Contra el miedo y el control, la revuelta explota en las cárceles italianas

by • 10 marzo, 2020 • Carceles, Europa, Noticias, comunicados y columnas, PresxsComments (0)793

Desde hace unas semanas, la gestión del gobierno ante la aparición de la epidemia del coronavirus se ha extendido por toda Italia, desde la creación de «zonas rojas» cada vez más grandes ubicadas especialmente en el norte. Allá, el gobierno ha probado gradualmente medidas cada vez más radicales para restringir la libertad: prohibición de eventos públicos y manifestaciones, prohibición ceremonias religiosas y civiles (incluidos los funerales), cierre de cines, salas deportivas y supermercados, toque de queda para bares, ninguna atención en hospitales públicos excepto emergencias, cierre de escuelas y universidades. Con el pretexto de proteger a la población y prevenir el contagio, todas las formas de sociabilidad han sido limitadas o claramente prohibidas por la ley.

El 8 de marzo, el Presidente del Consejo de Ministros, Giuseppe Conte, firma el enésimo decreto que prohíbe cualquier manifestación o reunión pública y cualquier tipo de movimiento de entrada o salida en la región de Lombardía y los departamentos de Módena, Parma, Piacenza, Reggio nell´Emilia, Rimini, Pesaro y Urbino, Alessandria, Asti, Novara, Verbano-Cusio-Ossola, Vercelli, Padova, Treviso, Venecia. Si el aislamiento y el control se vuelven cada vez más difíciles afuera, las situación se vuelve insoportable dentro de las jaulas donde, durante dos semanas, visitas y actividades complementarias (trabajo, sociabilidad, permanencia, etc.) están suspendidas hasta nuevo aviso, con el pretexto de evitar el contagio en las cárceles, y en particular, para proteger a los guardias. Con el decreto del 8 de marzo la prohibición se generaliza: no se permitirá ninguna visita, parlatorio, libertad condicional o permisos especiales hasta el 31 de mayo.

La prohibición de los parlatorios y visitas, que ya normalmente son muy estresantes -hacer cola frente a la jaula mientras hay que esperar para poder entrar y someterse a la humillación de la revisión- significa la privación de cualquier forma de contacto con el exterior y un aislamiento casi total. También significa la privación de la posibilidad de tener acceso a productos y bienes básicos (alimentos, ropa limpia, dinero, etc.) que son de importancia fundamental para la vida en la cárcel. Esta medida despierta poco tiempo después de su anuncio la rabia de lxs detenidxs y familiares.

Las primeras revueltas contra esta situación estallaron en la noche del sábado 7, con la difusión pública de la versión completa del decreto siendo validado. Es en Salerno y Nápoles, en las dos cárceles de la ciudad, Secondigliano y Poggioreale respectivamente, donde lxs detenidxs suben a los techos y se destruyen secciones enteras. Las respuestas de las instituciones penitenciarias son con cortes de agua, cortes de electricidad e intervenciones masivas de las fuerzas policiales, obviamente, con violencia.

Mientras está pasando, afuera de las cárceles, familiares y compañerxs llegan para gritar su solidaridad con lxs prisionerxs en lucha y bloquear la ruta para que se escuchen sus voces. La revuelta se propaga rápidamente: en la tarde del domingo 8 hay 20 cárceles en rebelión, luego 27 cárceles en la noche y más de 30 en el día del lunes 9. Frente a cada una de las cárceles insurgentes, se reúnen grupos de familiares y solidarixs, en todas partes se ve humo saliendo y se escucha gritos de «¡Libertad! ¡Amnistia!». Los helicópteros sobrevuelan los edificios en llamas, mientras que en varias cárceles los policías antidisturbios y los GOM (equivalentes a los Eris en francia, imagino que en chile puede ser gendarmería, que es la institución armada de seguridad pública que se encarga de las cárceles o puede ser Fuerzas Especiales FF.EE ) se están preparando para entrar y restablecer el orden con represión.

En la prisión de Sant’Anna en Módena, en el centro de Italia, los disturbios comienzan el domingo por la tarde. Según informaciones que vienen del interior, lxs detenidxs se atrincheraron e incendiaron varios edificios, y el personal (guardias y enfermerxs) tuvo que irse. Se dice que la oficina de registro fue quemada. Luego llega la represión de forma muy violenta. Lxs familiares reunidos frente a la cárcel dicen que vieron a lxs policias sacar detenidxs esposadxs mientras lxs golpeaban, al mismo tiempo que escuchaban ruidos de disparos. Ochenta detenidxs son transferidxs, muchxs otrxs llevadxs al hospital, varixs otrxs en cuidados intensivos. Según las últimas noticias, siete o más, probablemente ocho detenidos, han perdido la vida durante la revuelta o después, durante el traslado. Según la prensa oficial, seria a causa de «sobredosis» de medicamentos que lxs detenidxs robaron en un asalto a la enfermería durante la revuelta. Se dice que el 9 de marzo otros dos prisioneros murieron por la misma razón en las cárceles de Verona (Véneto) y Alessandria (Piamonte) y tres en la mañana del 10 en la prisión de Rieti. Se puede ver el miedo a lxs periodistas biempensante, que intentan desacreditar las revueltas sin transmitir las reivindicaciones políticas de lxs prisionerxs: ¡amnistía y libertad para todxs!

Pero cuanto más la prensa burguesa y el estado intentan soplar el fuego de la revuelta para apagarlo, más se extiende a otras regiones. En Pavía, en la tarde del 7, lxs detenidxs en rebelión logran tomar las llaves de los guardias, pudiendo liberar a lxs otrxs detenidxs, luego toman como rehenes a un guardia y al comandante de la policía en la cárcel. Aquí también lxs rebeldes encienden fuego. En cada nueva revuelta, prisionerxs intentan escapar, y a veces lo consiguen, como por ejemplo en Palermo (Sicilia), Frosinone (Lazio) y Foggia (Apulia), donde escaparon 70 personas. La intervención de los soldados no cambia la situación: 20 persona fueron atrapadas, sin embargo 50 aún están en libertad, a quienes les deseamos buena suerte. Las cifras que comienzan a circular, hablan de 300 detenidxs escapadxs, de los cuales solo se capturó unxs 30 de ellxs.

De sur a norte, las jaulas se prenden. El lunes por la mañana es el turno de Milán, Bolonia, Lecce y muchas más. El gobierno acaba de declarar a toda Italia como una “zona roja”. La Administración de Prisiones sigue callada. La represión continúa, pero no desanima la solidaridad del exterior: en varias ciudades, frente a las cárceles, cercanxs y solidarixs gritan su apoyo y bloquean las calles para evitar el movimiento de guardias y soldados. En Bolonia, lxs presxs toman el control de la prisión, mientras la policía trata de dispersar a lxs compañerxs que se manifiestan en masa afuera. En Melfi (Basilicata) lxs rebeldes retienen a un grupo de guardias como rehenes. Luego en Milán, después de San Vittore, toman las cárceles de Opera y Bollate en Roma.

Después de la prisión de Rebibbia la revuelta explota en Regina Coeli.

Frente a esta resistencia, la represión se ensaña contra lxs detenidxs.

No necesitamos analizar las revueltas en curso, éstas hablan por sí  mismas del colapso de un sistema que encierra y controla desde el miedo y la amenaza. Debemos y queremos estar frente a todas las cárceles en apoyo a lxs rebeldes y sus familiares, para que estos lugares sigan siendo solo cenizas.

¡Fuoco alle galere! ¡Fuego a las cárceles !

Aquí hay una lista no exhaustiva de cárceles en revuelta :

Salerno (Campania)
Naples (Campania)
Cassino e Frosinone (Latium)
Carinola (Campania)
Frosinone (Latium) + fuga
Modène – 8 detenidx muertxs
Poggioreale – Naples
Secondigliano – Naples
Vercelli (Piedmont)
Rebibbia – Rome
Bari (Pouilles)
Alessandria (Piedmont) – 1 detenido muerto
Palerme +fuga
Brindisi (Pouilles)
Ariano Irpino (Campania)
Cremona (Lombardie)
Pavia (Lombardie)
Gêne (Liguria)
Reggio Emilia (Emilia Romagna)
Barcellona Pozzo di Gotto (Sicile)
Trani (Sicile)
Augusta (Sicile)
Foggia – fuga (Pouilles)
Verona – 1 detenido muerto
San Vittore – Milan (Lombardie)
Bergamo (Lombardie)
Matera (Basilicata)
La Spezia (Liguria)
Larino (Molise)
Lecce (Pouilles)
Rieti (Lazio) – 3 detenidos muertos
Vallette (Turin)
Dozza – Bologne
Santa Maria Capua Vetere (Campania)
Opera – Milan (Lombardia)
Bollate – Milan (Lombardia)
Regina Coeli – Rome

Traducción de un texto recibido desde Marseille, 10/03/2020

Recibido al correo el 10 marzo de 2020


Colaboraciones a edicionesapestosas[arroba]riseup.net


Giorgio Agamben: La invención de una epidemia

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *