¿Ideología de género?

by • 8 febrero, 2019 • Artículos, Coyuntura política, Feminismo, Género, Teoria políticaComments (0)148

El siguiente análisis de la denominada “ideología de género” realizado por lxs compas de La Oveja Negra, si bien parte desde la experiencia en la región argentina comparte muchas similitudes con lo ocurrido en el territorio dominado por el Estado $hileno, por lo cual nos parece  contribuye para comprender las nuevas ideas reaccionarias y fascistas que lamentablemente dominan nuestro territorio americano.

K.L. (Nota C. La Peste)


Los sectores más reaccionarios de la sociedad argentina están insistentes con lo que han denominado, errónea, despectiva e inquisitorialmente, como “ideología de género”. Con esto, intentan atacar al movimiento de mujeres, las sexualidades que consideran disidentes, la educación sexual en las escuelas (o fuera de ellas) y cualquier expresión que atente contra su terrorismo normalizador, familiero y heterosexista. No entraremos en este artículo en las hipocresías cometidas por aquellos defensores de la familia, la heterosexualidad y la ley; pero sí intentaremos reflexionar sobre la reacción que se viene suscitando entre los sectores más retrógrados de la sociedad y la oposición a estos.

Ni el “matrimonio igualitario”, ni la aprobación del divorcio –en 1987– han sido un freno a la ganancia capitalista. De hecho, se han abierto nuevos mercados y mercantilizado más espacios sociales. El matrimonio homosexual finalmente ha sido autorizado, cuando la sociedad comprendió que la homosexualidad no era ninguna amenaza para el matrimonio, excepto para los valores innecesarios al capitalismo democrático moderno (que no reina en todo el planeta, eso está claro). Evidentemente, sigue siendo muy difícil ser homosexual en una ciudad pequeña o en algunos círculos, sean burgueses o proletarios. Pese a todo, el discurso oficial e incluso el gubernamental, así como la mayor parte de los medios de comunicación, celebran la igualdad, la apertura, las normas y el respeto a las diferencias. Y de pronto, son «los fachos» los que se hacen los inconformistas.(1)

Podemos suponer que se debe a que, en esta región, estos buenos conservadores solo conocen lo que el capitalismo ha sido hasta ahora: entre otras cosas, gracias al fundamentalismo familiar, la empresa religiosa, la división sexual del trabajo, el machismo y la educación antisexual sea estatal o privada. Por este motivo se aferran a ese ideal con uñas y dientes.

Esta disputa interburguesa entre conservadores y progresistas se ve teñida por el identitarismo tan caro a nuestra época. La derecha religiosa, los nostálgicos de los regímenes de corte fascista, presionan a sus propios rebaños a alinearse en torno a una identidad que traspasa los argumentos para ejercer control sobre sus súbditos, pero también para exhibir ese control ante sus adversarios. A los soldados que combaten por un ideal se les reparten insignias no se los incita a reflexionar.

El primer día de este año Jair Bolsonaro, nuevo abanderado de la reacción por estas tierras, asumió la presidencia del Brasil. Comenzó fuerte: «Vamos a unir al pueblo, a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeocristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores». Y también vociferó que «Brasil volverá a ser un país libre de amarras ideológicas». Mientras que Damares Alves, pastora evangélica y actual ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, gritaba alegremente: «Atención, atención. Comienza una nueva era. Los niños visten de azul, las niñas de rosa».

Ironías de la vida, podemos afirmar que estos funcionarios, los de las campañas de «con mis hijos no te metas», los que reparten globos rosas o celestes en las calles, y demás personajes, son justamente los defensores de algo que podría denominarse “ideología de género”… justamente aquellos que la señalan como un peligro.

Porque el género no es natural y los defensores de su naturalidad son en verdad quienes afirman estupideces tales como «el diseño original de la familia tal como Dios la creó». Sin duda no pueden más que defender lo existente, que ha sido impuesto históricamente y es no un «orden natural».

Es en el Génesis, primer libro del Antiguo Testamento, y la Torá donde se escribe: «Y Dios creó al hombre a su imagen. Lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó». Pero la historia no sucede de tal manera. Ha habido millones de años de evolución y limitándonos solo a los últimos siglos hemos atravesado fuertes transformaciones sociales, por lo que “ser hombre” o “ser mujer” tampoco tiene las mismas significaciones en diversos momentos o espacios geográficos. Solo en las explicaciones bíblicas los hechos ocurren de un momento a otro, y puede crearse un mundo en seis días según los caprichos de un solo individuo, representado en dios.

Vastos sectores de la clase dominante en el capitalismo, es decir la burguesía, para perpetuar el mundo en función de su imagen y sus intereses pretenden naturalizar permanentemente las relaciones sociales existentes. Esta naturalización es llevada adelante por científicos, periodistas, curas, intelectuales y políticos, por la industria del cine y la televisión, pero también activamente por vastos sectores de la clase explotada que evidentemente no pueden más que apropiarse de la ideología de la clase dominante. Así se impone la idea según la cual el mundo siempre fue y será como es ahora o, mejor dicho, como la imagen idealizada del presente que se nos inculca y, por ello, jamás se podrá encontrar una alternativa de superación, una revolución.

En esta imagen idealizada siempre ha habido hombres y mujeres de acuerdo a los estereotipos actuales. Estereotipos que en realidad no pueden ser cumplidos por millones de seres humanos. En ese imaginario automático, en todas las sociedades habidas y por haber hay hombres y mujeres, hay familias y hogares familiares. Intentan hacernos reflexionar sin historia, se trate de “cavernícolas”, campesinos de la Edad Media o tribus no contactadas del Amazonas.

Evidentemente no se nace mujeres ni hombres, se llega a serlo. ¿En qué momento un niño llega a ser hombre o la niña llega a ser mujer? La sociedad no tiene más que inventar algún hito para este pasaje. Que cuando una niña tenga su primer menstruación se considere que «se hizo mujer» dice bastante al respecto. Nos señala que la categoría mujer es una construcción social.

La mujer es una construcción social. La misma categoría de mujer está organizada dentro y a través de un conjunto de relaciones sociales a partir de las cuales la división sexual de la humanidad en dos, mujer y hombre (y no solo femenino y masculino) es inseparable. De esta forma, se le otorga a la diferencia sexual una relevancia social particular que de otro modo no poseería. La diferencia sexual recibe este significado fijo dentro de las sociedades de clases cuando la categoría de mujer se define por la función que la mayoría (pero no todas) las hembras humanas ejecutan, por un período de sus vidas, en la reproducción sexual de la especie. Por lo tanto, la sociedad de clases le otorga un propósito social a los cuerpos: puesto que algunas mujeres “tienen” bebés, todos los cuerpos que posiblemente “producen” bebés están sujetos a la regulación social.(2)

Una construcción social no puede destruirse individualmente. Reducir los problemas sociales a situaciones personales o grupales surge justamente de la ideología dominante y a su vez la fomenta y consolida. Porque una ideología no son las ideas que podamos o queramos tener en la cabeza. La ideología es el conjunto de ideas con que cada sociedad se explica el mundo en función de su modo de producción de la vida. Y las ideas dominantes son las de la clase dominante, que cuanto mejor domina más afirma que no existe. Lo cual significa que presenta sus intereses como los intereses de toda la sociedad.

Comprender que lo asignado como hombre o mujer está determinado por cada sociedad no implica abrir la puerta de entrada a un cúmulo de propuestas prácticas propias de las necesidades actuales del Capital: obsesión y a la vez indefinición frente al poder, identitarismo, integración de clase, falta de posicionamiento frente al antagonismo social o mayor interés por cambiar el lenguaje que la realidad toda.

Los conservadores del orden moral dominante, que en algunos países ya no es extremadamente necesario para la conservación del modo de producción actual, intentan pasar por natural lo histórico. Intentan acusar de ideológico lo que es un intento por desmontar parte de la ideología dominante de esta sociedad.

Pero la sociedad capitalista, o más precisamente el Capital, no tiene como finalidad la perpetuación de los géneros binarios sino la acumulación y la ganancia. Sin embargo, estas no son y no habrían sido posibles sin esta imposición, llamémosle, de género. Denunciar el género como un simple suceso aislado no explica cómo la sociedad funciona, cambia y, sobre todo, cómo podría ser revolucionada para terminar con ella de una vez por todas. Sin embargo, es preciso asumir la importancia fundamental de la división sexual en el modo de producción capitalista.

La división sexual y sus respectivas asignaciones de conducta obligatorias al interior de la clase explotada son, por lo tanto, no solamente aquello que debe superarse en el curso de la revolución, sino también una fuente de esta superación. La emancipación de las mujeres y los hombres es también liberarse de los mandatos de ser mujeres y hombres, lo cual no es una simple consecuencia de la revolución, sino que es una condición de la revolución.

Puesto que la revolución debe abolir todas las divisiones en la vida social, también debe abolir las divisiones sexuales, no porque sean simplemente inconvenientes u objetables, sino porque son parte de la totalidad de relaciones que diariamente reproducen el modo de producción capitalista. No podemos esperar hasta después de la revolución. Por el contrario, para que haya revolución, debe haber una lucha contra las asignaciones que nos otorga esta sociedad, pero también contra el matrimonio, la familia y la herencia, así como contra la propiedad privada y el Estado, es decir contra el Capital, no solo como acumulación sino como la relación social que es.

Publicado originalmente en boletín La Oveja Negra, Nº60

Enero 2019


Notas

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *