Empresas de diversidad sexual y de género como soporte del ordenamiento capitalista

by • 15 mayo, 2020 • Abya Yala (América Latina), Noticias, comunicados y columnasComments (0)244

Las empresas de diversidad sexual no subvierten el orden neoliberal, sino que lo reforman para garantizar el acceso de personas no hetero y/o no cis al consumo, al ascenso laboral, a las dirigencias del mundo corporativo; entre otros espacios que, dentro del modelo capitalista neoliberal, significan reconocimiento y legitimación. Eres incluidx o permitidx en tanto eres consumidorx o tus proyectos vitales no amenazan los soportes materiales como simbólicos del modelo.

Estas empresas trabajan, a partir de una organización jerarquizada, temas como inclusión laboral, modernización del Estado y del mundo empresarial. Es decir, un grupo elítico de personas, en la cabecilla, instala una agenda institucional de problemáticas que la pretendida comunidad LGBTTI enfrenta. Esta agenda, por lo general, solo atañe a temas jurídicos o administrativos que se resuelven, según Fundación Iguales, conversando con gobiernos y tocando las puertas de lxs empresarixs. 

La Ley Antidiscriminación, redactada por el MOVILH (movimiento por la liberación homosexual) y el gobierno de Ricardo Lagos en el año 2005, fue aprobada el año 2012 en el primer gobierno de Sebastián Piñera, luego de que el proceso se acelerara por el asesinato de la prima Daniel Zamudio (2011/ que, internacionalmente, ponía en tela de juicio el prestigio del Estado de Chile. Así, estas organizaciones capitalistas de diversidad sexual, se sentaron a negociar la muerte de Daniel Zamudio con sectores que han extendido la miseria en los territorios y en el mariconeo pobre. A estas empresas no les preocupa la devastación territorial ni la explotación de la naturaleza humana y no humana, pues promueven una política de reconocimiento aislada del todo que viene a consolidar la idea de minoría tolerada, legamente reconocida e incluida. En ese sentido, el Estado de Chile, en conjunto con las empresas de diversidad sexual, desarrollaron una tecnocracia de diversidad sexual e inclusión que viene a desplazar el espacio de lo público, de la calle y lo que ahí se genera a un comité de expertxs, con determinado grado académico o trayectoria profesional, que se encarga de sintetizar lo que en lo público circula y lo sistematiza para transformarlo en indicaciones legales, estudios o reformas. Este grupo de expertxs despolitiza lo que se mueve en espacios de disputa y lo lleva, intencionalmente, a una mera cuestión técnica, jurídica o administrativa. No hay una crítica sustancial al modelo, sino una interpelación ciudadana a las instituciones encargadas de regular las relaciones sociales a través de la sanción, la exclusión y el reconocimiento legal. Es una petición formal a la Nación Heterosexual para que, basada en una serie de leyes de discriminación positiva, garantice el acceso al mundo oficial de lo que puede resultar problemático de no ser asimilado.

Los grupos de diversidad sexual y/o feministas neoliberales, señalan que es necesario, como personas, cuerpos e identidades sobre lxs cuales se han ejercido violencias sistemáticas, el hecho de reconocernos, amarnos e incluso, celebrarnos. Esa narrativa de amor propio neoliberal y capacitista, de reconocimiento difuso es extremadamente peligrosa, porque camufla el hecho de que, para poder reconocernos, para poder incluso pensar en afinidades  y afectos que no sean réplica del amor heterosexual familiar, necesitamos de una materialidad que sostenga esos procesos, un lugar en donde la vida, en su caótica complejidad, no esté amenazada por la intervención extractivista transnacional o local. Es decir, empresas como Fundación Iguales, propagan esta narrativa de visibilidad, amor y reconocimiento neoliberal al mismo tiempo que se asocian con empresas multinacionales y locales que devastan los territorios y las biodiversidades. Por ejemplo, cuenta con una red empresarial llamada Pride Conecction que, teniendo como referencia los protocolos y políticas públicas de empresas estadounidenses, se encarga, en palabras de Iguales, de la promoción de  espacios laborales inclusivos para la diversidad sexual, porque es en ese valor (diversidad) en donde radica el éxito socioempresarial. Emilio Maldonado, ex presidente de Fundación Iguales (2018), a través de entrevista con El Mostrador y con el auspicio de Asociación AFP, sostiene que las empresas que no reconocen esos talentos diversos debilitan el engranaje laboral e impiden que se desarrolle una cultura organizacional rentable: aquella negación o asimilación de lo no normal por parte de las empresas, tiene directa relación con su eficiencia productiva.  Es así, como Pride Conecction cuenta con la presencia de más de 54 mega-empresas de distintos rubros, que ven en la denominada diversidad sexual, nuevos nichos de negocio y provechoso prestigio internacional.

AguasAndinas, empresa asociada a Fundación Iguales, ha financiado centros de investigación y estudio ligados al mundo corporativo y a la partidocracia. Estos centros son los que han producido las políticas públicas de los gobiernos de derecha e izquierda neoliberal chilena, como también han nutrido sus ministerios y secretarias de personajes como Andres Chadwick, Evelyn Matthei, Joaquín Lavin, Gonzalo Blumel. Libertad y Desarrollo, uno de los centros más relevantes para la elite chilena, financiado por AguasAndinas, puso en tensión en uno de sus estudios lanzados durante el 2019, el proyecto de ley de Glaciares. Allí señaló que este proyecto podría atentar contra la actividad extractiva de los glaciares, glaciaretes y la zona periglaciar. Es decir, que podría atentar contra la libre intervención de megamineras, proyectos geotérmicos e hidroeléctricos y la construcción de túneles y carreteras, principalmente en la zona norte y semiárida del territorio dominado por el Estado de Chile. Teniendo en cuenta que las resistencias populares son las que han puesto en jaque al empresariado y no proyectos de ley levantados por el poder, es clave evidenciar que, a pesar de que esta sea una iniciativa institucional, el modelo busca consolidar la avanzada extractivista mediante todos los instrumentos que posee. ¿Cómo dan sustento a esta visión tremendamente colonial de los territorios? En el informe, se establece que los glaciares rocosos del norte tienen un valor paisajístico y turístico cuestionable, además de que su contribución hídrica es mucho menor en comparación a los –glaciares blancos- ubicados en la zona sur. Instalan la lógica de déficit de agua en el norte y excedente en el sur, cuando en realidad, las aguas que existen en la zona norte son suficientes para un territorio, justamente, árido y semiárido: es la privatización de las aguas, su retención en represas, proyectos mineros y de monocultivo lo que extiende la miseria y la devastación en las comunidades.

Esa violencia no es cuestionada por estas empresas de diversidad sexual, sino que legitimada a través de sus convenios y financiamientos. Hay que considerar que lxs tecnócratas de la diversidad sexual y El Estado de Chile, operan de forma similar a lxs tecnócratas de las multinacionales extractivistas que antes, durante y luego de instalar el o los megaproyectos, intentan mitigar la devastación generando una dependencia (desigual) emocional e identitaria con las comunidades, a través de trabajadores sociales, sociólogxs, antropólogxs, psicólogxs, entre otrxs profesionales que forman parte de la ingeniería social neoliberal. Estas empresas patrocinan ferias de productores y comerciales locales, la creación de canchas de fútbol y proyectos educacionales como lo viene haciendo CAP con las comunidades huasquinas. Así, lxs tecnócratas de la diversidad sexual pretenden, a través de políticas de reconocimiento estatal y empresarial, mitigar el dolor y camuflar la genealogía de persecución, exilio, marginalización y asesinato ejercido sobre el mariconeo pobre y sudaca.  

Es por eso, que es fundamental al momento de realizar el ejercicio de reconocimiento entre mariconxs, hacerlo no desde militancias identitarias, sino desde de un todo relacional mucho más profundo y critico que la relación colonial: humanidad desprendida de la naturaleza. Reconocernos por fuera y en contra de la ciudadanía.

Es urgente revisar e investigar como operan estas empresas a nivel global y local, bajo los ajustes y actualizaciones del mercado.

Prontamente se publicará otro hilo de este texto en el que tensionamos las autodenominadas disidencias sexuales, sobretodo las metropolitanas, que han pactado con parlamentarios, municipalidades, medios de comunicación facistas, entre otras acciones que no se distinguen de las tomadas por el mundo diverso oficial. 

Marikoneos emancipatorios por la liberación de las aguas.

Marikonizar las calles y desalambrar la palabra.

Anónimx

Fuente: https://extirpareldeseo.blogspot.com


Fuentes

Marikoneos en tiempos de revuelta semiárida

Kawuines Callejeros

Pride Connection: https://www.iguales.cl/pride-connection/

Principios fundación iguales: https://www.iguales.cl/nosotros/principios/

AguasAndinas y financiamiento a otras empresas: https://ciperchile.cl/2019/01/31/grupo-angelini-endesa-y-aguas-andinas-asi-se-sello-la-impunidad-para-tres-poderosas-fuentes-de-dinero-politico-ilegal/

Punto limpio CAP: http://prohumana.cl/cap-mineria-inaugura-punto-limpio-en-huasco/

Emilio Maldonado, entrevista sobre Pride Connection con El Mostrador: https://www.youtube.com/watch?v=UlHIcbac984

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *