Madrid: De aquellos fangos estos lodos

by • 25 abril, 2020 • Europa, Mundo, Noticias, comunicados y columnasComments (0)486

Rostros de pánico, impotencia o incredulidad. Gritos entrecortados. Cámaras que se mueven. Grabaciones caseras. Esbirros uniformados humillando, insultando, abusando, pegando… Un rápido vistazo a las redes sociales, youtube e incluso la prensa “seria” nos deja una buen muestrario del circo de los horrores con el que los brazos armados del poder nos están deleitando. Con especial énfasis en los barrios más empobrecidos y hacia las corporalidades más desprotegidas.

Lamentablemente famosos son ya los cotidianos abusos en barrios como el madrileño de Lavapiés o el Bilbotarra de San Francisco. Pero ahora vamos a pasearnos por un muestrario  de la degradación y el control menos sutil fuera de nuestras fronteras. Asumiendo, claro está, que esta es solo la cara más dura de la democracia, que cuando el monopolio del uso de la fuerza se coloca en manos del estado, cuando el uso de la violencia sólo está legitimado, tanto judicial como éticamente, por los pistoleros del poder, la impunidad y el abuso están a la orden del día.

Militares patrullando las calles, poderes especiales otorgados a presidentes (como al de Hungría, que se le permite legislar a partir de ahora sin contar con el parlamento). Extensión desmesurada de medidas de videovigilancia (170.000 en Moscú), sistemas electrónicos para permitir o denegar la salida y entrada en casa (China) o la localización permanente vía móvil como en Israel, medida que pronto tendremos aquí también a través de la aplicación contra el coronavirus y por la cesión de datos de antena de las telefónicas al INE.

“Si me entienden por las buenas, perfecto; si no, me han dado el poder para que lo entiendan por las malas”.

Con esta frase inició el máximo responsable de la policía argentina la campaña proconfinamiento, que incluye palizas (con niñxs de 12 años como eventuales protagonistas), vejaciones varias (flexiones, bailes ridiculizantes), etc. Todo esto documentado en repugnantes videos, al igual que en otros países de Centro y Sudamérica. En el caso de Ecuador ha sido la propia policía la que ha difundido imágenes en las que agrede con látigos, palos o cinturones a viandantes, con el objetivo de amedrentar.

Más duras han sido, quizá, las palabras del presidente filipino. Que, rifle de asalto en mano, aseguró  que se dispararía a matar contra cualquiera que incumpliese la cuarentena.

En India se está rociando a los trabajadores con insecticidas. Gases lacrimógenos y más palos en Kenia (donde está reportada, al menos, la muerte de un niño de 12 años).

En Turquía van a excluir de la excarcelación de 10.000 reclusxs a todxs lxs acusadxs por delitos de terrorismo (prisionerxs políticxs, en la práctica).

En Rusia se han suspendido temporalmente la excarcelación de 230.000 personas, a la vez que se ha suspendido el servicio de paquetería en todo el país, lo que deja a lxs prisionerxs en una situación de desamparo total.

Todos estos retazos de infamia, sin contar la violencia per se que este sistema está ejerciendo contra la mayoría de los  habitantes del planeta, dan cuenta del lugar que pretenden que ocupemos en las sociedades que nos imponen, de hecho, en varios de estos países los cadáveres empiezan a amontonarse en las aceras.

… A veces dan ganas de sacar las catanas.

Publicado originalmente en Madrid Cuarentena City #2, abril 2020

Recibido el 17 de abril del 2020


colaboraciones a edicionesapestosas[arroba]riseup.net


Madrid Cuarentena City #2: publicación por la guerra social en tiempos de estado de alarma.

Madrid: Trabajo, producción y consumo. La rueda de la explotación del trabajo continua

SOV Santiago: Que la rabia te organice

Todo va a ir bien

Manifiesto urgente frente al Desastre

Que vuelvan las huelgas. Que proliferen las okupaciones. Que lleguen los saqueos

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *