expulsadas de sus territorios para dar paso a la agroindustria, las presas y las centrales eléctricas, y empobrecidas por la urbanización forzada y la marginación del trabajo. La elección para los gestores era bastante fácil: era eso o esperar a que más personas fueran reclutadas por el crimen organizado o se unieran al levantamiento popular.

Ahora que el ciclo se ha cerrado, una extrema derecha más envalentonada observa cómo una nueva coalición de centro-izquierda pacifica su base electoral para sacarla de las calles y abandonar la lucha por una sociedad igualitaria, alegando que los movimientos sociales como el levantamiento de 2013 sólo ayudarán a los “extremistas” a alejarse del centro.

Mientras tanto, Bolsonaro y su secta se atreven a prometer un futuro pretendidamente revolucionario, de “ruptura con el sistema”, “contra todo” y contra la “vieja política” -de la que él mismo formó parte durante 3 décadas como diputado-. La imagen futura del bolsonarismo y del partido militar es un refrito de varios proyectos de la ultraderecha que vemos por el mundo, que busca en un pasado lejano una revisión para sus sueños autoritarios, racistas y misóginos. La bandera del imperio brasileño, llevada por algunos sectores de la derecha brasileña, tiene el mismo efecto que la bandera confederada en los Estados Unidos, rescatando una narración abanderada de la conquista del oeste, cuando no había leyes ni poderes que, en teoría, regulasen al gobernante, como habría en el estado democrático de derecho. Para ambos, el escenario perfecto es el de la ley de su monopolio de la fuerza armada utilizada contra el negro, el indígena, la mujer, los bosques y todo el territorio.

Los hinchas corintios que se dirigen a Río de Janeiro muestran las pancartas que capturaron a los bolsonaristas.

En 2008, América Latina asistía a la llamada “Onda Rosa” de gobiernos progresistas que canalizaban décadas de levantamientos populares -empezando por el Caracazo de 1989 y la redemocratización brasileña- para ganar en las urnas con el discurso de “cambiar el mundo desde arriba”. Pero sólo se convirtieron en gestores humanizados del neoliberalismo. La opción del PT para la conciliación de clases no incluyó a los pobres ni satisfizo sus necesidades. Y mucho menos trató con las clases medias, blancas, sobre todo masculinas, que se sintieron por primera vez alcanzadas por los pobres, los negros y las mujeres en el acceso a los estudios y al mercado laboral. El resultado fue que la revuelta popular estalló al mismo tiempo que el resentimiento reaccionario, que supo captar mejor la energía de las calles, derrocando un gobierno petista y poniendo en el poder a un ex-militar.

A diferencia de los liberales y de la derecha tradicional, Bolsonaro y sus aliados no buscan realmente gobernar o gestionar Brasil, solo tomar el poder y gestionar para unos pocos aliados y sus bases radicalizadas. En lugar de comprar vacunas, exigir pasaportes sanitarios y controlar los movimientos de la gente en nombre de la salud pública, por ejemplo, se limitó a dejar morir a la gente para mantener la economía.

Tanto Trump como Bolsonaro no lograron ser reelegidos como la mayoría de sus predecesores. Y ahora el péndulo de la democracia vuelve a girar hacia el lado progresista. Es cuestión de tiempo que los nuevos gobiernos de la socialdemocracia vuelvan a defraudar a las bases explotadas y excluidas y que la revuelta estalle, como ya vemos que ocurre en Chile y en Estados Unidos. Y el fascismo volverá a estar al acecho para reunir a su ejército.

Una oposición de izquierdas que quiere esperar a las instituciones, a los derechos humanos e internacionales, a un juicio en el Tribunal de La Haya, que apuesta por la paz y los ritos democráticos, está naturalmente desarmada y no preparada para enfrentarse a un enemigo dispuesto a matar o morir mientras delira sobre su líder, sobre dios y su imagen de un futuro glorioso. Al igual que esperar que el Estado acabe con las protestas y castigue a los militantes golpistas, o exigirle que lo haga con discursos que criminalizan la protesta, los bloqueos y la acción en las calles sólo darán más armas y legitimidad a la policía y a los vigilantes que nos enfrentarán cuando estemos en las calles protestando por motivos reales, como la vivienda, la alimentación y los territorios que sustentan nuestras vidas.

También es notorio que el uso de fake news y sensacionalismo puede haber ayudado a desestabilizar la propaganda bolsonarista en la recta final, pero alimentar la máquina de la desinformación, la confusión y la mediación de la realidad por parte de corporaciones como Meta y Google está preparando el terreno para una lucha que estamos condenadas a perder. La extrema derecha tiene una ventaja clave en el sensacionalismo de los medios de comunicación, ya que no tienen reparos en mentir y la confusión suele servir a su agenda.

Al igual que en los años previos a la revuelta de 2013, la izquierda institucional ha vuelto a apostar por un gobierno aliado con el centro y la derecha. Esta vez, podemos esperar resultados aún peores en un contexto mucho menos favorable. O recuperamos las calles y nos organizamos de base en barrios, ocupaciones, cooperativas, quilombos, villas, asentamientos y centros sociales, o acabaremos encontrando que nos vemos obligados a luchar en terreno enemigo, ya sea virtual o institucional, cuando sea demasiado tarde.

Ningún cambio vendrá de arriba. Nadie va a venir a salvarnos. Todo depende de nosotras.

CrimethInc

6 de noviembre del 2022

Fuente: https://es.crimethinc.com


Entrevista con un anarquista brasileño sobre Lula, Bolsonaro y la lucha social

Boletín asambleas contra las rutas del saqueo, n°6, 11 noviembre 2022

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *