R. Brasileña: La prisión de Lula y la tragedia de la conciliación. Contra el ajuste y la represión, sólo la lucha popular decide!

by • 10 abril, 2018 • Latinoamerica, Mundo, Noticias, comunicados y columnas, PresxsComments (0)214

El proceso, la condena y finalmente prisión de Lula se inserta en un marco de agudización de la persecución, represión y judicialización de la política, sobre todo a partir del golpe jurídico/mediático/parlamentario de 2016. No existen dudas sobre la parcialidad de dicho proceso, tampoco de la celeridad administrativa y del rigor de la condena. En efecto se sienta precedente para aplastar con mucha más fuerza al pueblo pobre, negro y periférico, que ya es “sujeto preferencial” del sistema judicial y sus rutinarios tribunales de excepción. No nos engañemos: tal escenario de avanzada del Estado Policial de Ajuste que hoy afecta a Lula y al PT, apunta a todo el conjunto de la izquierda y a las capas sociales más bajas de la sociedad, como se evidenció en la intervención militar de Río y sus consecuencias.

Considerando todas las diferencias políticas que nos separan y el antagonismo de los proyectos que militamos –en especial, la innegable responsabilidad del PT en relación a ese escenario de recrudecimiento represivo resultante de las políticas de conciliación de clases con la burguesía nacional , el sistema financiero y los oligopolios de los grandes medios- entendemos que no hay nada que festejar con la prisión de Lula. Al contrario, lamentamos ese trágico episodio, que tiene como trasfondo el entierro de sueños y esperanzas de buena parte del pueblo brasilero que creyó y colaboró a construir un proyecto de gobierno basado en los anhelos de una generación marcada por los presagios de la dictadura militar.

La falsa dicotomía “Lula preso vs Lula candidato” apunta, en el fondo, para el rescate o el entierro de un imaginario pasado, de retorno al período en que la democracia liberal burguesa mantenía las riendas de la opresión cotidiana sobre el pueblo un poco mas sueltas.

Al derecho de Lula de ser candidato, que reclama en este momento el reformismo, nosotros afirmamos el derecho del pueblo a tomar decisiones programáticas sobre los problemas fundamentales que lo atañen como mayoría oprimida. La afirmación de este programa no tiene canal de realización a través de las elecciones. El vector de la fuerza social y la construcción de poder popular no es la democracia burguesa y su juego electoral que anula el cambio estructural sobre la concentración de la riqueza y del poder.

No habrá camino fácil y rápido hacia una salida popular sin una línea fuerte que alcance a organizar y dar expresión política a los sectores oprimidos, que históricamente son caracterizados como las “clases peligrosas” para “el orden y el progreso”.

La escena política brasileña está marcada por el fraude de una representación, que para los liberales burgueses siempre ha sido un mecanismo de legitimación de la usurpación de las fuerzas colectivas y de los bienes comunes por la voluntad poderosa de minorías. El sistema tuerce la constitución y el “estado de derecho” cuando se trata de defender los intereses de sus clases dominantes.

Las elecciones no son la vía para romper las cadenas de la opresión, por desgracia para el reformismo. Ahí está la historia fresca, sujetando a golpes a los desavisados y aprovechándose de los más incautos.

Los anarquistas en esa organización estarán siempre juntos a los oprimidos cuando se trata de defender directamente los espacios de libertad que conquistas como movimiento clasista y popular. La justicia que reclamamos no viene de la toga ni del uniforme, tampoco será representada por los partidos de la democracia burguesa. Es una justicia que nos convoca a la autodefensa popular en la lucha contra los sectores económicos y las bandas de extrema derecha que lo respaldan. La justicia que queremos es justicia social y, por lo tanto, anticapitalista y antiautoritaria.

Una solución popular no será representada por jueces, milicos o por las urnas. La salida popular será peleada en las calles y con el fortalecimiento de las organizaciones de base del movimiento popular. Defendemos, hoy y siempre, que los derechos fueron conquistados por la ardua lucha del pueblo oprimido, y no regalados por políticos de turno. Fueron las luchas sociales, los sueños colectivos, las resistencias, los rebeldes de todos los tiempos, quienes arrancaron los espacios más o menos limitados de libertades públicas, mejoras económicas y derechos individuales que están siendo arrasados por la ofensiva burguesa, colonial y machista.

Siempre seremos y somos partidarios de la defensa de cada palmo de libertad y derechos sociales que fueran arrancados por la conquista del movimiento popular y de la lucha de clases. Nada sustituye la movilización de masas aglutinada en un frente de los oprimidos para la resistencia del Estado Policial de Ajuste. En abril, la indignación y la memoria del asesinato de Marielle Franco tiene que tomar las calles y ganar a paso firme la lucha antirrepresiva y contra el ajuste que solo las clases oprimidas pueden dar consecuentemente, por sus propia lucha, por su propio trabajo. Não se ajusta quem peleia!

La Libertad y la justicia social no se mendiga, se conquista en la lucha!

Contra la intervención militar!

Contra el ajuste y la represión!

Por Federação Anarquista Gaúcha, 9 de Abril de 2018.

Traducción al Español: FAR Federación Anarquista de Rosario
Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *