La Serena: dos asesinados por las balas militares. Reporte desde el Norte Semiárido

by • 3 noviembre, 2019 • Abya Yala (América Latina), Mundo, Noticias, comunicados y columnasComments (0)203

En memoria de Romario Veloz y Kevin Gómez

Desde hace ya varios días distintos territorios se han convocado para manifestarse en lo que podríamos llamar las protestas más ma-sivas registradas en el último tiempo en la región chilena. Actualmente, estas ya han trascendido lo que en un momento fue la “demanda inicial”: el alza de pasaje del metro que, básicamente, es producto de una problemática mucho más profunda y delicada, como es sobrevivir dentro de un modelo capita-lista y neoliberal.

En lo que respecta al norte semiárido, se han registrado distintas manifestaciones que han convocado a miles de personas a volcarse a las calles para gritar su descontento. Estas, que han sido catalogadas como “violentas” por la prensa burgue-sa y el gobierno de turno, no son más que la expre-sión de la rabia y la impotencia que significan los años de violencia sistemática ejercidos hacia nuestros cuerpos-territorios.

Es preciso destacar que las manifestaciones han ocurrido desde la espontaneidad y solidaridad y, que a su vez, han demostrado la capacidad de or-ganización de la población en contexto de crisis. En La Serena y Coquimbo se han registrado distintos hechos, como la recuperación hacia la propiedad público-privada, pilar fundamental para sostener este modelo, como también la reivindicación en la quema de las expresiones más grandes de la institu-cionalidad. Estos hechos han sido reprimidos con extrema violencia y abuso de poder, tanto por Fuerzas Especiales como por militares y policía de civil. Propio de cualquier dictadura.

Han disparado a quema ropa a nuestros her-manos y hermanas y a todos quienes se manifiestan a favor de las demandas de la población. El gobierno Demofascista de Sebastián Piñera nos ha declarado la guerra instaurando Estado de Emergencia en la región, entregándole atribuciones a los militares principalmente a través del toque de queda con fin de resguardar el “orden público”. Aún así, es claro para gran parte de la población que sólo protegen sus propios intereses y los de la dueñidad. Pretenden amedrentarnos con balas, y ya lamentamos la muerte de un compañero extranjero por parte de un disparo militar, en las cercanías del mall plaza de La Serena.

No es posible normalizar la violencia en pro de mantener el status quo. El caos ha sido desatado por la precarización de la vida, lo consiguiente es la expresión de tanta injusticia. Desde el norte semiárido seguiremos movilizándonos, no bajaremos los brazos. A tres días del “19 de octubre” seguimos en pie de lucha, con dignidad, en rebeldía y desacato a sus órdenes. Especialmente hasta que los milita-res vuelvan a sus cuevas y dejen de reprimir al pueblo.

La población está cansada del conformismo, del silencio, de la generación dormida, del fantasma de la dictadura de Pinochet. Las organizaciones territoriales, individualidades y grupos familiares que se han sumado a las convocatorias, no han sido acallados ni repelidos por sus armas de guerra y ga-ses lacrimógenos, la organización será la clave dentro de estas luchas, las asambleas territoriales deben seguir dándole concreción al movimiento, para no perder el norte, hasta que caiga el capitalismo, hasta que el empresariado entienda que nos roba-ron todo, hasta el miedo.Venganza y justicia por lxs muertos a ma-nos de la policía y milicia chilena.

Chincolita

Publicado originalmente en El Sol Ácrata, especial Octubre (en Revuelta)


Calama: Fuerzas Armadas y Pacos saliendo de cacería. Reporte desde el Oasis del Loa

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *