Análisis y perspectivas antimilitaristas. Cómo se alimenta la guerra

by • 27 abril, 2022 • Europa, Mundo, Noticias, comunicados y columnasComments (0)521

Después de un mes y más desde el comienzo del conflicto ruso-ucraniano, surgen elementos que nos permiten hacer nuevas valoraciones con respecto a las que anteriormente se señalaron a la atención de los lectores de  Umanità Nova . Hay dos aspectos en particular que merecen consideración: uno es geopolítico, es decir, la importancia estratégica del Mar de Azov y el Mar Negro, el otro es la propuesta cada vez más concreta para el establecimiento de una defensa europea común. En cuanto al primer punto, debemos ante todo afirmar que las dos cuencas hidrográficas no sólo tienen un valor local sino que son el punto de llegada y salida de una parte importante de la geoeconomía global que ve su Ruta de la Seda (OBOR) como su estructura portante. El proyecto «One Belt One Road» tiene una de las rutas preferenciales en las rutas marítimas; esto sólo puede ser así, considerando que el 70% del comercio mundial se realiza por mar.

El Mar de Azov y el Mar Negro, a través del Cáucaso y, en particular, de Georgia, son uno de los puntos de llegada globales de la Ruta de la Seda. También es la terminal de las economías Stan (repúblicas de Asia Central) además de representar la ruta más corta entre Europa y el Lejano Oriente. El Mar Negro es una de las vías fluviales más transitadas del mundo: lo cruzan anualmente cuarenta y ocho mil barcos (el Canal de Suez tiene un tráfico anual mucho menor con unos diecisiete mil barcos), además de ser una de las principales arterias de transporte de petróleo. .

Además de los flujos de energía, el paso del trigo ruso-ucraniano y de Asia Central a través de Kazajstán es de absoluta importancia. Se estima que el paso del cereal por el Bósforo y los Dardanelos garantiza el 25% de las necesidades mundiales, además de cubrir la demanda mundial de una quinta parte de aceite de maíz y girasol. Por tanto, no es casualidad que en los últimos años esta cuenca hidrográfica se haya convertido en un terreno de competencia y división. China, en mayo de 2017, firmó un acuerdo con Georgia convirtiéndose en el tercer socio comercial mientras que, en el mismo año, la empresa estadounidense SSA Marine, uno de los líderes mundiales en logística, se hizo cargo de las operaciones de la terminal de contenedores de Anaklia -una de las más importante en el Mar Negro y ya objeto de financiación europea, en particular de Suiza, Francia y los Países Bajos.

En resumen, esta vía fluvial representa una de las principales rutas de tráfico entre el Lejano Oriente y Occidente y viceversa. Confirmando la creciente importancia del Mar Negro está el proyecto turco de duplicar el canal del Bósforo, con un costo previsto de más de 8 mil millones de dólares estadounidenses. Esta obra infraestructural tiene dos valores, uno geopolítico y otro económico. En el partido ruso-ucraniano también entran en juego las «reservas», los «bancos» que, traducidos al lenguaje geopolítico, son los «imperialismos menores» de los que Turquía es uno de los máximos exponentes. Las influencias turcas alimentadas por el «pan-turquismo» dan a Erdogan un instrumento de presión no indiferente no solo en las áreas inmediatamente adyacentes a Anatolia sino también en territorios ubicados en el corazón de Asia:

El retiro panturco preocupa no poco a Moscú: recordamos las relaciones preferenciales entre Turquía y Ucrania, luego la solicitud de reconocimiento de la minoría tártara turca de Crimea. Las sirenas nacionalistas panturcas también se pueden escuchar en las profundidades de la Federación Rusa, desde Tatarstán a Bashkiria hasta Siberia, donde la presencia de las minorías turcas ofrece a Erdogan un elemento de presión contra Putin. Moscú no puede renunciar a tener un peso en el Mar Negro: la estabilización del Donbass y la creación de un corredor que se extienda desde Crimea hasta Odessa se convierte así en vital para su papel geopolítico y sobre todo para su economía.

El 65% de las exportaciones rusas y el 38% del petróleo exportado pasan por el Mar Negro. Por lo tanto, el juego ruso-ucraniano se juega en un campo mucho más amplio de lo que comúnmente se entiende y va mucho más allá de los territorios de la actual confrontación bélica: por lo tanto, se puede decir con seguridad que Ucrania es solo una parte de un partido geoeconómico euroasiático. La crisis de Ucrania, ya destacada en 2014 con la anexión de Crimea a la Federación Rusa, es solo un punto final de un proyecto cuyo foco se sitúa en Asia Central.

Moscú está tratando de mantenerse en la competencia internacional al volver a proponer su esquema imperial. El águila rusa tiene la cabeza en el oeste pero el cuerpo y las garras en el este, y el Mar Negro es la síntesis de ello. La construcción secular de la identidad de la «Santa Madre Tierra rusa», heredada en su totalidad de la URSS, con la pretensión de reunir a los rusohablantes con la
«Madre Patria» es sólo, como todas las referencias nacionalistas, la fachada detrás de la cual se esconden los intereses de clases explotadoras. Donbass, Crimea y Odessa son solo una parte decisiva en el intento de permanecer y contar en la competencia mundial.

El conflicto también tiene otro efecto, el de acelerar el debate sobre dos ejes dentro de la UE: la necesidad de una defensa europea común y el papel de la Alianza Atlántica. En cuanto al ejército europeo en formación, ya habíamos ofrecido a los lectores algunas reflexiones a principios de año y esbozado un panorama que ahora encuentra una nueva confirmación. En las últimas semanas, de hecho, las intervenciones de los formadores de opinión del «régimen» sobre la necesidad de que la UE tenga su propio papel autónomo desde el punto de vista militar se han hecho cada vez más numerosas. El presidente del Consejo Draghi, una voz de «peso» no solo a nivel nacional sino sobre todo en el ámbito europeo, reiteró, al término de la reunión de los primeros ministros de la UE celebrada el pasado mes en Versalles,

Esta opinión también encontró un momento de discusión en un contexto político sin precedentes como el del congreso ANPI (Asociaciones Nacionales Partidistas de Italia) que finalizó el último domingo de marzo. Este no es el lugar para una evaluación política de la asociación, pero debemos señalar que la ANPI está cambiando de «piel»: ya no es la «correa de transmisión» del partido mayoritario de izquierda. En los últimos años ha sido el contenedor, el punto de referencia, de las instancias políticas e ideales de una parte importante de la izquierda más o menos legalista que hace tiempo que dejó de votar y de quienes ya no tienen ningún referente partidario. Por ello, como asociación testigo va asumiendo paulatinamente su propio perfil, su propia «autonomía política» y un peso cada vez mayor en el ámbito de la izquierda legalitaria.

Es significativa la parte del informe del presidente Pagliarulo al Congreso sobre el posicionamiento de Europa en el conflicto, su posicionamiento geopolítico y el papel de la Alianza Atlántica. El concepto de una Europa unida e independiente se vuelve a proponer en el documento del congreso. El informe afirma que: » la Unión Europea debe estar representada con una sola voz » y, sobre todo, se fomenta claramente el proyecto común europeo de defensa, con características exclusivamente «defensivas». Al respecto, es significativo un pasaje del documento del congreso: «sin un verdadero gobierno político (europeo) y, en particular, sin una política exterior común, no será posible una política de defensa autónoma. Se ha iniciado un debate sobre un sistema de defensa europeo.

Deben explicitarse y precisarse los objetivos, los cuales deben estar encaminados a la defensa interna exclusiva del territorio» .

Si por un lado se aboga por un ejército europeo común, proyecto fuertemente apoyado por Italia y Francia, por otro lado también se afirma explícitamente que Europa debe tener su propia autonomía política. El tema de una UE independiente que pueda jugar su juego en la competencia internacional también se ve en la perspectiva de una ruptura de la Alianza Atlántica. El informe establece que: «la tendencia, hoy prevaleciente, de considerar el futuro sistema de defensa como un añadido a la OTAN debe contrarrestarse iniciando una reflexión sobre su papel. Las razones originales de la OTAN han desaparecido al derrumbarse los presupuestos histórico-políticos del derrumbe del Muro de Berlín. En el nuevo mundo multipolar y en la perspectiva de un sistema de defensa europeo, es por tanto razonable un despido progresivo de las estructuras de la OTAN «. Estas declaraciones no dejan lugar a dudas sobre la necesidad de la creación de una UE políticamente unida con su propio instrumento militar (ejército europeo) para sancionar el fin de la era atlántica.

El conflicto ruso-ucraniano ha acelerado las contradicciones dentro de la comunidad europea y la UE no habló con una «única voz», no hubo una gestión única de la crisis. Además, hace tiempo que surge una cuestión, pero siempre pospuesta:

los intereses de EE. UU. y la UE no siempre se superponen, sino que también pueden tener direcciones diferentes y la necesidad de situarse en el marco de las relaciones internacionales de forma independiente. El papel de Italia y Francia en África y en el «Mediterráneo ampliado» es la clara demostración de un activismo político y militar que responde a los intereses particulares de los dos
países, más allá y fuera del diseño geopolítico estadounidense y por tanto de su brazo operativo lo que es OTAN.

En otras palabras, está emergiendo un mundo global cada vez más fragmentado y en rápida evolución: en esta perspectiva, Europa está tratando, con mil contradicciones, de hacerse con un papel de liderazgo. Si la ANPI, a través de su presidente, opta por la vía europea como alternativa a la atlántica, en el informe del congreso no se aclaran dos aspectos fundamentales. El nuevo ejército europeo no puede tener sólo un carácter «defensivo»: los ejércitos no son sólo instrumentos de disuasión, disuasión de guerra, salvoconducto para la paz, como siempre han sostenido algunos miembros de las fuerzas armadas. El coste de los aparatos militares responde a una estricta lógica económica o, mejor, a una lógica ventaja: la de proteger los propios mercados,

Pagliarulo también evitó cuidadosamente aclarar otro aspecto: la independencia de EEUU y la OTAN debe tener un corolario indispensable, el de un aparato militar europeo mucho más estructurado que el actual. Si la UE quiere defender sus propios intereses, inevitablemente debe asignar una parte cada vez mayor de los recursos al gasto militar que los que, por anormales que sean, se reservan actualmente. La pregunta que ANPI no quiere hacerse porque es políticamente «incorrecta» es la de siempre: ¿quién paga la cuenta? El capitalismo siempre ha dado una sola respuesta: los gastos militares financian los salarios de los trabajadores o la constante disminución del bienestar a través de la reducción de pensiones y recortes en el gasto social. El «pacifismo» y el antiatlantismo tildados de ANPI pagarán a los sospechosos de siempre.

Daniel Ratti

Federazione Anarchica – Milano – FAI.

Traducción automática A-infos

Texto original en italiano: https://federazione-anarchica-milanese-fai.noblogs.org


IFA: Contra la guerra, por la solidaridad mundial

Roland Simon: Ucrania 2022

Entrevista con un activista anarquista en Kiev

Carlos Taibo: La OTAN, Rusia y Ucrania. Una glosa impertinente

La guerra y los anarquistas: Perspectivas antiautoritarias en Ucrania

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.