Antropología del sujeto neoliberal*

by • 3 octubre, 2018 • Artículos, Historia social, Reflexiones y otros, Teoria políticaComments (0)282

Introducción

Comenzaré con un preámbulo para aclarar el enfoque del conjunto: el capitalismo es algo más que un simple modo de producción de bienes, es un proceso de subjetivación tanto como un proceso de producción y esto es lo que hoy vemos mejor. No podemos entender qué le sucede al sujeto sin tener consciencia de la economía en la cual vive. Lo que plantea naturalmente un problema decisivo: la relación entre la economía, las formas de poder y el sujeto. En cualquier caso, los neoliberales tuvieron una conciencia clara, en ciertos momentos, de aquello a lo que había que apuntar. M.Thatcher, lo pronosticó un día: “la economía es el método, el objetivo es cambiar el alma y el corazón”.

En La nueva razón del mundo, Pierre Dardot y yo, comenzamos a partir de los trastornos patológicos tal como están descritos por una literatura abundante. Se describe, en esta literatura, un ser conminado a responder lo más rápidamente posible como consumidor a los cambios en los mercados y a las modas, sometido en tanto que trabajador al ritmo de la mercancía y las finanzas. Se presenta allí un individuo reenviado sin interrupción a una exigencia de rendimiento y de placer extremo. Este individuo que algunos llaman ‘el individuo híper-moderno’ es un ser híper-activo y ultra-reactivo, que está sometido a la orden terminante de ‘darse sin restricción’ al trabajo y, por otro lado, de hacerse bien, darse placer y desbordarse tanto como pueda. Esta presión permanente de resultado maximizado tendría, de alguna manera, su recompensa y su complemento en una orden de gozar lo más que pueda, pasarlo genial y exhibirlo como espectáculo de un éxito total. Y si no lograra responder a esta presión, sería considerado por él mismo y los demás como un fracasado, o peor, como un desecho eyectable.

Conocemos todas esas descripciones y exposiciones que pretenden darnos a ver el estado del sujeto contemporáneo, del nuevo sujeto, ‘cansado de ser sí-mismo’, agotado por esta carrera hacia el siempre más. En ellas se analiza, retomando términos que vuelven con frecuencia: el sufrimiento en el trabajo, la depresión generalizada, la erosión de la personalidad, la ‘perversión ordinaria’, la cultura de la desconfianza e incluso la de-simbolización y los fenómenos psicóticos de masa.

Lo que nos pareció interesante fue despejar cómo el sujeto contemporáneo era producido de alguna manera por los dispositivos propios de la racionalidad neoliberal de la competencia generalizada, aprehendiendo así, cómo esta debía pasar por un cierto número de técnicas para funcionar. En otras palabras, usamos el concepto foucaultiano de subjetivación para comenzar a entender cómo el sujeto no estaba ‘alienado’, ni ‘convertido en un extraño para sí mismo’, lo que implicaría suponer que hay un sujeto no alienado, sino cómo él era llevado a participar en su propia constitución y construcción. Cómo el sujeto respondía a la demanda de implicación y performance total que le era dirigida, como si viniera de él mismo. Esto es lo que dice para nosotros el concepto de subjetivación.

¿Qué relación hay en las múltiples descripciones, procedentes de fuentes diferentes, entre los ‘desórdenes patológicos’ y la gubernamentalidad neoliberal? Muchas descripciones clínicas (lo que hemos llamado la clínica del neo-sujeto), hechas por psicoanalistas o por sociólogos, nos parece que pueden ser relacionadas a un conjunto de dispositivos de dirección de las conductas, que hemos nombrado dispositivo de performance/goce.

Si hay un nuevo sujeto, debe ser aprehendido en las prácticas discursivas e institucionales que, a fines del siglo XX, por razones a menudo contingentes, han engendrado la figura del hombre-empresa o ‘sujeto empresarial’ y han favorecido la puesta en marcha de un enmadejado de sanciones, incentivos e implicaciones que tienen el efecto de producir operaciones psíquicas de un nuevo tipo.

El neoliberalismo es inseparable de las técnicas propias de la neo-administración, las cuales no han quedado confinadas a las empresas, sino que se han extendido por todas partes y hoy estructuran el discurso de las altas esferas políticas de los países occidentales. Si bien se trata de reestructurar la sociedad, las empresas y las instituciones introduciendo por todas partes mecanismos, relaciones y comportamientos de mercado, eso supone que los sujetos se vuelvan otros de lo que son, que se vuelvan sujetos emprendedores, ‘empresarios de sí mismos’. De esta transformación, se ha hecho cuestión en las páginas precedentes, ahora se trata de describir las modalidades concretas que ha comenzado a tomar, incluso si aún está lejos de concluirse.

Para resumir nuestra hipótesis, el neoliberalismo se caracteriza por un modo muy particular de subjetivación articulado a este dispositivo que podemos llamar de la ultra-subjetivación. En el fondo, para nosotros, el neoliberalismo es una cierta manera de producir nuevas formas subjetivas, al mismo tiempo que nuevas relaciones sociales. Es por ahí, que mis trabajos pueden tocar lo que podría llamarse una ‘antropología normativa’ en tanto que los procesos históricos de subjetivación tienen que ver con las concepciones que se tengan del hombre.

Mis trabajos se refieren aquí o allá, de una manera un poco vaga a la antropología, a veces a la ‘mutación antropológica’, sin que estos términos estén sistematizados o estabilizados. Me gustaría explicarme un poco sobre dos trabajos que están, con tres años de diferencia, en continuidad el uno con el otro: El hombre económico y La nueva razón del mundo y en particular su decimotercer capítulo titulado “La fábrica del hombre neoliberal” (para la anécdota, lo escribimos a pedido de nuestro editor, lo que nos valió más de un comentario y discusiones).

Voy a dividir mi intervención en tres partes:

1) Una definición de ‘la antropología normativa’.

2) Genealogía de una ‘imagen del hombre’.

3) El modo de producción del sujeto neoliberal.

1) Definición de ‘la antropología normativa’

¿En qué sentido hablamos de antropología con respecto al neoliberalismo? No en el sentido académico o disciplinario, eso va de suyo como el ‘estudio del hombre’ y tampoco en el sentido de una ‘antropología filosófica’. Más bien en el sentido que podría haberle dado Paul Valery incluso si, a pesar de que no utiliza específicamente el término, dice en Miradas sobre el mundo actual que no existe una gran política sin una idea particular del hombre al cual se quiere gobernar, al cual se quiere dirigir y orientar hacia una cierta conducta. Se podría, sobretodo, usar el término algo bárbaro de ‘antroponomía’, si el término hubiera prendido en las ciencias sociales. Entonces designaría, no una ley de la humanidad o una ley del desarrollo humano, sino una norma de lo humano, una definición ortodoxa de lo humano. Este ha sido utilizado por algunos sociólogos, pienso en particular en el sociólogo marxista Daniel Bertaux, quien en 1977 había tratado de analizar el capitalismo como un ‘proceso de producción antroponómica’, aunque él lo entendía fundamentalmente como la producción de una fuerza de trabajo por las instancias de la socialización1. Lo que los sociólogos marxistas o bourdieunenses analizaron como ‘reproducción de las relaciones de clase’ debía ser resituado, según Bertaux, en una producción de hombres como ‘seres de clase’.

Una antroponomía o antropología normativa, si el término fuese menos bárbaro, me pareció una pista fructífera para poner en evidencia que lo que llamamos capitalismo es un ‘modo de producción social total’, que implica una formación del hombre según un cierto número de propiedades esperadas por el sistema económico. Pero, a decir verdad, esta pista no es del todo nueva. Es incluso, un ‘lugar común crítico’ según una formulación de Foucault –que remonta sin duda a Marx– y que él mismo comenta a propósito de la formulación ‘la producción del hombre por el hombre’.

Es, en efecto, un cierto conjunto de obras teóricas entre los años 1950 y 1970 que definieron ese momento de las ‘ciencias humanas’ que fue llamado ‘estructuralismo’, en el que el sujeto como historiapudo comenzar a ser pensado contra las filosofías del sujeto y contra los vestigios de un humanismo tradicional en el seno de las ciencias del hombre. Desde entonces, sabemos que la historia humana no es la historia del Hombre idéntico a sí mismo en un mundo cambiante, ni es más la historia de una realización o una emancipación ligada a un origen y a una esencia; sabemos que la historia es la historia de las transformaciones, de las mutaciones del hombre. Es sin duda Michel Foucault quien mejor expresa este cambio en muchos textos y en particular en una entrevista de 1978 donde vuelve sobre su recorrido y el de su generación teórica: “En el curso de su historia, los hombres nunca han dejado de construirse, es decir, de desplazar continuamente su subjetividad, de constituirse en una serie infinita y múltiple de diferentes subjetividades que no tendrán nunca un fin y no nos colocarán jamás, frente a algo que sería el hombre”2.

Es bajo esta luz que podemos reconsiderar la famosa ‘muerte del hombre’ con la que, en 1966, concluye Las palabras y las cosas. Formulación que, a veces, se conserva como el resumen de esos años. Esta formulación parecía mejor expresar, a la vez, la refutación del humanismo y una nueva forma de concebir al hombre como un a priori histórico constituido en una cierta época, un a priorihistórico que estaría, por otra parte, en vías de desaparición por el hecho de la emergencia igualmente histórica de esas ‘contra-ciencias’ que son, para Foucault, la etnología y el psicoanálisis, en la medida en que hacen aparecer los procesos y las estructuras inconscientes que constituyen las figuras subjetivas variables de una sociedad a otra, de una época a otra. La ‘muerte del hombre’ es, entonces, el cuestionamiento del a priori histórico del hombre de las ciencias del hombre. Habría mucho que decir y repetir naturalmente sobre el ‘nacimiento del hombre’ en la transición del siglo XVIII al XIX, como lo analiza Foucault en el libro de 1966, pero lo importante es la brillante afirmación de la historicidad radical del sujeto humano, que tuvo una gran repercusión.

Foucault regresó más tarde a esta fórmula de ‘la muerte del hombre’ en la entrevista de 1978 que cité hace un momento. No es tanto de la ‘muerte del hombre’ de lo que hubiera tenido que hablar, dice Foucault, sino de la ‘producción del hombre’. El retorno crítico de Foucault sobre su formulación es precioso. Hablando de ‘muerte del hombre’ quiso decir que, en las ciencias del hombre, no constatamos el descubrimiento de una esencia del hombre al final del recorrido, nunca encontramos el ‘hombre originario’, el hombre esencial, nunca se encontró más de lo que se puso ahí, nunca se descubre allí más que el a priori histórico que no cesamos de construir, haciendo semblante de descubrirlo. Es mediante esta objetivación continua que se constituye el sujeto histórico que procede de la subjetivación.

Es indudable que allí Foucault se une a Marx, y es allí donde reconoce su profundo acuerdo con la inspiración de Marx para quien “el hombre produce al hombre”3. Ciertamente Marx no fue el primero en pensar que el hombre se hacía a sí mismo, activamente. Se podía encontrar en la filiación de los empiristas y sensualistas una serie de aserciones que dicen que el hombre está hecho y se hace a través de su experiencia corporal y sensorial, que él se produce en sus encuentros, en la experiencia de los objetos del mundo, por su educación y en la vida como la gran educadora de los hombres.  Mencionaré aquí solo a Adam Ferguson, en su Historia de la sociedad civil: “el hombre es, hasta cierto punto, el artesano de sus formas de ser así como de su fortuna”. Eso es lo que Marx heredó y lo que Foucault, a su manera, reencontró. Entre las circunstancias en las cuales actuamos está, lo que dice Marx al comienzo de El 18 Brumario, lo que pesa sobre el cerebro de los vivos. Hay aún más: los hombres actúan desde lo que son en tanto sujetos que no han elegido quiénes son, ni su forma de relacionarse consigo mismos y con los demás, pero que actuando como actores históricos trabajan para su propia transformación, sin saber de antemano lo que será de ellos debido a su acción, lo que su propia acción hará de ellos mismos. De ahí la importancia de volver sobre la historia, no de las mentalidades, sino de las subjetividades, sobre las formas en que los hombres se conciben, de sus prácticas y relaciones ligadas a sus concepciones. De allí, sobre todo, la importancia de las normas de pensamiento y conducta que dan forma a las subjetividades históricas del hombre, de allí la importancia de los procesos históricos de subjetivación.

Uno de los puntos de apoyo que hemos encontrado en Foucault es el carácter histórico de la subjetividad. La forma en que Foucault plantea el problema de la constitución histórica de la subjetividad también se debe a Nietzsche, quien quiere que los afectos, la moralidad misma y la conducta sean examinados con un ‘espíritu histórico’. El sujeto debe ser retomado en su trama histórica y en la relación que mantiene con los demás y consigo mismo. El sujeto no es idéntico a sí mismo, no tiene una esencia, es una historia sin origen y sin destino, y no es sin relación con la sociedad, ya que él es una actividad (subjetivación), una práctica que proviene ella misma de técnicas.

¿Qué se entiende por subjetivación?

Un modo de subjetivación es situada históricamente y depende de dispositivos sociales e institucionales normativos que ordenan este proceso. La subjetivación, la constitución histórica de un cierto sujeto específico en un período tiene evidentemente algo de un sujetamiento, una asignación, una objetivación. Por ser sujeto de una determinada época, de una determinada relación social, el sujeto es objeto de procesos de separación en el discurso, de inscripciones, registros, clasificaciones, entrenamiento disciplinario, vigilancia, etc. Él está, al mismo tiempo, cernido y nombrado, se lo clasifica en categorías, es objeto de un discurso religioso, filosófico, político, se modela su cuerpo y su espíritu mediante técnicas de poder.

Pero la subjetivación es también otra cosa, es la forma en que uno deviene sujeto, en la cual un sujeto es llevado a conducirse a sí mismo como el discurso social espera que lo haga, lo que supone una relación activa, la de que el sujeto sea precisamente un sujeto que mantiene consigo una relación en la que él se toma por un sujeto que tiene que conducirse, transformarse y reformarse a sí mismo. En otras palabras, esta dimensión activa de la subjetivación se confunde con la naturaleza misma de la subjetividad, como una relación del sujeto consigo mismo. Pero con la salvedad de que no hay un sujeto que no sea el producto de un proceso de subjetivación específico, de cierto periodo histórico, el cual supone técnicas de sí mismo también particulares, como ‘ejercicios’, ‘ascesis’.

Esta es la apuesta política de los cursos de Foucault, sobre la gobernabilidad de uno mismo y de los otros. Es el objeto del examen de la noción griega de ‘cuidado de sí mismo’, así como de prácticas y técnicas que le están ligadas. Ocuparse de sí mismo, transformarse, reformarse, sigue su curso desde los griegos a la espiritualidad cristiana. En otras palabras, la subjetivación es la forma en que un sujeto trabaja para aceptar ser lo que se quiere que sea, para saber cómo hacer lo que se desea que haga, para desear hacer lo se espera que él haga.

 2) Genealogía de una ‘imagen del hombre’

Lo que he querido hacer con mi libro titulado El hombre económico era una genealogía de una ‘imagen del hombre’. He comenzado con una pequeña frase de Mauss en El ensayo sobre el don, que hablaba del hombre moderno como una “máquina calculadora”. Y me he preguntado cómo se había constituido este ‘hombre económico’ que es la figura de referencia en la economía política clásica y que tiende cada vez más a ‘realizarse’, a ‘encarnarse’, aun cuando, como dice Mauss, no estamos enteramente constituidos como una “máquina calculadora”. Lo que he querido hacer es, más bien, la historia de esta norma humana, que desborda y precede a la constitución de la ciencia económica, que anticipa el desarrollo del capitalismo. No tomar el hombre económico como un reflejo ideológico o un efecto de emanación del capitalismo, sino como una figura preexistente, como una precondición, como un discurso facilitador del despliegue del capitalismo.

Es todo el aporte de los ‘anti-utilitaristas’, después de Mauss.  Pero más ampliamente es en el despertar de la sociología clásica, que se ha hecho de este hombre económico, en el núcleo del utilitarismo, un pedestal de la modernidad.

Para resumir mi trabajo sobre la antropología normativa del utilitarismo, diré esto:

El sujeto productivo fue la gran obra de la sociedad industrial. No se trataba solo de aumentar la producción material, también era necesario que el poder se redefiniera como esencialmente productivo, como un estimulante de la producción cuyos límites estarían determinados únicamente por los efectos de su acción sobre la producción. Ese poder esencialmente productivo tenía como correlato al sujeto productivo, no solo el trabajador, sino al sujeto que, en todos los dominios de su existencia, produce bienestar, placer, felicidad. Muy temprano, la economía política tuvo como respuesta una psicología científica que describía una economía psíquica, que le era homogénea. Ya en el siglo XVIII, comenzaron las bodas de la mecánica económica y la psico-fisiología de las sensaciones. Es, sin duda, el cruce decisivo que dibujará la nueva economía del hombre, gobernada por placeres y penas. Gobernado y gobernable por las sensaciones: si el individuo debe ser considerado en su libertad, él es también un bribón irreductible, un ‘delincuente potencial’, un ser impulsado por su propio interés. La nueva política se inaugura con el monumento panóptico erigido para gloria de la vigilancia de cada uno por todos y de todos por cada uno. Vigilar a los sujetos y maximizar el poder, ¿para qué hacerlo? Para la producción de la mayor felicidad. La intensificación de esfuerzos y resultados, la minimización de gastos innecesarios, tal es la ley de la eficacia. Fabricar hombres útiles, dóciles para el trabajo, rápidos para consumir, fabricar el hombre eficaz, esto ya se dibuja, y de qué manera, en el trabajo de Bentham.

Pero el utilitarismo clásico, a pesar de su formidable trabajo de aplastamiento sistemático de las antiguas categorías, no pudo poner fin a la pluralidad del sujeto, ni a la separación de las esferas. El principio de utilidad, cuya vocación homogeneizadora fue explícita, no ha absorbido todos los discursos e instituciones. La concepción del hombre económico, como la encontramos en Smith o en Bentham, se presentaba en realidad como el descubrimiento de una ‘naturaleza’ del hombre y como un útil de reforma, política, moral, legisladora, e incluso lingüística. Se trataba de poner el edificio institucional, acorde y en conformidad con este elemento que era el hombre del interés, el hombre calculador y el hombre de la maximización. Les recuerdo que, para Lacan, un fino y gran conocedor, tanto de la sociología francesa como de la filosofía británica, el utilitarismo de Bentham marca una ruptura en la historia occidental en relación con la tradición aristotélica y tomista. Es el equivalente y la continuación de la revolución científica del siglo XVII en lo social, lo político y lo antropológico. De la misma manera que el hombre perdió el cosmos y entró en un universo infinito, de la misma manera que perdió un mundo jerarquizado hecho de diferencias para encontrar un espacio geométrico homogéneo, se encontró con otro que él no era: librado a juegos de fuerza, fuera y dentro de él, sitio de una composición inestable de fuerzas, en un mundo social homogéneo hecho de seres compuestos como él, de una misma sustancia y actuando a través del juego de las mismas fuerzas.

En una palabra, el individuo occidental se ha descubierto como un hombre movido por intereses en un espacio homogéneo de composición de fuerzas, el mundo de la utilidad, el espacio de la utilidad. Se encontró movido por fuerzas que lo empujan al placer y lo hacen huir del dolor. Se encontró animado por deseos, frente a otros seres animados por otros deseos. Es la emergencia histórica de algo muy nuevo, el sujeto clásico del deseo y del interés. Es esta revolución la que constituye en principio el liberalismo con su pregunta: ¿cómo volver a reordenar el mundo político según esta nueva concepción antropológica?

El paso inaugural, dijimos, ha consistido en inventar el hombre del cálculo que ejerce sobre sí mismo un esfuerzo de maximización de placeres y castigos, requeridos para la existencia entre los individuos de intereses relacionados. Las instituciones fueron hechas para formar y enmarcar los sujetos más bien reacios a esta existencia y para hacer converger intereses diversos. Pero el discurso de las instituciones, comenzando por el discurso político, está lejos de ser unívoco. El utilitarismo no se impuso como la única doctrina legítima, ni mucho menos. Los principios se mantuvieron mezclados, e incluso vimos, a fines del siglo XIX, aparecer en las relaciones económicas, consideraciones ‘sociales’, derechos ‘sociales’, políticas ‘sociales’ que vinieron seriamente a limitar la lógica acumuladora del capital y la concepción estrictamente contractual de los intercambios sociales.

La construcción de los Estados-Naciones continuó escribiéndose con las antiguas palabras de la tradición de los legistas e inscribiéndose en las formas políticas ajenas al orden de la producción. En una palabra, la norma de eficacia económica quedó contenida por los discursos que le eran heterogéneos, la nueva racionalidad del hombre económico se mantuvo enmascarada y borrosa, por el entrelazamiento y la superposición de teorías y de imágenes del hombre. Con el neoliberalismo no tenemos que vérnosla con una apuesta conformista como en el utilitarismo del ‘hombre económico’ dado por naturaleza, porque simplemente salimos del naturalismo. Hay algunas afirmaciones naturalistas aquí y allá, pero la tendencia que comenzó en el siglo XVIII es más bien, un modo constructivista y artificial. Porque nos dimos cuenta que los intereses eran manejables, orientables, maleables, en una palabra, gobernables. E incluso, que, para gobernar, había que gobernar por los intereses. Que no podíamos gobernar al hombre del interés, sino por su interés, al hombre del deseo, por su deseo.

Pero esto va más allá con el neoliberalismo. Se trata de fabricar el sujeto no solo del interés y del deseo, sino el sujeto de la performance y del goce, a través de dispositivos particulares. El neoliberalismo nos parece corresponder a otra lógica, a una nueva fase; el sujeto no está dado, podemos remodelarlo constantemente, el gran mercado no es suficiente para socializarlo, ni para transformarlo. Se necesitan operaciones especiales, medicamentos, técnicas del yo, ascesis de la performance. Probablemente se requerirán, de más en más, las técnicas comportamentales, las píldoras del rendimiento que actuarán sobre la química cerebral, lo que en resumen significa fabricar el nuevo hombre, el sujeto de la performance y del goce. Y para eso, se requiere de un dispositivo social e institucional.  El momento neoliberal se caracteriza por esta homogeneización del discurso del hombre en torno a la figura de la empresa. Esta nueva figura del sujeto productivo opera una síntesis de las formas plurales de subjetividad que la democracia liberal dejaba subsistir. En adelante, un conjunto de técnicas, que están esparcidas en la sociedad y son el principio de la reforma de las instituciones, contribuyen a fabricar un nuevo sujeto que llamaremos indiferentemente ‘sujeto empresarial’ o ‘sujeto neoliberal’.

 3) El modo de producción del sujeto neoliberal.

El modelo humano es la empresa. Es necesario comportarse como una empresa, una empresa de sí mismo. La lengua registra esta transformación muy bien, la autonomía se ha convertido en ‘gestión de uno mismo’ es una contabilidad. El individuo se ha convertido en su propio ‘capital humano’, esta es una interpretación gerencial de lo humano. ¿Cómo hacer para que el sujeto se ajuste al modelo de la empresa y se comporte como una empresa él mismo? El mito cultural del empresario, la propaganda o las facilidades para convertirse en un empresario, para tener una mentalidad empresarial, con toda las cualidades morales y comportamentales que esto conlleva, la motivación por el éxito, el sentido de la oportunidad comercial, todo esto es importante, pero no suficiente. Por ejemplo, se requiere que la escuela desarrolle la ‘cultura empresarial’ desde la jardín maternal hasta la universidad.

Esta gestión de sí mismo está impulsada por el principio de competencia que obliga a la competitividad. Es una gestión de sí mismo por el estrés, una gestión de sí mismo por la presión de la competencia. La primacía de la competencia es un punto decisivo que muestra muy bien la ruptura con el estado antiguo. Para arrojar luz sobre este aspecto, basta con tomar las teorías del comercio internacional. En el siglo XVIII y principios del XIX, los liberales comercian con sus propios activos nacionales. Esto no deja de tener consecuencias, pues son ‘los factores naturales’ los que comandan, se esta suspendido a unas condiciones previas. En las teorías del comercio moderno, no nos importan las ventajas anteriores, lo importante es participar en el juego de la competencia. Nos volvemos competitivos o no, en y por la competencia. Lo importante es lanzar a todos, a todas las instituciones, a todos los países, a todos los sujetos, a la competencia, y a ver qué saldrá. El papel de las instituciones educativas, sociales, de salud, etcétera, no es sólo prepararnos para esta competencia, es reparar el daño, reciclar y revisar las habilidades como revisamos nuestro automóvil.

Este es el papel del Estado en la actualidad: introducir la competencia dentro del funcionamiento institucional para que los profesionales del lazo social se vean afectados e implanten a su turno esta lógica en el cerebro de los usuarios o participen en la gestión de un mundo completamente competitivo. Pero, expandir en la sociedad un funcionamiento gerencial requiere, para que la empresa sea competitiva, que en su seno se desarrolle un cierto tipo de funcionamiento propio a un espacio de competición. La performance de la empresa es la suma del rendimiento de cada uno. Cada asalariado debe responder a esta competitividad y debe desarrollar una conducta orientada hacia el aumento de sus propias performances, debe estar completamente implicado en su trabajo, ser responsable de sus resultados individuales, estar motivado por los sistemas de incentivos, en una palabra,  dar prueba de una disposición interna, de un ethos que es el resultado no de una obediencia pasiva y exterior a las reglas, sino de un verdadero ‘trabajo ético’ sobre sí mismo, que podemos llamarlo la nueva ética empresarial.

Se trata de trabajar, en todo momento, en su propio perfeccionamiento para mejorar su rendimiento en un espacio de competencia, lo que obliga a una lucha permanente para sobrevivir. La exposición al riesgo es aquí decisiva.

 ¿Cuál es la novedad de esta ética?

En las empresas solo hay pequeñas empresas, cada empleado es una empresa de sí mismo, debe gestionarse como un ‘centro individual de ganancia’ en abierta rivalidad con los demás. Obviamente, la relación salarial no desaparece, pero el cambio es notable y conduce, de aquí en adelante, a formas muy sensibles de contratación y precarización. Cada trabajador es considerado como un productor de valor, perfectamente evaluable en el mercado interno de la empresa que lo emplea. Su propio valor depende del valor individual que produce y puede medirse mediante sistemas de evaluación cuantitativos, los mismos que se generalizan en el sector público y en las asociaciones.

Este punto debe ser claramente entendido:

El proceso de subjetivación neoliberal es un proceso de valorización de una empresa de sí mismo, o en un vocabulario más económico, de un ‘capital humano’ individual. Este proceso de valorización, se adivina, tiene una gran relación con las modalidades de evaluación financiera de las propias empresas, como la importancia del good-will, de lo impalpable, de lo inmaterial, de lo no cuantificable, que se debe, sin embargo, cuantificar absolutamente.

Este proceso de valorización de la empresa de sí mismo tiene varios aspectos: no tiene límites temporales ni sociales. En un universo fluctuante, las estimaciones de valor cambian constantemente. Nada está fijo, dado; todo debe hacerse y rehacerse, en un universo de riesgo. El valor social no depende de los derechos que uno habría recibido al nacer, él depende por completo de los intercambios que la empresa de sí mismo tiene con los demás, esa capacidad para responder con una oferta suficiente a la demanda, para hacer proyectos que sean fuentes de ingresos, etcétera.

La vida personal, casi entera, está tomada por esta racionalidad verdaderamente global. Bob Aubrey, un consultante que hemos plagiado, explica que la vida no es más que una ‘cartera de actividades’ a valorizar. Él mismo se apoya en Foucault para comparar el cuidado de sí mismo con esta gestión del ‘capital humano’. Pero lo que también nos parece nuevo es que en esta empresa de sí mismo no habría lugar para la menor pérdida. La plusvalía se recupera inmediatamente para sí mismo; con la frase me ‘rompo trabajando’ por supuesto aumenta mi valor en el mercado. El ascetismo laborioso, más que nunca exaltado, es inseparable de la recuperación, sin pérdida, del goce. Se supone que el nuevo sujeto goza de sí mismo, del valor social que tiene y que él es. El proceso de valorización de sí mismo es ilimitado, es una especie de goce imaginario de plenitud. Cuando algunos comparan la técnica gerencial de sí mismo, con el antiguo cuidado de sí mismo, olvidan que en el cuidado de sí que se hacía había un movimiento de des-implicación del rol social, una puesta a distancia. Era necesario retirarse del juego social para alcanzar un orden de cosas más universal, más auténtico. Con las técnicas gerenciales, por el contrario, tenemos una identificación y una implicación total en la gesta competitiva y en la función social.

 La ultra-subjetivación

Esto implica también y, sobre todo, y es allí donde encontramos verdaderamente, una nueva subjetividad de la ilimitación o, como decimos en La nueva razón del mundo, de la ultra-subjetivación.

Ir más allá de uno mismo, sobrepasarse constantemente como norma de comportamiento, es lo que se impone al sujeto, pero también lo que el sujeto debe hacer de sí, la forma en que debe producirse él mismo. Ir más allá, incluso para transgredir los límites; ir más allá de uno mismo es la norma. Todo límite está hecho para ser sobrepasado, ya está potencialmente sobrepasado, no solo se prohíbe todo, sino que cualquier límite alcanzado solo tiene sentido si se trata potencialmente de superarlo. La lógica de la performance se impone en todas las instituciones, en particular bajo la forma oficial de la ‘cultura de resultados’, promovida por la nueva gestión pública no solo para hacer economías, sino también, para convertirla en la norma aplicable al personal y también a los usuarios.

Esta ultra-subjetivación no es un logro, ni es tampoco una renuncia de sí bajo la modalidad de un movimiento de trascendencia de sí; es un exceso indefinido del valor que uno es, de sí mismo como valor. Es la añadidura indefinida del valor de sí. Debe entenderse aquí que la vida, que el hecho de vivir, que las esferas de la existencia se han reducido a un valor. La ultra-subjetivación se confunde con una auto-valoración de sí mismo como capital. Es, si se quiere, la subjetividad más contemporánea del capitalismo financiero. El sujeto neoliberal es el sujeto capitalista. Este sujeto está sujeto a la ley del plus extra, como decía Marx, es decir al siempre más, a la performance maximizada.

En el capitalismo neoliberal, el sujeto está convocado a no resistirse a la intensificación de un trabajo, tiene que conformarse, transformarse, mejor reformarse para estar consigo mismo y con los demás en una relación de explotación. El proceso de ultra-subjetivación no es un sometimiento a una ley externa impuesta por un capital capaz de disponer de la fuerza de trabajo, es una forma de moldear desde el interior del sujeto todas las reglas, particularmente sociales, a partir del momento en que es el sujeto mismo el que deviene capital, que se impone a sí mismo una relación capital-trabajo, que mantiene consigo una relación de explotación. Es, en resumen, un medio extraordinario para aumentar la plusvalía absoluta que hace del sujeto una empresa, es decir, que hace de la relación consigo una relación de explotación, una relación del plus extra, de siempre más.

La subjetivación se confunde con la valoración de un capital. El capital es, de ahora en adelante, la forma subjetiva normal, la relación normal con uno mismo. Esta es la subjetividad A-A’.

Las técnicas de la ultra-subjetivación

Lo que precisamente hace la novedad del modo de gobierno empresarial radica en el carácter general, transversal, sistemático de la forma de gobernar, fundado en la responsabilidad individual y el auto-control. La facultad de responsabilidad no se da por sentada, sino que es resultado de una construcción, de una internalización de obligaciones. Se trata de hacer que los individuos sean activos y emprendedores, para ‘forzarlos a ser libres’ de una nueva manera, bajo pena de sanción. La implementación de técnicas de auditoría, vigilancia y evaluación tiene como mira aumentar esta exigencia de control de sí mismo y de performance individual. Las tecnologías del yo utilizadas por ‘los administradores del alma’, expertos en subjetividades eficaces, están destinadas a conocerse mejor, a ‘guiar’ el desarrollo personal, a gestionar riesgos, a convertir los individuos en ‘expertos de sí mismo’4.

Si todas las relaciones salariales aún no se basan en este modelo, ellas se aproximan a él cuando en el trabajo, no solo se pide obediencia a las prescripciones, sino también calidad relacional, iniciativa y creatividad. Un cierto número de técnicas participa de un dispositivo más general destinado a crear y reforzar estas disposiciones subjetivas. En los círculos profesionales, incluso más allá, hay técnicas de un tipo especial que tienen en común no prohibir, no bloquear y desplazar las líneas de la moral utilitarista habitual, esa que opone justamente el principio del placer al principio de realidad, en la medida en que ella constituye un obstáculo para el proceso de la ilimitación que está más afirmado que nunca en el capitalismo actual. Estas técnicas comprometen al sujeto a trabajar en sí mismo, para convertirse en un hombre de la competencia, en un pequeño ‘señor de la guerra comercial’.

La competencia supone que podemos medir y comparar los resultados de una actividad, que podemos recompensar a los ganadores y perdedores. Si el mercado no puede sancionar directamente, es necesario crear artificialmente operadores equivalentes al mercado, cuasi-mercados sin mercancías, pero donde se establecerán sistemas de precios cuantificados para medir el valor de la producción y del productor. Son todos estos sistemas burocráticos de evaluación, contratación y comparación los que sirven como reguladores de estos cuasi-mercados internos en las empresas y las administraciones, puesto que son allí técnicas esenciales. Con la evaluación cuantitativa, tenemos la demostración práctica magistral de lo que M. Thatcher decía sobre la economía, como una forma de cambiar el alma y el corazón. Lo importante es comprometer allí a las personas, hacerlas participar para que cambien al aceptar ser evaluadas, comparadas y recompensadas. El punto esencial es la accountability, el hecho de ser responsable, de ‘rendir cuentas’, pero sobre todo de entrar en la contabilidad, que su actividad sea medida objetivamente, comparada con la de los demás, etcétera.

Uno de los aspectos que a menudo se observan son la pesadez y el costo, y, por lo tanto, lo económicamente ineficientes que son estos procedimientos de competencia y evaluación. Pero la crítica en términos de eficiencia a veces cae de lado. La eficacia de la que se trata consiste en reformar los individuos, plegarlos a una lógica de empresa y mercado. Por supuesto, en este nivel hay una ‘codificación’ burocrática, pues lo que importa es la creencia en que lo que se gana es la energía que la competencia ha permitido producir, por la exposición al riesgo, etcétera.

Una vez que se ha aceptado ingresar en la contabilidad, ser evaluado, entonces es conveniente someterse a todo tipo de técnicas, a métodos de tratamiento del individuo. Aquí es donde los ‘administradores del alma’, como decía Lacan, los nuevos psi de la performance intervienen en la empresa, con todo un saber y el léxico psi, con el objetivo de que cada uno pueda ‘optimizar su potencial’ controlando mejor la comunicación con los colegas, la jerarquía, los clientes, etcétera. Estas son todas las técnicas de la PNL, del análisis transaccional, los profesionales del coaching, que privilegian este lazo entre el trabajo sobre sí mismo, la performance individual y la performance empresarial. Esto tiene por objetivo una especie de auto-objetivación, una auto-evaluación de las performances y del auto-control de la conducta.

 Un dispositivo más general

Hablamos en nuestro libro del ‘dispositivo performance/goce’ para designar algo más amplio y más heterogéneo que las técnicas vigentes en las empresas. Esto se refiere a los saberes, las instituciones, las técnicas, los discursos que tienen un poder de normalización sobre la conducta y la subjetividad. Este es el nombre que le damos, si se quiere, a la sociedad de mercado en su fase neoliberal. Fabricar el sujeto de la ilimitación quiere decir trabajar sobre sus inhibiciones en relación a los demás, sus escrúpulos, su vergüenza y su timidez, todos los límites que nos fueron impuestos en nuestra infancia por las instituciones represivas que son la familia y la escuela tradicional. Es decir ‘sobrepasarse’, explotarse, matar a otros, en un mundo violento, hecho a la imagen de los video-juegos que se les dan a los niños para excitarlos.

Es toda una línea de cultura que tiene como punto en el horizonte ideal, un ser cuya única norma de conducta es la búsqueda indefinida de la performance y del goce. Es el hilo que corre entre todas las formas de culto al exceso, a la velocidad, al puntaje, que viene a sobrepasar todo límite y cuya lógica es superar cualquier límite. La química ofrece sin duda posibilidades de acción sobre el cerebro que van en este sentido, como los video-juegos, las finanzas -hasta el crach-, como la sexualidad, los deportes de competición, los juegos televisados, los modos festivos híper-alcoholizados. Esto es también la valorización del riesgo y la denigración de todas las formas de protección social y de solidaridad, es la denuncia de las reglas ‘restrictivas’, del inmovilismo, del statu quo.

Se podría demostrar que el carácter ilimitado del goce está marcado por una libertad de elección indefinida, a priori sin límite. La relación con las instituciones, las normas, las leyes, son relaciones de elección. El consumidor es soberano y entre todas las cosas, el sujeto es un consumidor que tiene derecho a todo. Y viceversa, todo está a su disposición, al menos en el derecho. Simplemente, porque aquí también, todo está potencialmente ofrecido al goce, que es un objeto del que se puede disponer. Pero el punto importante es el trazo de unión que hay que poner entre performance/goce, como lo demuestran bien estos productos que maximizan el poder sexual masculino. Consumir es producir satisfacción, es trabajar en la satisfacción (Becker) de acuerdo con la teoría del capital humano. Y, además, gozar es una performance.

Esto es algo que no vuelve, como en el pensamiento de Marcuse, a pensarse en términos de complementariedad entre el ascetismo puritano, es decir, la represión y la ‘de-sublimación represiva’ para descargar la presión. Este era todavía un viejo problema de la era industrial. Hoy, la tensión extrema debe estar en todas partes. Todo sucede como si para poner la presión en el sistema, para que avance lo más rápido posible, se debe poner la presión en cada uno para que se sobrepase a sí mismo, siempre en todos los campos.

Implicaciones políticas

Existe un malentendido en cuanto a los límites o ‘sin límites’.

El gran error es de los conservadores que confunden esta ultra-subjetivación neoliberal con el legado del ‘68, y que ven allí la consecuencia un poco radicalizada de la afirmación de los derechos individuales, en suma, una forma avanzada de individualismo que lleva a cuestionar la autoridad y en última instancia la democracia misma. Ellos reeditan allí el error de los conservadores que ya en el siglo XIX imputaron a la ‘revolución de los derechos del hombre’ la crisis de la autoridad, el declive de la nación y de las instituciones.

En realidad, es una forma de poder y de gobierno y no un principio anárquico, es un modo particularmente heterónomo que supone, a semejanza de los deportistas de alto nivel, entrenamiento, control, disciplina, ascetismo y, como compensación, la perspectiva totalmente imaginaria del goce total, el éxito completo y la felicidad lograda, particularmente puesta en escena por el consumo de imágenes de las estrellas de cine y de ciertos hombres políticos, de los cuales Berlusconi es, sin ninguna duda, la figura más obscena. Es decir, el espectáculo del consumidor absoluto, aquel que puede pagarse todo. El que hace la mejor performance es aquel que más goza, que puede pagarse todo ya que trabajó para eso.

Foucault ha entendido mejor la positividad de las formas de poder cuando él las ve como modos de producción, cuando comprende que son maneras de hacer, formas de ‘conducir las conductas’. No debemos entender el sujeto neoliberal como un sujeto que habría perdido sus puntos de referencia, su moral o sus límites. O más bien, si es un ‘sin límites’, no significa que los haya perdido, sino que ha entrado en un modo de subjetivación que lo lleva a ir más allá de cualquier límite. Lo ‘sin límite’ es exactamente la lógica normativa de lo ilimitado, no es un declive de las normas que limitan, son las nuevas normas las que empujan a ir más allá de todos los límites. Pero este nuevo sujeto es tendencial, como la ley de la caída de la tasa de ganancia. Ley tendencial de sobrepasar los límites. Esto no significa que no hay límite, se recrean tan pronto como se cruzan, como el puntaje que el deportista debe superar.

Esto no significa que estemos en un mundo sin normas. El hecho de que ya no establezcamos límites, no significa que no haya más normas. Al contrario, lo que ha cambiado es que nos hemos movido del mundo cerrado de la Ley Intocable y del gran Otro fijo instalado en el cielo, al universo de las normas de producción y de auto-producción que no prejuzgan ningún límite de la performance. En realidad, lo que está sucediendo no es un fascismo, y el término ‘totalitarismo’ no nos parece apropiado para decir la novedad del modo de normalización. Lo que sucede es un régimen de control de comportamientos propio al dispositivo de normalización. Hay que hacer prevalecer en todas las áreas las consideraciones de gestión, los cálculos de costos y la medición de los resultados. Se trata de hacer, en todas partes, de la competencia, la norma de las conductas, el principio de las instituciones. Se trata de hacer comprender, en todas partes, que somos, todos y cada uno, parte actora de una mega empresa y que cada uno debe conducirse como tal, es decir como una empresa de sí, según una lógica contable de la rentabilidad. Esto conduce al desarrollo del auto-control y la auto-evaluación.

En el plano político, es el régimen de normalización de la empresa que se aplica en todas partes y que destruye poco a poco todo lo que era parte de la lógica democrática. La conjunción del control de los comportamientos, la medición de habilidades en la escuela, el mapeo de la población, la gestión de seguridad de los problemas sociales, las técnicas de evaluación en el trabajo, todo esto tiene sentido si relacionamos estos procesos, no a un ‘totalitarismo’, sino a un modo de gobierno nuevo, el gobierno empresarial.

Christian Laval, es doctor en sociología, reside en París.

Miembro de GÉODE (Groupe d’étude et d’observation de la démocratie, Paris X Nanterre/CNRS) y del Centro Bentham. Asimismo es investigador del Institut de recherches de la Fédération Syndicale Unitaire y miembro del consejo científico de Attac. Ha escrito: L’homme économique. Essai sur les racines du néolibéralisme (2007), La nouvelle école capitaliste (2011) y, junto con Pierre Dardot, traducida al español,  La nueva razón del mundo. Ensayo sobre la sociedad neoliberal (Gedisa, 2013).

Traducción: Lorena Hojman

Revisión de: Eugenia Varela

Revisión de la traducción: Eugenia Varela

*Presentación de Christian Laval en el seminario “Pensar con la Antropología”, Laboratorio Sophiapol, lunes, 30 de marzo de 2015, Universidad Paris Oeste, Nanterre La Défense.


Notas bibliográficas

Cf. Bertaux, D., Destins personnels et structures de classe. Pour une critique de l’anthroponomie, PUF, 1977.

Foucault, M., Entretien avec Michel Foucault, 1978, publié dans II Contributo, 4eme année, N°1, janvier-mars 1980, repris en Dits et Écrits, II, 1988, Quarto, pp. 860-914.

Foucault, M., op.cit., p. 893.

Brunel, V., Les managers de l’âme, le développement personnel en entreprise, une nouvelle pratique de pouvoir?, Éditions La Découverte, 2004.

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *