Reportes de la huelga de alquileres y la pandemia en norteamérica

by • 6 abril, 2020 • Mundo, Norteamerica, Noticias, comunicados y columnasComments (0)623

A continuación les compartimos un texto y una entrevista sobre la huelga de alquileres en dos ciudades de norteamérica en el contexto de la pandemia. La huelga nos parece una necesidad para enfrentar la crisis y la precarización de la vida producto del estado policial impuesto y el intento de la patronal por traspasar el costo de la crisis capitalista a lxs sectores bajos. Por esto visualizar las luchas que se realizan alrededor del orbe por la dignidad y la vida nos parece de suma relevancia. (Nota Lapeste.org)


Reflexiones sobre la huelga de alquileres desde Vancouver

La llamada Vancouver ha sido en los últimos años un lugar de relativa paz social – la intervención anarquista en las políticas locales ha sido empujada a las sombras. Tras décadas de agitación y acción insurreccional, las cosas se apagaron – alguna gente se marchó, sufrió represión, luchó con el embate diario del capitalismo, o por sus propias razones dio un paso atrás. Aún en las sombras es donde florecemos, y más recientemente la acción y análisis anarquistas han estado ocurriendo en una fase semi-pública en la llamada Vancouver.

Una de tales iniciativas es la Huelga de Alquileres de Vancouver (rentstrikevan.ca), un esfuerzo descentralizado para proveer a las interesadas de recursos para hacer huelga a la par que agitar los fuegos de la guerra de clases. Surge como resultado del COVID-19, un síntoma de las interseccionadas e inseparables crisis del capitalismo, la civilización y el colonialismo.

Agitar por la huelga de alquileres es una escalada de tensión. La fuerza de la huelga de alquileres viene de su número así como de la organización y radicalidad de sus huelguistas -tanto como un mensaje accesible es necesario para construir una participación masiva, mientras un mensaje radical es necesario para cultivar e inspirar la acción.

Recordar la necesidad de una diversidad de tácticas y voces lleva al establecimiento de Huelga de Alquileres Vancouver, que se erige en contraste con los esfuerzos más reformistas de Vancouver Tenants’ Union.

A pesar de este entendimiento nos encontramos aún caminando en una fina línea, y luchando por decidir si debemos participar en la política de producir un discurso respetable. Reconociendo nuestro contexto local, y la falta de un movimiento anarquista visible, nos hemos tirado a la piscina y hemos decidido participar, con cautela. Participar en el activismo nos da la impresión de que nos forzamos a ensombrecer nuestros sueños más insurgentes y es agotador. Sin embargo, nos encontramos incapaces de pagar nuestros alquileres, o queremos experimentar el no pagarlos en tanto que la participación es necesaria. El capitalismo no sólo nos fuerza a ir a trabajar, sino que parece que es infinitamente capaz de constreñir nuestros deseos.

Otra tensión surge en torno a la idea de riesgo e identidad. Las huelgas de alquileres.

Las huelgas de alquileres, por su naturaleza, confrontan el capital y el proyecto colonial – por lo tanto plantean un riesgo significante para sus participantes- Simultáneamente, las políticas de riesgo han llevado a muchas a desacreditarlas. Muchas activistas demandan una huelga que no ponga a nadie en riesgo, particularmente a las más vulnerables. Mientras nosotras coincidimos en que es una noble intención, nuestras vidas están siempre en riesgo – evitarlo es imposible y contendría muchos deseos de lucha ofensiva. Por supuesto gente diferente, tiene razones muy legítimas para tener diferentes umbrales de aceptación del riesgo. Así que queremos ser explícitas cuando decimos que no podemos garantizar la seguridad de nadie y cualquier otra persona que lo prometa miente. Con esto en mente, aquellas que se sientan suficientemente enfadadas o “seguras” deberían unirse a nosotras y suspender su alquiler el 1 de Abril.

A través de la huelga esperamos actualizar más los deseos compartidos al oído entre colegas, los gritos salpicados en los muros de la ciudad y el odio hacia este sistema impreso en nuestros corazones. Solidaridad con todas las huelguistas de alquileres. Solidaridad con todos los golpes de la huelga contra la crisis del capitalismo, colonialismo y civilización.

Solidaridad con aquellas que viven en la calle que no pueden suspender sus alquileres, aún resistiendo en cada aliento.

Por una creciente revuelta y realización de nuestros deseos.

Traducido de: https://plagueandfire.noblogs.org/

Fuente: https://contramadriz.espivblogs.net/


Sobre la huelga de alquiler contra la gentrificación y la pandemia

Una entrevista con los residentes de Station 40 en San Francisco

En el Distrito de la Misión de San Francisco, el colectivo Station 40 ha servido a la comunidad del área de la bahía como un espacio colectivo antiautoritario de vida y organización durante casi dos décadas. Hace cinco años, su propietario intentó desalojarlos, pero una poderosa campaña de solidaridad les obligó a echarse atrás. Ahora, la Station 40 ha tomado la iniciativa de responder a la crisis que se está desarrollando en todo el mundo, declarando unilateralmente una huelga de renta en respuesta a la precariedad económica causada por la pandemia del COVID-19. Entrevistamos a los residentes de la Station 40 sobre la historia de su proyecto y el contexto y objetivo de su audaz negativa.

Protestas contra la gentrificación en Mission district el 2014.

¿Qué es Station 40?

La Station 40 es un espacio de vida colectiva de 17 años que ha visto cientos de residentes, miles de invitados y muchas iniciativas a lo largo de los años. Este espacio ha albergado numerosos y diversos eventos, ha albergado a innumerables personas, se han organizado comedores populares, ha vencido las probabilidades de todo, desde plagas hasta desalojos. Hemos sido un centro de organización de talleres de Apoyo Mutuo, espacios emergentes de curación, conmemoraciones para anarquistas caídos, fiestas, presentación de libros, charlas de compañeros de todo el mundo, proyectos de apoyo a personas presas, grupos de lectura, apoyo para más proyectos de los que podemos contar. “Food, not bombs” realizados aquí semanalmente durante la mayor parte de los 15 años. La infraestructura de comunicación como Indymedia y Signal tiene sus raíces aquí.

Esperamos continuar este trabajo en constante desarrollo, más recientemente trayendo un enfoque de espiritualidad a la anarquía preexistente de la Station 40 y nuestro bloque en general. Este espacio ha sido un medio para que podamos seguir permitiéndonos vivir y luchar en una ciudad donde esto es cada vez más milagroso.

Una protesta contra la gentrificación en el distrito de la Misión el 1 de enero de 2014.

Hace cinco años, la gente se movilizó para defender la Station 40 contra el desalojo impulsado por la gentrificación en el distrito de la Misión de San Francisco. ¿Qué factores y estrategias fueron esenciales para su victoria en ese momento? ¿Se aprendió algo importante de ello?

En ese momento, hubo un gran impulso para el desarrollo en San Francisco. En respuesta a la afluencia de capital de riesgo y empresas de nueva creación, nuestros propietarios buscaban un capital rápido vendiendo su constelación de propiedades por un pago rápido. El «Monstruo de la Misión» – una caja gigante de viviendas de lujo no muy diferente a las otras promociones que estaban apareciendo – se suponía que se erigiría al otro lado de la calle; los precios de las propiedades estaban por las nubes.

Teníamos un abogado pro bono que nos ayudó, pero al final el abogado quería que nos conformáramos, tomáramos el dinero y entregásemos las llaves para que todos recibieran una parte del pago que nunca podría igualar los costos de las viviendas asequibles a largo plazo en el corazón de esta ciudad. Los compañeros de casa que vivían juntos en la Station 40 en ese momento decidieron quedarse aquí. Emplearon un sinfín de tácticas, como llamar a los amigos de la Station 40 de todo el mundo (un grupo autónomo de simpatizantes que se organizaron para apoyarnos), «conocer al enemigo» (reunir información sobre nuestros propietarios a través de los registros públicos), celebrar una conferencia de prensa, eventos y recaudaciones de fondos, consultar a otros militantes de vivienda y al “Land Trust” local, y coordinarse con periodistas independientes como apoyo

Exigimos que el edificio se cediera en bien del colectivo y que nuestra residencia estuviera asegurada de por vida. También dejamos claro que lucharíamos por cualquier medio para permanecer aquí. A las dos semanas de la lucha, nuestros propietarios nos llamaron queriendo hacer las paces; esto resultó en un acuerdo verbal para dejarnos en paz y volver a tratar el tema en tres años.

Hoy, han pasado cinco años. Todo este tiempo, los compañeros de casa han estado en alerta, mientras que también eligieron mantener nuestra calidad de vida no haciendo demasiado hincapié en los posibles resultados impredecibles (en particular a la luz del hecho de que ya hemos vencido un desalojo antes). Recientemente se anunció que el «Monstruo de la Misión» está oficialmente cancelado. Dos años después de nuestra fecha de discusión negociada, los propietarios han seguido cobrando sus cheques alegremente.

Hasta ahora.

Una protesta contra la gentrificación en la Misión en 2015.

Aquí hay una cobertura de nuestra lucha contra el desalojo en 2015:

– Conferencia de prensa de los amigos de la Station 40

– En la 16 y Mission, la vivienda colectiva debe irse, pero las oficinas técnicas pueden quedarse…

– Los inquilinos se pelean con el propietario del vecindario en la calle 16 y Mission.

– La vivienda colectiva evita el desalojo de la casa del distrito de la Misión

¿Por qué se decide hacer una huelga esta vez?

El Coronavirus comenzó a moverse por estos lugares a través de los memes, las historias fugaces de los medios de comunicación y los comentarios de amigos que trabajan en servicios sociales. Pronto empezamos a escuchar comentarios y nos preparamos lo máximo posible No tarda ni una semana en llegar noticias de Italia, se prohibieron los viajes y, sobre todo, el papel higiénico desapareció.

En un par de días más, todos los eventos fueron cancelados, los bares y restaurantes habían cerrado, y una cuarentena de cierre de baja intensidad estaba en marcha. En ese momento, el 90% de la casa había perdido el trabajo por completo o sus horas se habían reducido significativamente. Mientras tanto, al otro 10% se le pide que trabaje el doble de duro en los servicios sociales para ayudar a superar esta crisis, pero no se les paga más por sus esfuerzos adicionales. Esta crisis ha puesto de manifiesto las injusticias relacionadas con la desigualdad de la vivienda, la ausencia de atención médica asequible, los costos astronómicos de la renta en el área de la bahía y las formas en que el capitalismo nos roba nuestro tiempo, energía y calidad de vida.

Cuando esta situación se hizo evidente, no hubo otra opción que declarar una huelga de alquiler. Intentar agitar durante un encierro obligatorio no sólo nos pone en peligro, sino que también pone en peligro a otros que son más vulnerables.

Sin embargo, esto abre una pregunta más amplia. Algunas proyecciones dicen que después de varias semanas de este encierro (aunque puede ser más largo), no habrá manera de volver a «los negocios como de costumbre». Como anarquistas, como colectivo, tenemos que imaginar los futuros que pueden generarse y hacer lo que sea necesario para ser parte de la construcción de esa nueva realidad. Librarse de la renta (es decir, del robo) y de las deudas en medio de una crisis pandémica en toda regla parecía la mejor manera de empezar.

Creemos que prácticas tan sencillas de confrontación al poder como son la huelga de alquiler, enfermedades, redistribución de recursos, apoyo mutuo son esenciales para superar esta situación. Esperamos que la huelga de alquiler se extienda. Juntos, tenemos más oportunidades de supervivencia y de victoria.

¿Cuál es su visión acerca de cómo debemos responder a la pandemia y a la crisis social, política y económica que la acompaña? ¿Cuál sería el peor escenario que pueda darse? ¿Y cuál el mejor?

Parece que la mejor respuesta posible a la primera pregunta es que necesitamos encontrar un equilibrio. Debemos encontrar un equilibrio entre cuidarnos a nosotros mismos y la extensión de las formas de apoyo mutuo. Estamos siendo forzados al miedo, la separación y la consternación de enfrentarnos a sentimientos de escasez y a una pandemia que no podemos curar. Nuestra mayor fortaleza, en casa y en nuestra comunidad siempre ha sido nuestras relaciones basadas en la confianza. Cuando tienes una comunidad a la que estás dispuesto a acudir, en la que puedes confiar que acudirá a ti, hay una sensación, una creencia, de que todo puede estar bien. En tiempos como estos, la esperanza y la fe pueden estar entre las pocas cosas que nos mantienen vivos.

Las cosas más fáciles de imaginar en este momento son los peores escenarios, hospitales invadidos, la Guardia Nacional volando para hacer cumplir violentamente los cierres obligatorios, incontables muertes causadas por apretones de manos y tos, no poder trabajar o conectarse con la comunidad en un futuro incierto, un autoritarismo biopolítico totalmente distópico.

Pero para nosotros es más interesante y emocionante pensar en lo que podrían ser los mejores escenarios: los momentos de imaginación y creación, como una oruga disolviéndose en su capullo, imaginándose a sí misma en una mariposa. Imagina un mundo sin rentas, en el que la gente tendría más tiempo y espacio para imaginar y practicar las cosas que aman, las cosas que les benefician a ellos y a su comunidad por igual. Imagina que no hay ninguna persona sin hogar en el mundo porque okupamos las amplias viviendas vacías disponibles actualmente y se las dimos a personas sin hogar, en lugar de dejar esos espacios vacíos mientras los especuladores inmobiliarios esperan para tratar de venderlos al mejor postor. ¿Qué tal no tener que trabajar de 40 a 70 horas a la semana como un engranaje capitalista, generando el dinero para los ricos a los que no les importa si vivimos o morimos?

Imagina que nadie tiene una deuda agobiante. Imagina que hay atención médica gratuita y comida para todos, en lugar de tener que gastar todo nuestro dinero en financiar la colonización y el asesinato en todo el mundo. Qué maravilloso sería si la gente tomara las calles, se reuniera para bailar, partir el pan, practicar el ritual… honestamente, las posibilidades son infinitas. Me imagino una población más sana que respete la tierra y todos los seres vivos, devolviendo la tierra a los administradores indígenas, reparaciones para todos los pueblos esclavizados, el fin del encarcelamiento y de todo el complejo militar-industrial.

Pero tenemos que empezar en alguna parte. Una huelga de renta generalizada parece un principio tan bueno como cualquier otro.

Por nuestra parte, nos gustaría que nuestras viviendas estuvieran seguras de por vida, ya sea a través de una cesión de tierras o por otros medios comunitarios. Creemos que ahora es el momento de presionar para eso.

Apéndice I: Comunicado sobre la huelga de renta, 16 de marzo de 2020

Queridos amigos de la Station 40,

Esta noche decidimos que vamos a hacer una huelga de renta. La urgencia del momento exige una acción decisiva y colectiva. Lo hacemos para protegernos y cuidarnos a nosotros mismos y a nuestra comunidad. Ahora más que nunca, rechazamos la deuda y nos negamos a ser explotados. No cargaremos con esta carga por los capitalistas. Hace cinco años, derrotamos el intento de nuestro propietario de desalojarnos. Ganamos gracias a la solidaridad de nuestros vecinos y amigos de todo el mundo. Estamos llamando una vez más a esa red. Nuestro colectivo se siente preparado para el refugio que comienza a medianoche en toda la bahía. El acto de solidaridad más significativo para nosotros en este momento es que todos vayan a la huelga juntos. Cubriremos vuestras espaldas, como sabemos que haréis vosotros con las nuestras. Descansad, rezad, cuidad los unos de los otros.

¡Todo para todos!

Los residentes de la Station 40.

Apéndice II: Comunicado de la Campaña Antidesalojo, marzo de 2015

Los inquilinos de la Station 40 luchan contra el desalojo de su casa y proponen como solución la cesión del espacio de tal manera que todas las partes salgan beneficiadas.

Hace una semana, recibimos los papeles de desalojo (una detención ilegal) de nuestros propietarios, Ahuva, Emanuel y Barak Jolish. Su burocracia pretende desplazar a la docena de inquilinos de nuestra asequible casa de once años, la Station 40, situada en el 3030B de la calle 16.

No es coincidencia que la Station 40 esté siendo desalojada en la misma intersección que el muy disputado desarrollo propuesto por Maximus Real Estate Partners de un edificio de apartamentos de lujo de 350 unidades en un vecindario predominantemente de clase trabajadora.

Por más de una década, la Station 40 ha sido el hogar de anarquistas, refugiados homosexuales y transexuales, pobres, antimilitaristas, aquellos que se están curando del sistema carcelario, san franciscanos de toda la vida, inmigrantes, personas con diversidad funcional y aquellos que antes no tenían hogar. La mayoría de nosotros somos trabajadores del barrio y nos dedicamos a la industria de servicios, cocinando y educando, en la Cooperativa de Comestibles Arco Iris y otras tiendas de comestibles y tiendas de segunda mano. Hemos organizado cientos de eventos orientados al anticapitalismo, incluyendo recaudaciones de fondos, discusiones críticas, proyecciones de películas y actuaciones, asambleas, presentaciones de libros, muestras de arte y talleres y proyectos de medios de comunicación independientes, contribuyendo al espíritu rebelde del Área de la Bahía.

La Station 40 también es anfitriona del programa semanal «Comedor del Jueves, No Bombas», compartiendo comidas caseras gratuitas en la Plaza del BART con aquellos que están siendo cada vez más brutalmente desaparecidos de la 16ª y la Misión.

Aunque la familia Jolish ya había declarado con anterioridad sus intenciones de vender nuestro edificio, se ha negado a una propuesta viable presentada por el colectivo de la Station 40, el San Francisco Community Land Trust y la Agencia de Desarrollo Económico de la Misión para vender sus propiedades a las tierras, lo que sería una situación en la que todos saldrían ganando, los propietarios, los actuales inquilinos y la comunidad de la Misión en general.

La Misión ya ha visto muchos desalojos y mucha resistencia al respecto. Benito Santiago ganó su lucha por quedarse en su casa, que ahora es propiedad del SF Land Trust. Patricia Kerman y Tom Rapp también ganaron su caso de desalojo contra el propietario, pero siguen luchando con valentía para quedarse en su casa. También nos han entregado los papeles de desalojo. Ha llegado nuestro turno, y no pretendemos ponérselo fácil a nuestros propietarios.

En el contexto del rápido desarrollo y desplazamiento de nuestro vecindario, nuestro propio desalojo no es una sorpresa. Cuando se anunció la propuesta de apartamentos de lujo Maximus, todos sabíamos que seríamos los siguientes. Si nos sorprendió, fue sólo por la rapidez con que ocurrió. A la semana de ese anuncio, la familia Jolish ya había empezado a hablar de sacarnos. Ahuva Jolish repitió el ahora muy común refrán de «wanting to get out of the business», o pretender dejarnos fuera, una frase que los inquilinos de toda la ciudad han llegado a temer como señal de una brutal ola de desalojo y reurbanización.

Nuestra posición al respecto sigue siendo la misma: si la familia Jolish desea vender este edificio, tendrían que venderlo al San Francisco Community Land Trust, una opción que les permitiría vender a un precio más que justo y nos permitiría quedarnos, aún con alquileres asequibles, manteniendo a la vez a muchos otros vecinos con condiciones desfavorables. La oferta de la cesión de tierras permitiría mantener e incluso crear más viviendas para la clase trabajadora y la gente que lucha, de por vida. Sin embargo, tan pronto como esta oferta estuvo sobre la mesa, nuestros propietarios cambiaron de opinión. Ahora insisten en que no quieren vender nuestro edificio.

Esto es una verdad a medias, en otras palabras, una mentira. Nuestra casa está entre dos propiedades adyacentes propiedad de la familia Jolish y sus socios, Ruth y Oded Schwartz. No quieren vender este edificio individual al Land Trust, porque quieren vender los tres edificios, como un paquete, a un promotor. Si se venden juntos, las propiedades tienen (usaremos un término repugnante) un valor añadido de «derribo».

En su actual intento de desalojarnos, Ahuva y Emanuel Jolish usan la falsa justificación de que estamos violando un contrato de arrendamiento comercial al vivir en nuestra casa. Además, afirman que no tienen conocimiento de que hemos sido residentes aquí. Esto es otra mentira. Hemos vivido aquí más de once años, está dividida en zonas para uso residencial, y por lo tanto tenemos todas las protecciones de causa justa para los inquilinos, y Ahuva y su familia saben todo esto.

La verdad es que la familia Jolish gana millones con el hecho de que la 16ª y la Misión junto con San Francisco en su conjunto estén siendo cambiadas para el beneficio de los ricos, mientras devastan a aquellos que han llamado a este lugar su hogar durante décadas. La Plaza Coalición 16, de la que la Station 40 también es miembro, le gusta llamar al proyecto Maximus «el monstruo de la Misión». Detrás de este monstruo, vemos muchos monstruos entrelazados – capitalismo y supremacía blanca, por nombrar sólo dos.

Trágicamente hemos visto a promotores como Maximus Real Estate Partners y sus peones de la campaña «Limpiar la plaza» que miran a la comunidad de la calle 16 y la Misión como nada más que otro obstáculo para generar más dinero. En 2013, empezamos a ver carteles de «Limpiar la Plaza» por todas partes. Esto era extraño, ya que nadie parecía saber quién estaba detrás de la campaña o cuál era su agenda. Pronto quedó claro cuando Maximus anunció su intención de construir un edificio de apartamentos de lujo de 350 unidades que eliminaría toda una esquina de negocios, una plaza utilizada por cientos de pobres -la mayoría negros y latinos- y proyectaba una sombra ominosa sobre el patio de la cercana Escuela Primaria Marshall. Resulta que uno de los asesores políticos de Maximus, Jack Davis, es uno de los principales organizadores del plan «Limpiar la plaza». Entonces comenzó la ocupación policial de la plaza. Día y noche, la policía de San Francisco amenazó a los que la pasean por la plaza, como inmigrantes, residentes de SRO y gente sin hogar, drogodependientes, trabajadores, familias multigeneracionales y parias de todas las clases. Mirábamos desde nuestras ventanas al otro lado de la calle con horror mientras más y más de estas personas eran atacadas, criminalizadas y desaparecidas.

Los insidiosos juegos de poder utilizados para desplazar a la gente junto con su cultura en la 16ª y la Misión están ocurriendo en todo el Distrito de la Misión, en el Área de la Bahía y en muchas ciudades de todo el país. Primero está el tema más obvio: los desalojos.

Los desalojos vienen en forma de demandas donde perder significa potencialmente ser obligado a pagar su propio abogado y el abogado de su propietario (que probablemente se le pague $300 o mucho más por hora). Este proceso lleva meses y requiere que pueda asistir a reuniones con los abogados y a varias citas en el tribunal durante el horario de trabajo, entre otras muchas tareas que se convierten en un trabajo a tiempo completo. La gente común, las mismas personas que componen el corazón y el alma de San Francisco no pueden competir con este aparato que se establece para trabajar contra ellos. Los «derechos» de propiedad de los millonarios triunfan sobre las necesidades básicas del resto de nosotros, que son simplemente vivir.

Luego está el estado policial. La policía no sólo vendrá y literalmente te forzará a salir de tu casa si te niegas a hacerlo, sino que también contribuye al proyecto de gentrificación al intentar hacer desaparecer a la clase trabajadora y a los pobres residentes negros y latinos.

En una ciudad con un 6% de residentes negros (en 1980 era el 13%), la cárcel del condado de San Francisco está compuesta por un 56% de prisioneros negros. Para pintar el cuadro en términos aún más crudos, en el último año la policía de San Francisco ha asesinado a Alex Nieto, O’Shaine Evans, Matthew Hoffman, y pocos días antes de escribir este texto, a Amílcar Pérez-López. Estos hombres, tres hombres de color, y Hoffman, un pobre hombre que lucha por su salud mental, representan la demografía de la gente que se está perdiendo ahora mismo en San Francisco.

Tenemos que decirlo: el fenómeno de los asesinatos policiales desenfrenados, el destierro de miles de residentes de los centros de la ciudad que desde hace tiempo se está produciendo, todos aquellos obligados a vivir en las calles, y el creciente número de personas pobres que están siendo almacenadas en cárceles y prisiones -2,5 millones de personas en todo el país- son señales de que nuestra sociedad aprueba la limpieza étnica patrocinada por el estado que tiene como objetivo a los residentes negros y latinos.

Adriana Camarena de la organización Justicia para Alex Nieto señaló en una reciente manifestación que el nuevo condominio «Vida» debería llamarse realmente «Muerte» porque eso es lo que los condominios representan para la gente que ha vivido aquí durante décadas. Todo el mundo sabe que la gente que se muda a estos nuevos proyectos urbanísticos se apresuran a llamar a la policía por sus vecinos latinos (como Alex) y les falta tiempo para decir que el barrio está siendo mejorado a medida que los residentes latinos se ven obligados a abandonar sus hogares. Mientras tanto, se regodean de lo genial que es vivir en un barrio con tanta cultura y taquerías en cada cuadra.

Todo esto sucede mientras misteriosos incendios destruyen los hogares de la clase trabajadora en todo el Distrito de la Misión, dejando los condominios más próximos completamente intactos, y la ciudad avanza en sus planes de construir una cárcel aún más grande para reemplazar la del 850 de Bryant.

Sabemos que el desalojo de nuestro espacio es un paso hacia el desalojo y la demolición de toda esta manzana. Hasta ahora, la familia Jolish no ha hecho ninguna oferta que podamos aceptar manteniendo la cabeza alta. Queremos mantener, defender y construir un espacio colectivo, autónomo y obrero en este barrio. No podemos aceptar ninguna oferta que no lo haga posible.

Incluso si se nos hiciera tal oferta, no concebimos ganar en términos exclusivamente individuales. La elección de quedarse y luchar es también una elección de luchar por este barrio en su conjunto. Queremos quedarnos, pero también queremos que todos los demás se queden también.

Nos inspiramos en todos los que luchan por sus vidas y un lugar para vivirlas: los indígenas de todo este continente que están ocupando sus lugares sagrados para resistir contra todos los procesos de desarrollo urbanístico; los ocupantes ilegales de los centros urbanos desindustrializados del Medio Oeste que están construyendo casas en medio de las ruinas; los de Atenas y Barcelona que toman las calles en reacción a los desalojos de los centros sociales okupados desde hace mucho tiempo; los combatientes kurdos e internacionales de Kobane que han utilizado todos los medios para defenderse de la ocupación fascista; los combatientes de Ferguson que han utilizado medios similares para resistir la ocupación policial de sus calles; y especialmente todos los de este barrio que ya se han levantado y se han negado a ser trasladados ahora y en el pasado.

Creemos que luchando juntos, podemos frenar conjuntamente el sistema de muerte y olvido. Estamos infinitamente agradecidos por toda la solidaridad que hemos recibido; por eso seguimos aquí. Os pedimos vuestro apoyo porque queremos permanecer en nuestra casa y en este barrio durante muchos años.

La simple verdad que la familia Jolish continúa negando es también nuestra mayor fortaleza: este es nuestro hogar. Este es nuestro hogar y vamos a luchar con uñas y dientes por él. No somos millonarios tratando de añadir unos pocos millones más al montón. Somos gente de la clase trabajadora, que contra todo pronóstico, hemos construido un hogar aquí. Tener algo por lo que luchar nos hace fuertes.

Texto original en inglés publicado en la web de Crimethinc

Fuente: https://contramadriz.espivblogs.net/2020/04/05/9701/


Sobreviviendo al Virus: Una guía anarquista

En contra del coronavirus y el oportunismo del Estado: Anarquistas en Italia reportan sobre la propagación del virus y la cuarentena

Este sistema nos está enfermando: Manifiesto del Secretariado de la AIT en respuesta a las situaciones en torno a la pandemia de COVID-19

Se libera campaña por coronavirus del GPR La Ruptura

Madrid Cuarentena City: nueva publicación anarquista desde Madrid

Reflexiones frente a la catástrofe ecológica y el colapso capitalista: una mirada a la pandemia desde la región chilena en revuelta

Lucha anticolonial en Canadá, Noticias e Historia

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *