“Nuestro fin es ser un medio solidario, crítico e independiente: Entrevista a Latein Amerika Nachrichten, revista sobre Abya Yala de la región alemana

by • 21 julio, 2020 • Abya Yala (América Latina), Europa, Noticias, comunicados y columnas, PublicacionesComments (0)236

La revista Latein Amerika Nachrichte es una publicación de la región alemana preocupada de la historia y la contingencia de Abya Yala. Fundada en 1973, en un inicio llevaba por nombre Chile Nachrichten, centrada en la divulgación de los hechos ocurridos en la dictadura cívico militar comandada por Pinochet, amplía su enfoque a toda la región latinoamericana que experimentaba procesos históricos similares, cambiando su nombre a Latein Amerika Nachrichte en 1976. Con más de 40 años informando sobre los acontecimientos en los diferentes territorios latinoamericanos, centrándose en el ámbito político, han ido integrando paulatinamente temas culturales y artísticos.

A propósito del interés por la región y el diálogo que se genera entre el Norte y el Sur global, como Grupo solenopsis conversamos con una de sus redactoras sobre medios independientes, colonialidad del saber y redes de apoyo internacionales, con el propósito de conocer su perspectiva sobre extractivimo epistemólogico y las recientes protestas anticoloniales alrededor del mundo.


GP: ¿Cómo surge Latein Amerika Nachritchten?, ¿Por qué el interés en América Latina? y ¿Cómo llegaste a participar de LN?

Lateinamerika Nachrichten surgió en 1973 justo antes del golpe militar como parte del movimiento de solidaridad con la gente de Chile. El medio se fundó por gente que había estado en Chile u otros países de América Latina y que no encontraba información detallada sobre lo que estaba pasando allí en alemán. Hoy es lo mismo. Pensamos que los grandes medios alemanes no prestan mucha atención a América Latina o si lo hacen, no lo hacen de manera crítica o de fondo. Por eso, nuestro fin es ser un medio solidario, crítico e independiente. Trabajamos de manera colectiva y voluntaria y nos financiamos a través de las suscripciones de nuestres lectores. Siempre nos parecen interesantes las perspectivas desde abajo, o sea no de les polítices, sino de los movimientos sociales, feministas, de los pueblos autóctonos etc. 

Yo vine a la redacción a principios del 2018 a través de unas prácticas del estudio. Había vivido en Chile en 2014/2015 y desde allí me interesaban no solo la historia de la región sino también los acontecimientos actuales. Por ejemplo,  cuando estuve en Santiago, habían muchas manifestaciones estudiantiles. En Alemania nunca había escuchado sobre los problemas que hay en Chile, el sistema neoliberal, etc.. En el liceo, todo lo que aprendimos sobre la historia de América Latina fue lo de 1492 y de Cristobal Colón, “el descubrimiento de América”. En Chile ví que hay muchas historias más que contar. De regreso a Alemania, busqué información en alemán, pero la verdad es que no hay muchos medios reportando sobre América Latina. Así que decidí ser parte de la redacción.


GS: ¿Cuál es la incidencia de LN en los medios de comunicación alternativos y cuál es su alcance en la sociedad, tanto europea como latinoamericana?

Creo que gente que se interesa por América Latina sí nos conoce. Además conocemos a otros medios similares y a veces cooperamos en algún proyecto. Son alrededor de 1200 personas que leen nuestra revista impresa y luego tenemos la página web, Facebook y Twitter. Nuestro público está compuesto por estudiantes (por ejemplo de estudios latinoamericanos), gente que estaba comprometida en algún movimiento de solidaridad, que ha vivido en algún momento de su vida en América Latina. Además sabemos que hay algunes periodistas de medios más grandes que leen nuestra revista. Porque los textos son en alemán, la mayoría de la gente que los lee está en Alemania, Austria o Suiza, pero sí que hay también algunes suscriptores en América Latina.


GS: Dada la distancia geográfica, ¿Cómo generan la información publicada en la revista? Es decir, a través de redes con medios de comunicación en Latinoamérica, con individualidades que habitan el territorio latinoamericano, corresponsales que viajan a Latinoamérica, etc.

Siempre preferimos que la persona que escribe un artículo esté presente en la región. Así que tenemos una red de corresponsales en el territorio latinoamericano. Muchas veces también publicamos entrevistas para dar espacio a voces que nos parecen importantes. Si no encontramos a nadie allí, tratamos de escribir algo desde aquí. Para esto contamos con una lista de medios que nos parecen ser independientes o críticos y siempre incluimos citas de la gente de allí.


GS: Frente a la colonialidad del saber, la cual sitúa el saber científico desarrollado en el norte global como absoluto, teóricos como Ramón Grosfoguel, Franz Fanon y Boaventura de Sousa plantean la necesidad de deconstrucción, des-esencialización y des-totalización como procesos necesarios para decolonizar los saberes. En este sentido, ¿Qué piensas de estas perspectivas y dónde situarías, tanto a la revista como a ti, en esta lógica?

Este es un tema complejo que está presente muchas veces en nuestro trabajo. Creo que estamos en una posición difícil que tenemos que reflexionar. La mayoría de las personas que compuestan nuestro grupo viene del norte global y ha estudiado allí. Lo que hacemos o tratamos de hacer es dar información sobre el sur global en nuestro idioma, el alemán. Creo que estamos conscientes de los problemas que trae todo esto. Pero también nos parece importante nuestro trabajo como medio independiente que da lugar a perspectivas alternativas, sobre todo del sur global. Yo diría que opinamos críticamente sobre lo que se está titulando “desarrollo” igual que la “ayuda al desarrollo” que Alemania está generando en muchos paises del sur global. Lo que ayuda en esto para nosotros es incluir textos y citas de las regiones, dar entrevistas a personas de los pueblos autóctonos también, tematizar problemas como el colonialismo moderno, la represión estatal, pero también el papel que juega Alemania y la economía alemana en la región…

Además, ya hablamos muchas veces sobre nuestro nombre: “Lateinamerika” significa América Latina, y es un nombre que ha puesto el norte global. Hemos discutido cambiar esta parte del nombre y sustituir Lateinamerika Nachrichten con Abya Yala, por ejemplo. Pero esto también trae sus problemas. Mucha gente aquí ni siquiera sabe lo que significa Abya Yala. 

Lo que hacemos algunas veces activamente para decolonizar el saber es hacer espacio en nuestra revista para textos científicos de autores/as latinoamericanes que traducimos al alemán, Rita Segato, por ejemplo. Nos parece muy importante mostrar alternativas científicas a las del norte global.   

GS: Por otra parte, los fenómenos que ejemplifican de forma práctica la colonialidad del saber son la jerarquía epistémica (que sitúa en una posición superior los saberes y cosmovisiones del norte global, en desmedro de los del resto del globo, tildandolos de atrasados e irracionales), el extractivismo epistemológico (entendido como la destrucción de conocimientos y extracción de artefactos, saberes y objetos de una forma de vida para asimilarlos a la forma de vida capitalista occidental) y el epistemicidio (que es la destrucción de los saberes de los pueblos autóctonos producto del colonialismo). ¿Cómo crees que se pueden evitar estas prácticas a la hora de generar conocimiento desde el norte global?

Creo que son muy importantes la lengua y las palabras que utilizamos en ese contexto. Muchos medios alemanes todavía utilizan palabras que me parecen racistas o que llevan connotaciones negativas. Tratamos de evitarlo y muchas veces discutimos cuál es la forma correcta de escribir sobre algo. Lo otro es preguntar siempre a la gente sobre la que escribes cómo opina sobre tema. Yo trato de leer mucho directamente del lugar de los hechos antes de escribir y siempre cuestionar la propia manera de pensar. 

GS: Sobre la destrucción de estatuas y monumentos de personajes colonizadores y esclavistas que se ha gestado de forma espontánea en las últimas manifestaciones que han ocurrido en europa, norteamérica y latinoamérica ¿Cómo son interpretadas desde europa? ¿Hay molestia o apoyo social a esta forma de manifestación popular?

Yo y mucha gente que conozco las considera formas de manifestación muy importantes y poderosas. Creo que cuestionar la historia y la memoria “oficial” es muy importante. Después de la destrucción de estatuas y monumentos en EE.UU. había mucha gente aquí preguntándose cosas asi: “Y aquí? Hay monumentos similares en mi calle/ciudad? Por qué mi calle se llama como un hombre racista?”. Así que ha despertado un poco de consciencia sobre la historia aquí también, y eso me parece muy importante.

Por Grupo Solenopsis

Invierno, 2020


“No podemos seguir creyendo en un sistema que con cada quiebre nos da la espalda y nos deja a la deriva”: Entrevista a Macarena Zambrano, una de las gestoras del Emporio Color Local (Bío-bío)

El despliegue necropolítico en tiempos de pandemia: la administración de la muerte en la región chilena

Reflexiones frente a la catástrofe ecológica y el colapso capitalista: una mirada a la pandemia desde la región chilena en revuelta

Apuntes para una epistemología anarquista del sur (I)

Frente a la asamblea constituyente y la agenda represiva del gobierno: ¿cuál es la propuesta anarquista en la revuelta de la región chilena? (español/english)

De la desobediencia civil a la insurrección popular: una reflexión en torno a la revuelta y el terrorismo de estado en la región chilena (español/english/português)

Bakunin Decolonial: Emancipación Epistemológica o Teoría Heterodoxa

El extractivismo epistemologico legitima el dominio colonial

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *