El Sol Ácrata, n°8 (ejemplar 50), Octubre de 2022

by • 18 octubre, 2022 • Biblioteca & HemerotecaComments (0)538


Editorial

50 ediciones de El Sol Ácrata

Son tres las épocas en las que ha salido El Sol Ácrata, con 50 números a su haber. Desde que iniciamos este camino, en marzo de 2012, a la fecha, nuestro periódico ha sido publicado en Calama y Antofagasta. Actualmente ya se perfila como una publicación nacional. Hoy, como ayer, busca analizar la actualidad y desea generar propuestas teóricas y de acción desde la idea anarquista. Y es que este ideario, ha sido el motor que ha guiado cada uno de nuestros pasos en estos 10 años de existencia.

En un comienzo, nuestra publicación era realizada de forma bastante artesanal. Su presentación, distaba de ser la mejor: el diseño era realizado en word, y la impresión en fotocopia. El encuadernado, era realizado mediante corchetes. En cuanto al contenido teórico, siempre buscó perfilarse como un medio hecho en el desierto de Atacama, específicamente en Calama, lugar desde donde empezó a publicarse. De ahí también el nombre: Sol, porque es el astro que rige los destinos, sin importar la época, en el fértil oasis del Loa; y Ácrata, claramente como manifiesto de nuestra idea de mundo.

Avanzado el tiempo, el periódico evolucionó en su diagramación, diseño y presentación. Su traslado a Antofagasta, a partir del n°9 (noviembre de 2012) se debió al entusiasta movimiento anárquico que en esa ciudad se desarrollaba. Al igual que en el pasado, cuando el Luz y Vida  se encargó de difundir la idea libertaria en el norte grande durante principios del siglo XX, con el traslado a Antofagasta, buscábamos seguir esa senda.

En cuanto a las iniciativas que habían en esos años en Antofagasta, podemos destacar la conformación de la Coordinadora 6 de febrero, encargada de poner en valor nuevamente lo que es la conmemoración de la matanza de la Plaza Colón. Hoy, esa agrupación ya no realiza la conmemoración, pero sin dudas que fue la responsable directa de que el pueblo antofagastino rememorara nuevamente a los caídos y caídas en la masacre y los recordara, incluso a aquellos que están enterrados hoy en el cementerio municipal de dicha ciudad.

Acciones destacables de aquel tiempo también fueron la instalación de un memorial en la Plaza Colón para conmemorar a los caídos y caídas. En 2016 se instaló el primer memorial, mismo año en que comenzaron las actividades para recordar la masacre. Ese memorial, estaba hecho con yeso y con una placa de madera, y fue instalada en el suelo de la plaza, cerca del reloj británico, en un lugar en donde se ornamenta la plaza con flores y otras plantas. No hubo autorización alguna para su instalación. El memorial quedó, aunque se fue estropeando con la humedad. Los y las trabajadoras encargadas de la ornamentación de la plaza, en ningún momento obstuyeron la visualización del memorial, cuestión destacable y noble. En 2018 ya se instaló una estructura más firme, realizada encima de un mastil de concreto, la cual sostiene una mano empuñada de metal, con una placa de mejor material. Esa estructura, tampoco tuvo autorización para ser instalada, y hasta hoy sigue en su mismo lugar.

En esos años, también en Antofagasta, funcionó la Sociedad de Resistencia de Antofagasta, y se levantó el Espacio Social Autónomo Yareta, el cual resistió durante el segundo semestre del 2016 y que significó el rescate y puesta en valor de una casa abandonada en la población O’higgins (dicha casa, está retratada en el n°35 de nuestra primera época).

Destacamos igualmente, que en el n°29 de mayo de 2015, tuvimos una edición conjunta con el periódico Cangalla, publicado por aquel entonces en el desierto de Atacama. Aquel número, tuvo por nombre “El Sol de la Cangalla”, y en el se reafirmaba nuestra idea de difundir ideas anarquistas desde el desierto (usted ya sabe, el abandono centralista y saqueo al que está sometida esta zona, la forma colonial y militarista bajo la cual se anexó a Chile, y las heroicas luchas dadas por la clase obrera en este suelo, son parte de nuestra identidad y motivo esencial para seguir las ideas anárquica). Dos números antes, en el n°27 de julio de 2014, el encabezado del Sol Ácrata cambió al actual.

Nuestro periódico, tuvo su funeral en el n°36 de abril de 2017. Con motivo de su muerte, recibimos necrológicos desde la región peruana, desde el periódico Acracia de Valdivia, desde el grupo Pampa Negra de Antofagasta, desde la Casa Oktubre de La Serena, desde el periódico anarquista La Boina, desde Talleres Sartaña y desde Mar y Tierra ediciones.

Un año después, en mayo de 2018, el periódico volvió a la vida, igual que Jesús. En esta ocasión, hubo un crecimiento considerable en cuanto a presentación. Ya no se diseñaba en word, sino que en un programa de mejores resultados, y ya no se imprimía en fotocopia o en impresora de casa, sino que se hacía el trabajo íntegro en una imprenta. El formato igualmente evolucionó desde el tamaño carta al tabloide, como debe ser un periódico. Acá es cuando comienza la segunda época.

Esa época, duró hasta octubre de 2020. Dicha edición, fue sólo online, ya que en la anterior, la de octubre de 2019, la imprimimos de forma rápida por la contingencia (salió en la segunda semana de revuelta), y fue repartida en marchas, asambleas y otras instancias, de forma gratuita. Las arcas del periódico, quedaron en cero. Por eso en la presente época, no hemos podido imprimirlo, y por eso también quedó suspendida la red de suscriptores que alguna vez existió (pedimos las disculpas del caso).

En cuanto a la segunda época, se puede decir que es algo así como la “época de oro” del periódico (hasta el momento). La red de distribución de este era bastante amplia, y la verdad es que los mil ejemplares que se imprimían por edición, se iban rápidamente. Las finanzas eran asumidas por cada integrante del grupo de forma autogestionada, todo por amor a la anarquía. Destacable labor cumplieron los y las compañeras avecindadas en Santiago, quienes tenían la importantísima labor de gestionar la impresión del periódico, encargándose de transportar las planchas, de supervisar la impresión de este en la imprenta determinada, y posteriormente de enviarlo al norte y también a las ciudades que estaban involucradas en la red de distribución. Era un trabajo arduo y costoso, razón que no permitió una salida constante. En cuanto a la calidad del contenido, esta iba mejorando constantemente.

Actualmente, el periódico se encuentra en su tercera época, la cual comenzó gracias al entusiasmo de la Federación Cultural Antiautoritaria de la región chilena. La presente edición, es la octava, y esta es la primera que sale en formato impreso, nuevamente volviendo al estilo fotocopia/corchete, por cuestiones de costo.

Esa es mas menos la historia del periódico. Esperamos que sean muchos años más y muchas ediciones las que vean el sol brillar. Finalmente, como dato anexo, pero no menos importante: la bajada “Nuestra batalla es de brazo y cerebro; usemos pues la pluma y el acero”, la tomamos del periódico anarquista La Batalla, impreso en Santiago en los años 10 del siglo pasado, y que fue una publicación que protagonizo grandes luchas de aquel entonces desde el anarquismo. El significado de esta frase es clara: ni la teoría, ni la acción pueden separarse. Ambas, se complementan, y ambas deben ser las armas a utilizar para conseguir el mundo nuevo, liberado de autoridad alguna, de explotación entre los seres humanos, en armonía con la naturaleza, y sin odio ni violencia alguna.

VIVA LA ANARQUÍA!

Cristian Battaglia


Descarga:

el-sol-acrata-nc2b08-ejemplar-50-octubre-de-2022


 

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *