Reflexiones sobre la revuelta en $hile (Cuarto trimestre 2019)

by • 3 enero, 2020 • Biblioteca & HemerotecaComments (0)373

Palabras Previas

Este texto ha circulado libremente y de manera gratuita por diversos espacios y lugares de la región dominada por el Estado de Chile, mayoritariamente en la Región Metropolitana (Santiago) y sus alrededores, esperando contribuir de manera fraterna a la reflexión conjunta sobre la revuelta que ha tenido lugar en Chile durante el cuarto trimestre del 2019.

Si bien el texto es bastante largo, se entrega -en términos generales y a modo de contexto- un análisis de la revuelta y de las primeras acciones coordinadas y de gran envergadura que surgieron sin que todavía existiera necesariamente una conciencia masiva que empujara las mismas. Luego, muchas de sus paginas, contienen material que dice relación con el estudio y/o análisis de estrategias militares que han utilizado los Estados tanto a nivel nacional como internacional para enfrentar situaciones de crisis social o para validar políticas de represión contra determinados grupos de personas o ideas. Para ello nos valemos de varios ejemplos históricos del pasado mas reciente (Guerra Fría en Europa y Latinoamérica), ejemplificando con datos fidedignos que quiénes ostentan el poder siempre han utilizado tácticas militares (legales o ilegales) que les permitan mantener sus privilegios. La intención entonces, fue vislumbrar semejanzas y diferencias del contexto actual en que se desarrolla la revuelta en nuestro territorio, con estas otras experiencias, ya que según nuestro punto de vista, muchas (mas queremos creer que no todas) de las primeras acciones vanguardia que se generaron en los primeros días de disturbios podrían venir del aparataje estatal, entiéndase policías, aparatos secretos estatales, o en su defecto, para-militares. De ahí la importancia de comparar estrategias y tácticas militares de otros lugares y épocas. Esto, asumiendo que si bien en nuestro territorio hubo una desobediencia civil, desde el aparataje estatal se precipitó una generación de caos más funcional a sus políticas que al germen de revuelta que se pudo desarrollar en la conciencia de quiénes planteaban legítimas demandas sociales producto del agotamiento de 30 años de abusos sistemáticos.

Sin embargo, es necesario advertir que los análisis están abocados a los primeros días de revuelta, que según nosotrxs, por lo menos militar y políticamente, serian más importantes de considerar, ya que son estos días los que fueron marcando la magnitud del conflicto y dando luces de cómo desde el Poder se irían desarrollando ciertas estrategias. No obstante ello, hay que ser enfáticxs en destacar que hay una serie de elementos que sin duda no se consideran en el texto y que sería importante incorporar, como la inquietud cada vez más instalada entre quiénes nos reconocemos antagonistas al poder de lograr generar y tejer redes de colaboración que nos permitan ir más allá del estado reactivo en el cual nos estamos desenvolviendo muchxs compañerxs actualmente, y que si bien nos ha permitido estar presente en la tan necesaria lucha callejera, nos empuja también a superar este estado inmediato y masivo de movilización para pensarnos y trabajar en una propuesta mayor, que nos permita avanzar más allá de una primera línea, propagando nuestros valores y prácticas a través de propuestas más transversales y permanentes en el tiempo.

En este sentido, muy a pesar de que al leer estas páginas se pueda pensar en una teoría conspirativa al plantear que el pulso de la revuelta fue acelerado por el aparato estatal, esto tiene su origen en una reflexión colectiva basada en la máxima de que el Estado es perfectamente capaz de organizar (por lo menos desde lo militar) ataques coordinados de gran envergadura en un ínfimo lapso de tiempo, o bien permitir que estas se desarrollen, lo que no quita el hecho de que la práctica antagónica al poder también haya estado presente, paralelamente a esto, en distintas instancias de movilización, agitación y acción, tanto es así, que incluso las reflexiones que se reflejan en estas líneas, la construcción del texto y el desarrollo del mismo, surgen en esas mismas instancias, al retroalimentarnos y realizar una lectura colectiva del avance de los sucesos en el día a día de la revuelta, recopilando ideas y prácticas de quiénes decidimos estar en la calle desde los primeros días, en toque de queda, en los territorios, en plaza dignidad, etc. Este texto es fruto de la constante tensión entre quiénes formamos parte de un entorno que lleva años planteando que la violencia revolucionaria es una forma válida de enfrentar al Estado-Capital. Pero sostener aquello no es sinónimo de regocijarse con cualquier acción perdiendo de vista el origen de estas o desechando de por sí la idea que el Estado también puede, a modo de estrategia, decidir ir más allá.

Este texto es también una permanente revisión y retroalimentación de  ideas y experiencias, no comienza desde lo teórico y tampoco acaba en días o espacios de tiempo determinados, el pulso de la revuelta avanza, los eventos y acciones se van desarrollando en el día a día, y sin duda nuestro pensamiento también. Lo que nos interesa es plasmar y compartir reflexiones de quiénes no sólo hemos esperado las condiciones para enfrentar al poder sino que también las hemos ido creando a lo largo de los  años, y sin duda en este espacio de reflexión colectiva que surge al calor de esta revuelta, nos interesa estar atentos a los diferentes aportes, ideas y reflexiones de quiénes compartan o encontremos en nuestro camino.

Por ultimo destacar que en esta ocasión aprovechamos de presentar el logo que nos representa, que también representa los colores tan característicos de la lucha anarquista, ademas de la estrella roja, teñida con la sangre de quienes murieron buscando la libertad. Por estas fechas se cumplen seis años desde que nuestro hermano Sebastian Oversluij Seguel (Angry), fuera asesinado por un mercenario del Estado/Capital para la mañana del 11 de Diciembre del 2013 en un frustrado asalto bancario en la comuna de Pudahuel. Nuestra historia se escribe irremediablemente con la sangre de lxs nuestrxs.

A modo de contribución de la memoria insurreccionalista, podemos señalar que en la primera acción que emprendimos por un ya alejado Mayo del 2011, utilizamos un boceto de logo distinto, basado en la silueta de un cuervo dentro de un circulo, el cual tenia en su interior el nombre de la organización con letras blancas (la policía lo sabe por los panfletos dejados en el lugar). Ese primer boceto de logo lo hizo el Angry. Tras su muerte, decidimos no volver a utilizar aquel dibujo, entendiendo que con su partida, una parte de nosotrxs también moría. Compartimos este recuerdo para honrar la memoria de nuestro compañero, el cual de ninguna manera nos pertenece. A seis años de su muerte en acción, su insurrecto espíritu permanece intacto en la revuelta.

Luchamos por la dignidad y también por la libertad.

¡A contribuir a la desestabilización del Estado Capital que nos oprime!

¡Lxs verdaderxs terroristas están en La Moneda, el Congreso, los cuarteles militares y policiales y en sus medios de comunicación!

¡Mientras exista Miseria habrá Rebelión!

P.D: Alentamos la reproducción de este material de manera parcial o en su totalidad por el medio que sea. Si ha llegado una copia a tus manos y lo crees oportuno, no lo dudes y compártelo. Las reflexiones políticas también alimentan el germen de la revuelta.


DESCARGA:

Fantasmas Insurreccionales (Lectura)

Aporte recibido en el correo


Colaboraciones a edicionesapestosas[arroba]riseup.net

Pin It

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *