Fantasmas de la batalla

by • 3 agosto, 2017 • Artículos, Literatura y poesia subversiva, PoesíaComments (0)410

Maipú es un lugar donde hace muchos años se libró una batalla definitoria para la guerra de independencia de Chile
allí las almas de los soldados muertos aún se pasean ensangrentadas entre las casas de los barrios que se construyeron con el tiempo
las almas corren y gritan desconsoladas y se niegan a partir
son rostros de jovencitos que se pueden ver con sus uniformes, armas y cuerpos mutilados
ellas no pueden descansar en paz porque saben que su muerte fue en vano.

Espadas y fusiles
cuerpos con sangre
llantos y alaridos de almas en pena
ellas siguieron el grito de la guerra
¡vamos muchachos a la carga!
¡vamos a la guerra que todo será por nuestros hijos!

Hermano mío dime ¿qué guerra tiene sentido?
si siempre son los patrones los que nos llevan a pelear por sus intereses
a nosotros los de abajo, los sin dientes,  nos usan como carne de cañón
nos utilizan para engordar el bolsillo de los de arriba
la patronal pone los clavos de nuestros ataúdes
lo mismo que en Maipú ocurre en Gaza y Cisjordania
En Ucrania, Medio Oriente y África
todo es por los ricos que se disputan territorio para poner a pastar sus vacas gordas.

Espadas y fusiles
cuerpos con sangre
llantos y alaridos de almas en pena
ellas siguieron el grito de la guerra
¡vamos muchachos a la carga!
¡vamos a la guerra que todo será por nuestros hijos!

Dos soldados, cada uno con una vara en su mano, disputan las líneas imaginarias de las fronteras
los oligarcas con sus trajes elegantes miran mientras toman un whisky
miran mientras acarician las cabezas de sus hijos y les enseñan a rezar el Padre Nuestro.

En todas partes del planeta existe un lugar como Maipú
en las calles de París deambulan y sollozan desesperadas las almas del pueblo que murió por la Republica
en el centro de Madrid sollozan encolerizadas las almas de los milicianos
en los campos de cualquier lugar los vivos tienen terror al llanto de los muertos.

Espadas y fusiles
cuerpos con sangre
llantos y alaridos de almas en pena
ellas siguieron el grito de la guerra
¡vamos muchachos a la carga!
¡vamos a la guerra que todo será por nuestros hijos!

¡vamos a la guerra que viva el Rey!
¡Vamos a la guerra que viva la Republica!
¡vamos a la guerra que viva la Patria!
¡vamos a la guerras que viva la causa!

¡Vamos como en la Batalla de Maipú!
¡vamos que nuestra muerte nunca fue en vano!
¡vamos mierda vamos!
que Dios nos espera en el cielo con premios y medallas para nuestros ensangrentados cuerpos.
¡Vamos mierda vamos!
Dios nos espera en el cielo con premios y medallas.

Matias Paredes*


*Sociólogo y poeta, interesado en la crónica social, realiza de forma esporádica el Taller de Creación Literaria y Critica Social en el Ateneo Anarquista de Santiago. Actualmente, desarrolla en el mismo lugar, el Taller de Metodologías de la investigación Social.

El poema “La Religión de la Amistad” que aquí presenta, pertenece a su proyecto de primer libro en solitario, en el cual trabaja actualmente. 

Otros textos del autor:

La religión de la amistad

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *