Reflexiones sobre la pandemia y la cuarentena luego de un contexto de revuelta

by • 16 julio, 2020 • Abya Yala (América Latina), Noticias, comunicados y columnasComments (0)297

Jornadas de protestas en El Bosque (Stgo), mayo 2020

A inicios de marzo se confirmó el primer caso de Covid-19 en nuestro país. Parece una mala coincidencia, sobre todo cuando luego de fuertes meses de revuelta popular, el gobierno de Sebastían Piñera tenía su aprobación por el piso y un país sumergido en la rabia luego de tantos años de abusos. “Se viene marzo” ya era parte de la sabiduría callejera y se anunciaba como una película prometedora. Tras el tiempo de vacaciones, todo parecía indicar que volveríamos a las calles con más fuerza que en Octubre. Pero llegó el Covid.

Sería muy ingenuo creer que las autoridades trajeron el virus “a propósito” JUSTO en marzo. Más bien, se trata de una coincidencia que les ha sido favorable. La existencia de la pandemia era de conocimiento relativamente mundial, se sabía que estaba presente en otros países y que era muy probable que llegara al nuestro. Lo brígido es cómo toda esta situación le ha servido al gobierno para volver a legitimarse como guardián de la sociedad (siendo que hace algunos meses atrás NOS MATABA, ENCARCELABA, MUTILABA Y VIOLABA), y particularmente, para contener la revuelta que comenzó el 18 de octubre. Es importante no ignorar ese detalle, ya que todo lo que estaba sucediendo antes de la cuarentena, no tenía antecedentes, al menos desde el “retorno a la democracia”

La cuarentena en nuestro país (y en especial en nuestra región, también en nuestra comuna de estación central) viene acompañada de una gran negligencia por parte de las autoridades y también de un fuerte control social. Llama la atención la demora en declarar cuarentena total (en vez de hacerlo por comunas, como si el virus “eligiera” a qué comuna ir) o los intentos desesperados por abrir los Malls, los llamados a “la nueva normalidad”, y la negativa de detener la economía. Los hospitales (que ya ofrecían una atención deficiente) fueron colapsando poco a poco, la salud en Chile demostró ser insuficiente para este tipo de situaciones, y nuevamente, fueron los y las pobres quienes pagan estas crisis con sus propias vidas. El gobierno ha gestionado la crisis como si gestionara una empresa. Y POR LA MIERDA, NO SOMOS UNA EMPRESA. Somos personas y nuestras vidas importan mucho más que sus ganancias.

Es claro que independiente de las estúpidas cuarentenas selectivas en diferentes comunas, la gente seguía saliendo a las calles a “hacer su vida”, o más bien, A BUSCAR EL DINERO PARA SOBREVIVIR. Esto no se trata de “la irresponsabilidad de la gente que no le importa la pandemia” (como quieren hacernos creer los estúpidos periodistas en sus inútiles matinales), sino que, es porque no todas las personas pueden quedarse en casa tranquilamente haciendo cuarentena, ya sea por motivos económicos o de convivencia. Por un lado, hay quienes se ganan el pan día a día, hay quienes trabajan sin contrato, e incluso, hay quienes viven en la calle. Por otro lado, los lugares donde vivimos no están libres de vicios, atropellos y agresiones: el incremento de violencia de género al interior de las casas producto de este encierro obligatorio (cuarentena) es preocupante. Son principalmente las mujeres de todas las edades quienes desde siempre (y hoy con mayor razón) han tenido que convivir muchas veces con sus agresores en sus mismos hogares. Esto nos hace pensar que el machismo no entra en cuarentena y que el quedarse en casa para muchas personas no es una buena opción, o al menos, no es la más sana. En fin, hay distintas realidades cuando no se vive a costa de la explotación de la mayoría, así como también cuando se vive en una sociedad patriarcal.

Si al gobierno le interesara de verdad nuestra salud, hace mucho tiempo que habrían suspendido los pagos de servicios básicos como el agua y la luz. Si de verdad les interesara nuestra salud, hace tiempo que habrían agilizado el testeo del virus, habilitado más recintos médicos y reducido los gastos de atención ya sea en isapre o en fonasa, hace tiempo que hubieran dejado de jugar con nuestro dinero, con nuestras necesidades, e incluso, no se reirían en nuestra cara entregándonos 65 mil pesos como “bono”. ¿Quién mierda puede vivir con 65 mil pesos cuando no estamos generando ingresos?

Es así como el Estado se muestra como lo que siempre fue: una organización criminal que concentra en sus manos el uso de la violencia (a través de milicos, policías, cárceles, jueces, etc) y que no dudará en usarla para resguardar el buen funcionamiento del capitalismo mundial. Su preocupación es defender los intereses de los grandes empresarios antes que nuestras vidas. La economía es mucho más importante para ellos.

Llama también la atención la mayor presencia de milicos y pacos en las calles. Esto se hace con la excusa de “protegernos” del virus. Pero pensemos ¿qué mierda puede hacer un milico y un paco para detener la propagación del virus? ¿Acaso son inmunes? ¿Acaso con sus armas van a dispararle al covid-19?. Esta política de sacar a los milicos y los pacos a la calle es una demostración de fuerza y de control social. Como decíamos anteriormente, no podemos ignorar el contexto en el que nos encontrábamos antes de la pandemia. La revuelta popular sigue latente en las calles, y espera volver con más fuerza, aunque en distintos lugares se siguen produciendo enfrentamientos entre FFAA y pobladores, pero ya no de manera generalizada como hace algunos meses.

Toda esta situación nos hace pensar en nuestro futuro y en nuestros seres queridos. Nos hace cuestionarnos la vida que estamos llevando bajo este sistema, en donde ante la primera crisis somos las y los pobres quienes pagamos, quienes sufrimos, quienes morimos. La propagación de la pandemia, la negligencia del gobierno y toda esta política de muerte responden a una forma de entender la vida. Esta forma es la forma capitalista. Es necesario destruir esta forma de relacionarnos y de concebir la vida, en donde el aislamiento y la indiferencia con el resto es lo que prima.

Sabemos que existe un virus que es peligroso y que efectivamente está colapsando los hospitales, matando gente y produciendo incertidumbre económica. Seriamos irresponsables si dijéramos que no existe, o que hagamos nuestra vida normal. Claramente debemos tomar las medidas básicas de cuidado y ser lo más responsables socialmente. Sin embargo, eso no significa que nos aislemos de nuestros vecinos, que no tejamos redes de apoyo, que no nos ayudemos, que no nos comuniquemos, que no solidaricemos si a alguien le falta algo. De esta crisis debemos salir más fuertes que antes y con más ánimo para seguir luchando por nuestra vida.

Es así como de a poco queda en evidencia que al Estado y al Capital les interesamos sólo cuando somos productivos, cuando generamos dinero y cuando vamos como esclavos a trabajar. De lo contrario, sólo somos población sobrante, somos cesantes, somos basura.

Empieza a ser momento de torcerle la mano al destino y a los dueños de este país. Esa tarea sólo depende de nosotros y nosotras y de la organización, el apoyo mutuo y la solidaridad que seamos capaces de generar

ANTE LA PANDEMIA, EL ESTADO Y EL CAPITAL.

SOLIDARIDAD Y APOYO MUTUO.

VOLVEREMOS, VIVIREMOS Y VENCEREMOS.

Publicado originalmente en Chuchunco City. Boletín informátivo de la Asamblea Libertaria Chuchunco #1, Julio del 2020.

Chuchunco, Valle del Mapocho  [Estación Central, Santiago]


Chuchunco City: Boletín de la Asamblea Libertaria Chuchunco #1, Julio 2020 + Presentación asamblearia

Fanzine radial #4 – Asamblea anarquista autoconvocada Valparaíso

¡¡Lo queremos todo!!: Llamado de agitación a protestar donde sea, como sea, como puedas, en todos los territorios, y también a pensar en salidas desde el Anarquismo

Sobre el contagio de los discursos: No nos salvará la ciencia, ni el estado, ni el capital

Santiago: La dicotomía del sufrimiento

Protestas de hambre en Chile reactivan la revuelta

El despliegue necropolítico en tiempos de pandemia: la administración de la muerte en la región chilena

Santiago: Seguridad social a la chilena

AF Gran Bretaña: Sobra el Estado y es necesario el apoyo mutuo para combatir al coronavirus

Reflexiones frente a la catástrofe ecológica y el colapso capitalista: una mirada a la pandemia desde la región chilena en revuelta

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *