Entrevista al grupo anarquista Pramen sobre la situación en Bielorrusia

by • 19 agosto, 2020 • Europa, Noticias, comunicados y columnasComments (0)1281

Dadnos una breve descripción de la historia del movimiento anarquista contemporáneo en Bielorrusia.

Pramen: Como algunos de vosotros conoceréis, el movimiento anarquista fue destruido en la Unión Soviética. El renacimiento del movimiento tuvo lugar al final de la era soviética. En la década de 1990, los anarquistas jugaron un papel importante en algunos movimientos populares en torno a la ecología, las luchas obreras y otros temas. Desde entonces, los anarquistas se han organizado en Bielorrusia con varios altibajos. Hay al menos cinco colectivos anarquistas organizados […] todos que se ocupan de diferentes tareas dentro del movimiento, desde el trabajo contra la represión hasta la organización de acciones callejeras. […]

Ha habido muchas decepciones desde 2017 [fecha de un levantamiento anterior en Bielorrusia]. En ese momento, las expectativas eran altas a medida que aumentaba el impulso contra Lukashenko. Pero luego el levantamiento fue aplastado y todos volvieron a la normalidad. Muchas personas que han cumplido condena en prisión salieron destrozadas … Sin embargo, a pesar de la decepción y los duros golpes, los anarquistas siguieron organizándose. A partir de 2017, lo más probable es que los anarquistas sean la única fuerza activa todavía agitada en las calles.

También es importante mencionar que en términos de clase, el movimiento anarquista bielorruso no incluye muchos estudiantes. Se compone principalmente de diferentes sectores de la clase trabajadora.

¿Cómo siguieron organizándose los anarquistas en Bielorrusia a pesar de la represión?

Pramen: los anarquistas han utilizado muchas tácticas interesantes en los últimos años. En primer lugar, la mayoría de los colectivos radicales se han vuelto completamente clandestinos. Nadie tiene derecho a saber quién forma parte de nuestro colectivo […] Estamos organizando algunas acciones comunes juntos – las protestas de estos momentos, por ejemplo – pero todos están participando en las calles como individuos o mediante grupos afinidad, no bajo una estructura organizativa … Las acciones callejeras anarquistas tienen un límite de tiempo: el tiempo máximo que tenemos antes de que llegue la policía suele ser de 10 a 15 minutos. [ …] Los participantes saben que pueden ir a la cárcel incluso por cosas pequeñas, por lo que planifican su vida en consecuencia. Aprende [la militancia] a mantener su apartamento “limpio” para que nada pueda ser usado en su contra. Enseñas y aprendes la cultura de la seguridad, tanto física como virtual. Llegas a conocer a tus compañeros en situaciones difíciles y esto crea vínculos más fuertes que el acero.

¿Cuál es la composición del movimiento en torno a las elecciones de agosto en Bielorrusia? ¿Cuáles son las aspiraciones políticas de los participantes? ¿Cuál es el equilibrio de poder entre ellos?

Pramen: Este análisis es una estafa. Muchos políticos de la oposición se opusieron a las protestas. Pidieron a la gente que se quedara en casa y esperara mejores momentos para levantarse. Por otro lado, el vacío creado por esta indecisión política se ha llenado con blogueros, pequeños grupos y canales de Telegram. Este verano, el movimiento contra Lukashenko se hizo tan masivo que los anarquistas eran solo una pequeña parte de lo que estaba sucediendo.

Y lo que estaba sucediendo no estaba vinculado a demandas políticas claras. No se construyó una plataforma política o económica en torno a las elecciones … la gente se estaba organizando contra la dictadura, para derribarla. Es tan simple como eso. Y este simple empujón atrajo a mucha gente. Hoy, la frustración con Lukashenko es mayor que nunca. Entonces, por ahora, el levantamiento popular todavía puede ir en cualquier dirección dependiendo de quién esté en las calles.

La vida política bielorrusa ha sido devastada por los años de gobierno autoritario. Los partidos existen solo para aparentar. La gente apenas los conoce y no confía en ellos. […] Los partidos políticos no juegan ningún papel aquí […] Lo que la gente quiere es acabar con los años de opresión – ideológico y económico, pero sobre todo económico. No están en absoluto comprometidos políticamente. Hay actores políticos detrás de estos hechos, pero son casi invisibles.

Lamentablemente, podemos decir lo mismo sobre los anarquistas: debido a nuestro pequeño número, los anarquistas no podemos realmente hacernos cargo y liderar esta protesta. Aunque no quiero subestimar la contribución anarquista de ninguna manera, ya que han logrado influir en las protestas aportando nuevos enfoques y técnicas.

Los anarquistas juegan un papel bastante importante en estas manifestaciones. Vemos grupos de afinidad organizados que construyen barricadas, tratando de que grupos más grandes de personas se muevan por la ciudad y luchen contra la policía donde sea necesario.

Pero incluso eso se ve ensombrecido por la creatividad que la gente despliega en las calles. Lo que llamamos grupos de afinidad en el movimiento anarquista es algo que existe de forma natural en la sociedad: los amigos van juntos a la protesta y, con frecuencia, hablan con antelación de lo que quieren hacer. Entonces se puede ver a muchos jóvenes que no están afiliados a ninguna corriente política en las barricadas luchando contra la policía.

En cuanto a la estrategia … El objetivo principal es muy simple: derribar al dictador. Participando en eventos, difundiendo ideas de organización horizontal y de descentralización. Incluso durante los enfrentamientos, la gente continúa distribuyendo folletos a los manifestantes detrás de la multitud. Existe la creencia de que si la gente logra derrocar a Lukashenko sin políticos y grandes líderes, asestará un poderoso golpe a las tendencias autoritarias en el país. También dará un gran impulso a la autoorganización y la solidaridad en esta sociedad.

Esperamos sólo un escenario: que Lukashenko se vaya. […] Hay otro escenario: que Lukashenko permanezca. En este caso, habrá una represión masiva después de que terminen las protestas. Cientos de personas serán procesadas y condenadas a muchos años de prisión. La lista de presos políticos crecerá muy rápidamente. Los anarquistas ciertamente estarán entre ellos. La represión destruirá toda la vida política del país. Todo lo que pueda representar una amenaza para el gobierno será destruido … Definitivamente, muchas personas huirán del país. En ausencia de presión política y social, la crisis económica conducirá a menores ingresos de la población y creará más desafíos para la población activa.

Pero no queremos pensar en el peor de los casos, porque estamos luchando por el mejor de los casos, y todos sabemos que no hay vuelta atrás.

¿Hay algo que os gustaría decirles a los autoproclamados “antiimperialistas” de Occidente que apoyan a Lukashenko?

Pramen: Bueno … puede que merezca una respuesta larga. Por ejemplo, podríamos explicar que Lukashenko es parte del proyecto imperialista ruso en esta región. Está respaldado por Moscú por su lealtad al Kremlin, y no hay nada de “antiimperialista” en un presidente que está en el poder por voluntad del imperio que tiene el poder en la región. Creo que el tipo de personas que describe destaca los beneficios sociales que el estado proporcionaría en Bielorrusia. Pero si investiga más, encontrará que Lukashenko es en realidad quien ha estado destruyendo los programas sociales en este país durante años mientras evita que las personas se involucren en cualquier tipo de autoorganización. Podríamos seguir explicando las cosas durante horas y horas.

¿Pero sabes que? Los activistas de izquierda autoritaria no escuchan argumentos. Son creyentes. Creen en su “verdad” de la misma manera que algunas personas creen en una religión. No importa cuántos puntos buenos puedas aportar, mantendrán su posición original. Así que podemos pasar a la respuesta corta: “Vete a la mierda”.

Si Lukashenko tuviera la oportunidad, construiría su propio imperio. Si pudieras entender sus discursos, te darías cuenta de que él sufre de delirios de grandeza, o “sufrir” es probablemente una palabra incorrecta, porque los ama. No hay nada antiimperialista en esta figura política.

¿Qué se puede hacer para apoyar a los camaradas en Bielorrusia? ¿Existen estructuras concretas para apoyar a quienes actualmente enfrentan la represión?

Pramen: Realizar acciones solidarias. Muchas acciones solidarias. Envíanos fotos. El apoyo del exterior inspira no solo los corazones anarquistas sino también los corazones de todos en las calles. La gente ve que no está sola … Bielorrusia es un estado capitalista. Hay muchas embajadas y otros puntos que representan al estado bielorruso. En 2010, en Rusia, audaces anarquistas ocuparon la embajada de Bielorrusia. Puede ser una de las ideas sobre la mesa. Sed creativxs … También necesitamos apoyo informativo; mucha gente no sabe mucho sobre Bielorrusia y la situación real aquí. La realidad, la mentalidad y la forma de pensar son diferentes en el contexto postsoviético que da forma a la lucha aquí. Muy a menudo la gente no comprende las diferencias entre la vida política aquí y en Occidente.

Finalmente, podría organizar eventos en su propio país. Todos estamos conectados. Lo que más necesitamos en todo momento es la lucha global.

También puede apoyarnos a través de la Cruz Negra Anarquista Bielorrusa.

Entrevista completa en el sitio web de CrimethInc. (en inglés).

Traducción: Alb Noticias. Enlace al colectivo entrevistado, Pramen

Fuente: Nantes Revoltée: https://www.facebook.com/Nantes.Revoltee

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *