Contribución a la ruptura en curso (región francesa 2018)

by • 5 agosto, 2020 • Artículos, Coyuntura política, Geopolítica, Organización, Poder, ReflexionesComments (0)264

Terminaré volviéndome comunista…

Brigitte Bardot, entrevista con Le Parisien, 1 de diciembre de 2018

Bello como una insurrección impura

Grafiti del 24 de noviembre de 2018 en una fachada de los Campos Elíseos

Descompuestos

Aunque pronto pueda resultar frágil, uno de los principales méritos de la movilización actual sigue siendo, por el momento, haber devuelto al Museo de Cera la retórica y el repertorio práctico de los movimientos de izquierda del siglo pasado, reclamando al mismo tiempo más justicia e igualdad, sin reproducir el gesto antifiscal de la derecha y de la extrema derecha de la posguerra. Después del colapso de los socialdemócratas en Francia con la elección de Macron, aquí tenemos el colapso de los comunistas, (in)sumisos, izquierdistas, anarquistas, miembros de la «ultraizquierda» y otros profesionales de la lucha de clases o portavoces radicales chic: y una mayoría de ellos, después de haber hecho muecas o pellizcado la nariz, ahora corren, derrotados, tras el movimiento, con sus grupúsculos, sindicatos, partidos, intervenciones de prensa y blogs. ¡Bienvenidos a la retaguardia!

El retraso es obvio, el desfile es un funeral. Todo el mundo puede sentir que las llamadas, los foros, las mociones, las peticiones, los recorridos de la República de la Bastilla anunciados a la Prefectura, sus servicios de seguridad y su «cortejo de cabeza», las mesas de consulta y negociación entre representantes y gobernadores, el pequeño teatro de la representatividad entre los dirigentes o los delegados y «la base», la toma de palabra a través de la prensa o la asamblea general — en resumen, que las últimas ruinas del Estado de bienestar, o mejor dicho, de sus formas de protesta, se han esfumado: que no sólo son inútiles, sino sobre todo obsoletas e irrisorias, vocablos de una lengua muerta y archimuerta que probablemente se hablará durante mucho tiempo por los fantasmas que los atormentarán. Siempre podemos contar con burócratas, aprendices o profesionales, y con el ejército provisto por intelectuales orgánicos de la nada, para jugar a los ventrílocuos, para jugar el gran juego del Partido, para imaginarse una vez más como la vanguardia de un movimiento del que son en realidad las tristes barredoras.

Aquí están, por tanto, proponiendo consignas, que pronto serán constituciones, promulgando normas de buena conducta colectiva, instando a la inversión de las relaciones de poder, ocultando doctrinalmente la naturaleza más o menos prerrevolucionaria de la situación, infiltrándose en manifestaciones y reuniones, llamando a la convergencia de las luchas e incluso a una huelga general… Estas prácticas y discursos ya estaban vacíos, incantatorios, el año pasado, durante los movimientos de los trabajadores ferroviarios y estudiantes. Hoy lo son más que nunca. Porque la novedad, la tenacidad y los primeros éxitos de los «chalecos amarillos» iluminan cruelmente la serie de derrotas casi sistemáticas de los últimos años en Francia, y la descomposición general en la que todas las corrientes de izquierda, aunque tan orgullosas de su herencia y singularidad, todavía tan tontamente heroicas en su postura, se han hundido gradualmente en los últimos cincuenta años. Lejos de ser un obstáculo, es precisamente la tan desacreditada impureza ideológica de la movilización lo que hasta ahora ha favorecido su extensión y ha desactualizado todas las voluntades unificadoras de las organizaciones especializadas o de los activistas. Para los profesionales del orden de izquierda y del desorden insurreccional, el movimiento de los «chalecos amarillos» sólo les invita a viajar, a participar libremente, por fin, como si fueran una especie de desprecio por los colectivos instituidos como tantas cargas materiales e ideológicas del pasado.

Aquí están, por tanto, proponiendo consignas, que pronto serán constituciones, promulgando normas de buena conducta colectiva, instando a la inversión de las relaciones de fuerza, glosando doctrinalmente sobre la naturaleza más o menos prerrevolucionaria de la situación, infiltrándose en manifestaciones y reuniones, llamando a la convergencia de las luchas e incluso a una huelga general… Estas prácticas y discursos ya estaban vacíos, incantatorios, el año pasado, durante los movimientos de los trabajadores ferroviarios y estudiantes. Hoy lo están más que nunca. Porque la novedad, la tenacidad y los primeros éxitos de los «chalecos amarillos» iluminan cruelmente la serie de derrotas casi sistemáticas de los últimos años en Francia, y la descomposición general en la que todas las corrientes de izquierdas, tan orgullosas a pesar de todo de su herencia y singularidad, todavía tan tontamente heroicas en su postura, se han hundido gradualmente en los últimos cincuenta años. Lejos de ser un obstáculo, es precisamente la tan desacreditada impureza ideológica de la movilización lo que hasta ahora ha favorecido su extensión y ha agotado todos los voluntarismos unificadores de las organizaciones o de los militantes especializados. Para los profesionales del orden izquierdista y del desorden insurreccionalista, el movimiento de los «chalecos amarillos» sólo les invita a viajar, a participar libremente, por fin, como una especie de desprecio por los colectivos instituidos como tantas cargas materiales e ideológicas del pasado.

En la encrucijada

La movilización en curso no necesita ser sobredimensionada —o más bien competida, si se puede leer entre las líneas de las declaraciones vengativas de los pequeños líderes destituidos— por movimientos existentes o paralelos. En las glorietas y en las calles, a través de bloqueos o motines, ya reúne y agrupa a fuerzas heterogéneas, políticamente diversas e incluso opuestas (aunque a menudo sociológicamente cercanas). Más que sobre los ideales ya existentes o sobre una conciencia de clase compartida, e incluso más que sobre los videos o mensajes intercambiados en las redes sociales, el movimiento se ocupa principalmente de las sociabilidades locales, antiguas o cotidianas, de los interconocimientos fuera del lugar de trabajo, en los cafés, las asociaciones, los clubes deportivos, los edificios, los barrios. Porque la religiosidad de la ideología progresista (con sus mitos anticuados, sus rituales vaciados) es violentamente ajena a ellos, los «chalecos amarillos» no parecían llevar ninguna certeza, ninguna interpretación preconcebida de su infortunio común en las primeras dos semanas del movimiento. A la vez en flexibilidad y en adaptación, a riesgo de ruptura y de disolución, sostienen el asfalto o avanzan en encrucijadas y casetas sin prejuicios sólidos, sin certezas impuestas, liberados del intelectualismo y del idealismo patológico de la izquierda y de los izquierdistas y de su fantasía del proletariado, del sujeto histórico y de la clase universal.

En este sentido, el movimiento se encuentra en la encrucijada de dos períodos del capitalismo y sus modos de gobierno. En su contenido, más que en su forma, lleva marcas del pasado, pero también nos permite ver un posible futuro de luchas o levantamientos. Las críticas al impuesto, la demanda de redistribución, de corrección de las desigualdades, se dirigen a un Estado regulador cuando éste ha desaparecido en gran medida. El movimiento quiere menos impuestos y más Estado. Sólo ataca a este último en la medida en que se ha retirado de las zonas urbanas y semirurales. Y cuando se trata del poder adquisitivo, hasta hace poco, era ignorando los salarios que, más que los impuestos, determinan la mayor parte del nivel general. Un rasgo notable del período actual: a nadie se le ha ocurrido, en el gobierno, culpar a los patrones por su política salarial. Tal restricción, tácticamente incomprensible, expresa mejor que cualquier discurso, los intereses que servirán, hasta su pérdida, a los líderes políticos del régimen actual.

Puesto que desafía a los partidos, se expresa fuera de los sindicatos —e incluso, al principio, contra ellos—, el movimiento también ataca el conjunto del sistema de representación de intereses resultante de la Segunda Guerra Mundial y luego de la Quinta República, un conjunto de mecanismos de delegación vinculados a la gestión keynesiana del capitalismo. Enviando a la izquierda y a los izquierdistas de vuelta al folclor, o incluso al formol, los «chalecos amarillos» completan para algunos las reivindicaciones de autonomía expresadas desde Mayo de 1968. Pero también están en línea con el programa de destrucción de organizaciones sindicales e instituciones democráticas implementado bajo el capitalismo avanzado desde la década de 1970. O más bien: son su remanente irreductible, del que algunos profetizaron su surgimiento. Alternada o simultáneamente keynesiano, libertario y neoliberal: el movimiento lleva consigo, en su relación con el Estado, con la economía, con la historia, los estigmas de estas ideas políticas moribundas y las ambivalencias de la época.

Sin embargo, propone, aunque de forma todavía paradójica, la primera politización masiva de la cuestión ecológica en este país. Por eso sería un error tratar de relacionar la movilización sólo con las condiciones de las clases, los estatutos, las profesiones, y oponerse demasiado simplemente a los problemas de fin de mes y a la cuestión del fin del mundo. Este viejo reflejo es también un remanente del antiguo régimen de regulación y oposición. En el movimiento de los «chalecos amarillos», el trabajo no es el epicentro; quizás no más que el poder adquisitivo. Lo que muestra, además de las injusticias ecológicas (los ricos destruyen el planeta mucho más que los pobres, incluso comiendo alimentos orgánicos y clasificando sus residuos, pero es en los segundos donde se hace recaer la «transición ecológica»), son sobre todo las enormes diferencias, poco o nada politizadas hasta ahora, que existen en la relación con la circulación. En lugar de expresarse en nombre de una posición social, hace en este sentido de la movilidad (y de sus diferentes regímenes, restringidos o elegidos, fragmentados o concentrados) la razón principal de las movilizaciones y, al bloquearla, el instrumento cardinal del conflicto.

Los tres chalecos

En el plano de la movilización concreta, la primera cualidad del movimiento fue inventar una nueva táctica y una nueva dramaturgia de la lucha social. Unos recursos insuficientes, perfectamente aplicados, habrán bastado para establecer un nivel de crisis política que rara vez se ha alcanzado en Francia en las últimas décadas. La lógica del número y de la convergencia, consustancial a las formas de movilización del período keynesiano, ya no es la cuestión decisiva: ya no necesitamos depender de los liceanos, de los estudiantes, de los inactivos, de los jubilados, con su disponibilidad y su tiempo, ni esperar que una caja de resonancia central, mediática, parisina, dé al movimiento su poder y legitimidad. La combinación única de una proliferación de pequeñas agrupaciones, incluso en lugares que han estado sin vida política espontánea durante casi medio siglo, las prácticas de bloqueo, y el recurso obvio, natural y ancestral a los motines, llevado al corazón mismo de los centros urbanos departamentales, regionales y nacionales, han reemplazado, al menos por un tiempo, el repertorio de la huelga con sus figuras impuestas y ya instituidas.

Más allá de esta característica común, tres tendencias prácticas y tácticas parecen dividir actualmente al movimiento y fijar sus devenires. La primera es electoralista en su corazón, «ciudadanista» en sus márgenes. Ya está pidiendo la formación de un movimiento político inédito, la constitución de listas para las próximas elecciones europeas y, sin duda, sueña con un destino comparable al del Movimiento de las Cinco Estrellas en Italia, o al de Podemos en España o al del Tea Party en los Estados Unidos. El objetivo es influir en el juego político existente con representantes con características sociales lo más cercanas posible a las de los representados. Los más radicales de este campo no están satisfechos con las instituciones políticas actuales y piden, en primer lugar, que se les transforme profundamente: quieren su referéndum o su «Noche de pie», pero en los grandes estadios de fútbol, donde se practicaría e inventaría una nueva democracia deliberativa.

Una segunda polaridad del movimiento se aboca abiertamente a la negociación. Habló en la prensa el domingo pasado, pidiendo discusiones con el gobierno y aceptando, antes de retractarse, sus invitaciones. Una fracción más o menos rebelde de parlamentarios y políticos mayoritarios respondió, con representantes de la oposición, sindicalistas, líderes de partidos o vice-líderes de partidos, pidiendo cambios de rumbo, o incluso transformaciones profundas y Estados generales, impuestos, ecología, desigualdad y otros temas candentes. Este polo domina los debates en esta tercera semana, pero sigue siendo muy polémico dentro del movimiento que no ve cómo un nuevo acuerdo de Grenelle, a fortiori sin sindicatos o representantes legítimos, y probablemente diluido en el tiempo, podría responder a la ira. Después de un falso comienzo, el tiempo se ha convertido en el principal activo de este gobierno, que espera ahogar la honda en las celebraciones de fin de año y hacer que la discusión dure varios meses. También sabemos que en otras circunstancias, los estados generales no fueron suficientes para subsanar las fracturas.

El tercer núcleo del movimiento es sobre todo «libre» y, en sus márgenes, insurreccional o incluso revolucionario. Se expresa los fines de semana en París y en las prefecturas y actualmente pide la dimisión de Macron, sin ningún otro programa. Ha logrado resultados sin precedentes en Francia en las últimas décadas al llegar a los distritos occidentales y ricos de la capital y responder a la policía con un entusiasmo sin precedentes a pesar de la represión, las numerosas víctimas de la violencia, sus manos arrancadas, sus rostros llenos de moretones. Algunas cifras dan una idea de la violencia en curso: un día de París, el 1 de diciembre, la policía disparó tantas granadas como lo hizo a lo largo de 2017 (Libération, 3 de diciembre de 2018). La naturaleza muy aguda de los enfrentamientos también sirve para descalificar a las fracciones amotinadoras del movimiento. Esta estrategia fracasó la semana pasada. Es de nuevo el tema de la propaganda de masas esta semana. En cualquier caso, las mejores perspectivas para esta fracción del movimiento no son diferentes a las de las revueltas árabes de 2011, cuando una movilización política muy heterogénea, proveniente de las redes sociales, en gran parte desprendidas de los cuerpos políticos tradicionales, derribó varios regímenes autoritarios, pero sin lograr superarlas y afirmar una positividad revolucionaria.

El panorama no estaría completo sin recordarnos que la posibilidad neofascista atraviesa los tres campos del movimiento. La extrema derecha está presente en cada uno de ellos. La crispación identitaria y autoritaria es también un escenario posible para todas las tendencias: por alianza (como en Italia) o absorción entre los electoralistas; por disgusto o contraparte, si prevalecen los negociadores; por contragolpe y contrarrevolución, si triunfan los golpistas de izquierda o los insurrectos. ¡La extrema derecha en una emboscada! Las almas buenas han caído. ¿Es suficiente para empañar el movimiento? La eventualidad neofascista se registra en Francia desde la elección de Macron: es su doble necesario y su consecuencia más probable. Se está logrando hoy en día en todas partes como una consecuencia lógica del mantenimiento del orden económico y policial neoliberal en tiempos de crisis social, como lo demuestra el cambio autoritario que se ha producido en un número significativo de países desde 2008. La existencia de este peligro no es alentadora, pero es una prueba clara de que nos encontramos en una encrucijada en Francia, en Europa y más allá. En tiempos críticos, la historia es siempre incierta, magmática, los puristas y los higienistas de la mente y la política están afligidos. Si todavía no son iliberales, los «chalecos amarillos» ya son antiliberales. Pero, ¿quién puede decir que ellos no esperan nuevas libertades?

Eslabones débiles

Según esta pauta, el motín insurreccional sigue siendo nada, aunque los que tuvieron lugar el 24 de noviembre y el 1 de diciembre en París y en algunas ciudades de provincia han tenido una amplitud histórica. A veces se ha olvidado que los franceses se levantaron violentamente, la mayoría de las veces contra los impuestos y la concentración de los poderes, durante casi cuatro siglos. Es la tolerancia a la destrucción y a la violencia callejera lo que se ha debilitado considerablemente en los últimos cien años. Sin embargo, desde 2016 y la nueva y frágil comprensión entre el «cortejo de cabeza» y las asambleas, la demonización de los motines ha disminuido. Este rasgo se ha visto reforzado en los últimos días por el encuentro entre los ciudadanos de a pie y el aumento de la brutalidad policial. Un curso de acción táctico podría consistir en aprovechar esta ventaja, quizás provisional, para vencer dentro del movimiento y ganar en precisión en los objetivos que se persiguen.

La toma de los Palacios de la República no tendrá lugar. Por el momento, todo tipo de mechas en la reserva están contraviniendo: la revocación del gobierno, el estado de emergencia, el ejército, etc. Lleguemos incluso al final de nuestro duelo por todo el izquierdismo: la revolución misma, entendida como un acontecimiento, ya no es una necesidad, ni siquiera un horizonte absoluto. El combate sólo puede existir mientras dure, es decir, también dando prioridad a atacar a las partes más débiles de los aparatos estratégicos del poder existente: los medios de comunicación y la policía, para empezar.

En efecto, los medios de comunicación están divididos ante el movimiento. Algunos apoyan el antifiscalismo de los «chalecos amarillos» para impulsar los intereses de clase de sus propietarios, temiendo al mismo tiempo la violencia popular. Otros, ideológicamente más cercanos al gobierno, en afinidad social con la figura encarnada por Macron, son sin embargo sostenidos por su público, que apoya los «chalecos amarillos», cuando no forman parte de ellos. En una coyuntura fluida, las representaciones son una de las armas decisivas de la guerra. Sin embargo, las redes sociales y los diversos sitios de protesta sólo corrigen parcialmente la tendencia monopolística de los medios audiovisuales tradicionales cuando no son ellos mismos ganados por contraverdades flagrantes. Nos gusta imaginar que algunos de los «chalecos amarillos» se infiltrarán rápidamente en uno o más canales de radio y televisión, si es posible nacionales, asociándose con periodistas deshonestos, y harán que más fácil se vean los desarrollos históricos en curso. A no ser que primero se necesiten maximizar las herramientas de contrainformación que ya tenemos.

Paradójicamente, el dispositivo policial es el otro eslabón débil de la cadena del poder existente. Es una máquina desgastada, sobreexplotada, con piezas y armas a menudo oxidadas y cuyos componentes humanos tienen condiciones de existencia socioeconómicas muy similares a las de los «chalecos amarillos». Esta proximidad podría lograr dividir las filas de los primeros, sus sindicatos, siempre que se apoyen donde se ha acumulado el sufrimiento y debiliten la base. La tarea parece dura, difícil, quizás imposible, pero no se ha producido ningún levantamiento sin al menos una inversión parcial de los aparatos represivos. La temporalidad es ajustada. No somos inmunes al hecho de que este sábado el dispositivo decidido por el Ministerio del Interior sea más insidioso, evitando conflictos frontales en favor de detenciones selectivas —al estilo alemán, por así decirlo— para contener la tensión hasta que se quede sin aliento. Pero, ¿será suficiente cuando en las últimas dos semanas se haya producido una radicalización masiva contra las prácticas ordinarias de la policía? Un pequeño sindicato (Vigi) ya está convocando una huelga ilimitada desde el sábado. Otros sindicatos de funcionarios públicos (en educación, servicios departamentales de bomberos y rescate, el conjunto de los servicios públicos) han hecho llamamientos similares para los próximos días y semanas. El aparato de Estado muestra sus primeras grietas.

*   *   *

Apuntando bien, entonces, pero también durando, sobre todo. París es un motín, pero París también es un señuelo. Un escaparate espectacular. La escala del movimiento es local. Esperamos que así siga siendo y multiplique sus puntos de existencia así como los encuentros que allí se celebran. La generalización de la perspectiva de asambleas «populares» locales, como en Saint-Nazaire o Commercy, que podrían reunir a grupos distintos de los «chalecos amarillos» movilizados, iría en esta dirección. Esto requiere recursos, energía, fuerza, colaboración. Se podrían crear cajas de bloqueo, tanto físicas como digitales. Desde el punto de vista político, el papel de las asociaciones amigas e incluso de los cargos electos locales a favor del movimiento está por determinar, al igual que el de la transición al nuevo año.

Todas estas perspectivas, que ya son exorbitantes, son, sin embargo, poco valiosas para las cuestiones de futuro a las que deberá hacer frente el movimiento, como las de las empresas y la ecología, que han permanecido esencialmente al margen de la efervescencia actual, mientras que se encuentran en el centro de todas las reivindicaciones. Tendremos que volver a ello. El día 8 de diciembre es sólo el cuarto acto de la movilización. Todas las buenas tragedias tienen cinco.

Agentes destituidos del Partido Imaginario

6 de diciembre de 2018

Texto original Contribution à la rupture en cours publicado en Lundimatin

Traducción de Artilleria Inmanente


Reflexiones sobre las enseñanzas que han dejado “Los Chalecos Amarillos” (Mouvement des gilets jaunes).

No sólo arde París…: Anotaciones sobre los chalecos amarillos

CrimethInc: El movimiento de los chalecos amarillos en Francia. Entre el neoliberalismo ecológico y el movimiento apolítico

Entrevista a un miembro de la Unión Comunista Libertaria (UCL) sobre la huelga general en la región francesa

Esto ya comenzó: es la guerra de clases

Que no hay revuelta metropolitana, sino revuelta contra la metrópoli

Reflexiones sobre la pandemia y la cuarentena luego de un contexto de revuelta

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *