Raoul Vaneigem: Coronavirus

by • 19 marzo, 2020 • Mundo, Noticias, comunicados y columnasComments (0)921

Cuestionar el peligro del coronavirus es seguramente absurdo. Por otra parte, ¿no es igual de absurdo que una interrupción en el curso habitual de las enfermedades sea objeto de tal explotación emocional y despierte la arrogante incompetencia que una vez barrió la nube de Chernóbil de Francia? Por supuesto, sabemos con qué facilidad el espectro del apocalipsis sale de su caja para apoderarse del primer cataclismo que se produce, jugar con las imágenes del diluvio universal y conducir la reja de la culpa al suelo estéril de Sodoma y Gomorra.

La maldición divina fue un complemento útil para el poder. Al menos hasta el terremoto de Lisboa de 1755, cuando el Marqués de Pombal, amigo de Voltaire, aprovechó el terremoto para masacrar a los jesuitas, reconstruir la ciudad según sus ideas y liquidar felizmente a sus rivales políticos a través de pruebas «protoestalinistas». No insultaremos a Pombal, por muy odioso que sea, comparando su golpe de estado dictatorial con las miserables medidas que el totalitarismo democrático aplica en todo el mundo a la epidemia de coronavirus.

¡Qué cínico es culpar de la propagación del flagelo a la deplorable insuficiencia de los recursos médicos desplegados! Desde hace décadas, el bien público se ha visto socavado y el sector hospitalario ha sido víctima de una política que favorece los intereses financieros a expensas de la salud de los ciudadanos. Siempre hay más dinero para los bancos y cada vez menos camas y cuidadores para los hospitales. Qué payasadas ocultarán por más tiempo el hecho de que esta gestión catastrófica del catastrofismo es inherente al capitalismo financiero que es globalmente dominante, y que hoy en día lucha globalmente en nombre de la vida, del planeta y de las especies a salvar.

Sin caer en ese resurgimiento del castigo divino que es la idea de que la Naturaleza se deshaga del Hombre como una sabandija inoportuna y dañina, no es inútil recordar que durante milenios la explotación de la naturaleza humana y de la naturaleza terrestre ha impuesto el dogma de la anti-física, de la anti-naturaleza. El libro de Éric Postaire ‘Les Épidémies du XXIe siècle’, publicado en 1997, confirma los desastrosos efectos de la desnaturalización persistente, que vengo denunciando desde hace decenios. Refiriéndose al drama de las «vacas locas» (predicho por Rudolf Steiner ya en 1920), el autor nos recuerda que además de estar indefensos ante ciertas enfermedades, nos damos cuenta de que el propio progreso científico puede causarlas. En su petición de un enfoque responsable de las epidemias y su tratamiento, incrimina lo que el prefecto, Claude Gudin, llama la «filosofía del cajero». Hace la siguiente pregunta:
«Si subordinamos la salud de la población a las leyes del beneficio, hasta el punto de transformar a los animales herbívoros en carnívoros, ¿no corremos el riesgo de provocar catástrofes que serían fatales para la Naturaleza y la Humanidad? Los gobiernos, como sabemos, ya han respondido con un SÍ unánime. ¿Qué importa ya que el NO de los intereses financieros sigue triunfando cínicamente?

¿Hizo falta el coronavirus para demostrar a los más estrechos de vista que la desnaturalización por razones de rentabilidad tiene consecuencias desastrosas para la salud universal, la salud que se gestiona sin desarmar a una Organización Mundial cuyas preciosas estadísticas compensan la desaparición de los hospitales públicos? Existe una clara correlación entre el coronavirus y el colapso del capitalismo global. Al mismo tiempo, no es menos obvio que lo que está encubriendo y abrumando la epidemia de coronavirus es una plaga emocional, un miedo histérico, un pánico que oculta la falta de tratamiento y perpetúa el mal al asustar al paciente. Durante las grandes epidemias de plagas del pasado, la gente hacía penitencia y proclamaba su culpa flagelándose a sí misma. ¿No les interesa a los gestores de la deshumanización mundial persuadir a la gente de que no hay forma de salir del miserable destino que se les está infligiendo? ¿Que todo lo que les queda es la flagelación de la servidumbre voluntaria? La formidable máquina mediática sólo repite la vieja mentira del impenetrable e ineludible decreto celestial donde el dinero loco ha suplantado a los sanguinarios y caprichosos dioses del pasado.

El desencadenamiento de la barbarie policial contra los manifestantes pacíficos demostró ampliamente que la ley militar es lo único que funciona eficazmente. Ahora confina a mujeres, hombres y niños a la cuarentena. ¡Afuera, el ataúd, dentro de la televisión, la ventana abierta en un mundo cerrado! Es un condicionamiento capaz de agravar el malestar existencial apoyándose en las emociones desgastadas por la angustia, exacerbando la ceguera de la ira impotente.

Pero incluso la mentira da paso al colapso general. La cretinización estatal y populista ha llegado a sus límites. No puede negar que se está llevando a cabo un experimento. La desobediencia civil se está extendiendo y soñando con sociedades radicalmente nuevas porque son radicalmente humanas. La solidaridad libera de su piel de oveja individualista a los individuos que ya no tienen miedo de pensar por sí mismos.

El coronavirus se ha convertido en el signo revelador de la bancarrota del estado. Al menos eso es algo en lo que deben pensar las víctimas de confinamiento forzoso. Cuando publiqué mis ‘Modestes propositions aux grévistes’ , algunos amigos me dijeron lo difícil que era recurrir a la negativa colectiva, que yo sugerí, para pagar impuestos y gravámenes. Ahora, sin embargo, la bancarrota comprobada del Estado corrupto es la prueba de una decadencia económica y social que está haciendo que las pequeñas y medianas empresas, el comercio local, los ingresos modestos, los agricultores familiares e incluso las llamadas profesiones liberales sean absolutamente insolventes. El colapso del Leviatán ha logrado convencernos más rápido que nuestras resoluciones para derribarlo.

El coronavirus lo hizo aún mejor. El cese de las nocividades productivas ha reducido la contaminación del mundo, salva una muerte programada a millones de personas, la naturaleza respira, los delfines vuelven a retozar en Cerdeña, los canales de Venecia purificados del turismo de masas encuentran un agua clara, el mercado de valores se derrumba. España resuelve nacionalizar los hospitales privados, como si redescubriera la seguridad social, como si el Estado recordara el estado de bienestar que destruyó.

Nada se da por sentado, todo comienza. La utopía sigue arrastrándose a cuatro patas. Abandonemos a su inanidad celestial los billones de billetes e ideas huecas que circulan sobre nuestras cabezas. Lo importante es «hacer nuestro propio negocio» dejando que la burbuja del negocio se desenrede e implosione. ¡Tengamos cuidado con la falta de audacia y confianza en sí mismo!

Nuestro presente no es el confinamiento que nos impone la supervivencia, es la apertura a todas las posibilidades. Es bajo el efecto del pánico que el estado oligárquico se ve obligado a adoptar medidas que ayer mismo decretó imposibles. Es al llamado de la vida y de la tierra para ser restaurada que queremos responder. La cuarentena favorece la reflexión. El confinamiento no suprime la presencia de la calle, la reinventa. Déjeme pensar, cum grano salis, que la insurrección de la vida cotidiana tiene insospechadas virtudes terapéuticas.

17 marzo 2020

Raoul Vaneigem

Fuente: http://alasbarricadas.org

Raoul Vaneigem: ¡Hacia la Comuna!

Contagio social: guerra de clases microbiológica en China

En contra del coronavirus y el oportunismo del Estado: Anarquistas en Italia reportan sobre la propagación del virus y la cuarentena

Carlos Taibo: Una nota sobre coronavirus y colapso

Giorgio Agamben: Contagio

Contra el miedo y el control, la revuelta explota en las cárceles italianas

Giorgio Agamben: La invención de una epidemia

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *