Autonomía y auto-gobierno en la revolución social kurda

by • 4 diciembre, 2016 • Antidesarrollismo, Artículos, Coyuntura política, Ecología, Feminismo, Geopolítica, Organización, Teoria políticaComments (0)1238

La revolución social de Rojava iniciada en Kobane el año 2012 ha mostrado ser una enorme gesta en pos de la autonomía y auto-determinación de las poblaciones que habitan el norte de la región Siria. La lucha de los combatientes kurdos, y otros grupos afines, ha vinculado la búsqueda del auto-gobierno con la ecología, el feminismo y una economía cooperativa en una región azolada por fuerzas reaccionarias.

La cercanía de su actuar con el ideario anarquista – no es menor considerar la influencia de Bookchin en este caso – nos lleva a compartir dos artículos que tratan la forma organizativa adoptada por los cantones kurdos del Kurdistán suroccidental (Siria). El primero titulado “Autonomía y confederalismo democrático en el Kurdistán” nos introduce en su posición frente al Estado-nación y la auto-determinación. Por su parte, “Las comunas y consejos de Rojava” escrito por Janet Biehl – impulsora junto a Bookchin de la Ecología Social – describe las forma de organización política y social que se ha ido adoptando en los cantones kurdos.

K.L.


Autonomía y confederalismo democrático en el Kurdistán

b347ef17c5943ef75d3dde8b7e52b646_l

Para los pueblos indígenas que en América Latina han estado desarrollando diversas formas de autonomía como procesos de construcción de democracia directa-participativa y de resistencia anticapitalista, defensa del territorio y sus recursos naturales, son profundamente significativas las experiencias provenientes del Kurdistán, donde en diversas y extensas regiones de los estados que ocupa el fraccionado pueblo kurdo está teniendo lugar una extraordinaria y estratégica transformación política y programática que se conoce como autonomía democrática y confederalismo democrático, o la institucionalización del socialismo libertario.

Acorde a los informes del Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo, el Partido de la Unión Democrática (PYD), que actúa en el llamado Kurdistán sirio u Occidental, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), de la región turca o Norte de Kurdistán, y el Partido por la Vida Libre en Kurdistán (PJAK), en el Kurdistán Oriental (dentro de las fronteras iraníes), han hecho cambios trascendentes en sus orientaciones ideológicas para integrar un movimiento en expansión que cuestiona el modelo del Estado-nación, aun socialista, para, en su lugar, crear una sociedad donde las personas puedan vivir juntas, sin instrumentalismo, patriarcado y racismo, una sociedad ética y política, con una estructura de base democrática de autogestión institucional, o lo que, en suma, sería una democracia sin Estado.

Se identifica a Abdullah Öcalan como el dirigente histórico del PKK que hace una década llegó a la conclusión de que el Estado-nación constituía una entidad organizativa que se convertía en un obstáculo para el ejercicio de la autodeterminación, en vez de expresión de ésta, por lo que se pronunció por que “Dentro del Kurdistán, el confederalismo democrático se establecerá en las aldeas, pueblos y asambleas de la ciudad, y a sus delegados se les confiará la real toma de decisiones (…) El confederalismo democrático de Kurdistán no es un sistema estatal, sino un sistema democrático de un pueblo sin un Estado”.

El sistema de autonomía democrática y confederalismo democrático que se está desarrollando en el Kurdistán refuta los argumentos estatistas de quienes han pretendido reducir las experiencias de autonomías, como la zapatista, dentro de una espacialidad rural, exclusiva de socio-etnias indígenas y sin posible incidencia en ámbitos urbanos y sociedades nacionales. El sistema kurdo se establece con base en redes de empresas autogestionadas de trabajadores, entidades de autogobierno comunal, así como federaciones y asociaciones operativas de grupos superpuestos de acuerdo a los principios de auto-organización, democracia participativa directa y estructuras vecinales que operan a través de consejos. En el medio urbano, los consejos se establecieron desde 2005, en los niveles concéntricos de barrio, distrito y ciudad, y en 2008 y 2009 se reorganizaron con el fin de incluir a varias organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de mujeres y el medio ambiente, partidos políticos y grupos profesionales como periodistas y abogados (fuente: Grupo Tatort, Autonomía democrática en Kurdistán Norte).

El Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo, autodefinido como antifascista, anticapitalista, antimperialista y antipatriarcal, remite las raíces teóricas del confederalismo democrático a la influencia del ecoanarquista estadunidense Murray Bookchin en el PKK, que lo consideraba uno de los más grandes científicos sociales del siglo XX. Se menciona que Bookchin, en su libro Rehaciendo la sociedad, definió lo que denomina ecología social, destacando que los problemas básicos que ponen a la sociedad contra la naturaleza surgen del desarrollo social mismo, y que haber puesto sociedad y naturaleza en una oposición binaria ha sido a la vez descriptivamente erróneo y prescriptivamente destructivo. La dominación del hombre por el hombre precedió a la noción de dominar la naturaleza. De hecho, la dominación humana del ser humano dio lugar a la misma idea de dominar la naturaleza.

El comité considera que si bien hay diferencias entre Bookchin y el pueblo kurdo al que él ha influido, lo que ha sido más fuerte en este ascendente son las metas de la construcción del doble poder y la puesta en práctica de un sistema de gobierno que se estructura de diferentes formas no estatales, la construcción de una democracia igualitaria, de una estructura social en paralelo, de un complejo en red de instituciones alternativas decididamente diferentes que actúan en contradicción y oposición al sistema dominante, o sea el Estado-nación y el capitalismo.

En América Latina, como en el Kurdistán, se trata del establecimiento no sólo de la autonomía, sino de una autonomía democrática y participativa, contraria a toda dependencia o injerencia externa, considerada como heteronomía. También, estas prácticas autonómicas en ambas regiones del mundo están signadas por la dinámica de transformaciones dentro de los propios sujetos autonómicos. En el Kurdistán, al igual que en los gobiernos autónomos zapatistas, se considera fundamental la participación activa de mujeres y jóvenes en todos los ámbitos de las estructuras concejales. Han dado la vuelta al mundo las imágenes de las mujeres kurdas en armas que dentro de las Unidades de Protección Popular (YPG) integraron las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) de Rojava (la región de la autonomía kurda autoproclamada en el norte de Siria), y las Unidades de Mujeres de la Guerrilla del Partido del PKK, que han estado en la primera línea de los combates contra el Estado Islámico.

En el Kurdistán, con su dualidad de poderes, al igual que entre los pueblos indígenas de nuestra América, con sus procesos autonómicos, tienen lugar experiencias de largo aliento que habría que analizar y valorar para asumir una perspectiva más abierta e imaginativa en el campo de las resistencias y las emancipaciones anticapitalistas. Otras luchas son posibles y deseables.

Gilberto López y Rivas

Extraído: https://www.desdeabajo.info


Las comunas y consejos de Rojava

rojava-dispatch-3-1-1024x768

El sábado 6 de diciembre [NOTA P: del año 2014) la Delegación Académica en Rojava se reunió en Qamislo con dos representantes del Tev-Dem, el Movimiento por una Sociedad Democrática. Abdulkerim Omar y Cinara Saleh que nos introdujeron primero las ideas de Rojava sobre el Estado y la democracia. Después nos explicaron la estructura del autogobierno democrático -el sistema de comunas y consejos – y respondieron a nuestras preguntas. Conversábamos a través de traductores. Saleh fue quien más habló.

Hemos construido nuestra democracia para que la gente de diferentes nacionalidades viva junta. Esto es nuevo y hemos cometido errores, y estamos intentando evitar que el Daesh (el Estado Islámico) entre a Rojava. Ya han venido otras delegaciones, pero estamos encantados de que estén aquí. Su proyecto nos da esperanza. Todavía no hemos alcanzado la libertad, pero hemos aprendido a luchar.

El sistema en el que vivimos ha estado funcionando durante cinco mil de años. Ha tenido varios nombres a lo largo de diferentes momentos de la histórica pero esencialmente se ha mantenido igual, y su pilar fundamental es el Estado. Esto debe entenderse bien. En los últimos cientos de años los pueblos han luchado contra el Estado e históricamente han logrado independencia, pero no han conseguido la libertad porque no se han emancipado a sí mismos del Estado. Su concepto de libertad queda dentro de los límites estatales.

El actual sistema de Estado-nación ha abierto las puertas a la enorme crisis que afrontamos. Los kurdos también han jugado un papel en esta región -como nuestros amigos arqueólogos han encontrado, han dejado una marca en la historia y la cultura. Como kurdos entendemos que nuestros problemas no se resolverán creando un nuevo Estado-nación. ¿Cómo podemos superar este caos con el mínimo derramamiento de sangre posible? ¿Cómo podemos encontrar una solución diferente a las actuales fronteras estatales?

En vez de un Estado independiente preferimos la autonomía. La solución debe ser a nivel de base. El sistema de Estado-nación ha creado muchos prejuicios, y la gente piensa que los árabes, kurdos y turcos no pueden convivir. Esta idea ha sido reforzada por el sistema de Estado-nación. Ha sido grabada en los cerebros de la gente con resultados perniciosos. Este sistema excluyó las condiciones de coexistencia y cooperación entre el pueblo. Estamos luchando para superar estos prejuicios y crear condiciones para una vida en común.

Creemos que el sistema estatal conlleva la destrucción de las mujeres, así como la autonomía democrática conlleva su liberación, por eso nuestra revolución en Rojava es una revolución de las mujeres. En Rojava no hay ámbito de la vida en el que las mujeres no participen activamente. Uno de nuestros mayores logros ha sido romper el dogma mantenido en Oriente Medio que las mujeres son débiles y cortas, que se expresa de diferentes maneras, como en la ley Sharia. Pero esto es sólo un resultado de nuestra revolución. Creemos que si una revolución no abre el camino de la emancipación de las mujeres es que no es una revolución. Ha habido revoluciones en Libia, Egipto y Túnez -ha habido nuevos gobiernos- pero el estatus de las mujeres no ha sido modificado.

Nuestro sistema se apoya en las comunas, compuestas de vecindades de 300 personas. Las comunas tienen co-presidentes [NOTA: se trata del modelo confederalista democrático por el cual cada cargo lo ostenta un hombre y una mujer en paridad], y hay co-presidentes a todos niveles, desde la comuna a la administración cantonal. En cada comuna hay cinco o seis comisiones diferentes. Las comunes trabajan en dos sentidos. El primer sentido es la resolución de problemas de forma rápida -por ejemplo, un problema técnico o social. Algunas tareas pueden hacerse en cinco minutos, pero si lo envías al Estado quedaría atrapado en la burocracia, así que podemos resolver asuntos rápidamente. El segundo sentido es político. Si hablamos de verdadera democracia, las decisiones no se pueden tomar arriba y luego bajar, se deben tomar abajo y luego subir gradualmente. También hay consejos de distrito y de ciudad, hasta la esquina. El principio es “pocos problemas, muchas resoluciones”.

Así que el gobierno no queda en el aire, intentamos llenar las bases. Ha habido preguntas sobre cómo se organizan estas bases. Pueden preguntar.

Pregunta: Es un concepto muy interesante, y probablemente hay tensiones y retos dentro de este sistema. Una es la tensión entre la toma de decisiones desde abajo y las necesidades inmediatas a nivel del cantón entero. Por ejemplo, probablemente debe decidirse de manera centralizada necesario construir un molino para hacer harina. O se ha decidido construir una refinería. Estratégicamente, estas son cuestiones muy importantes. Por otra parte, tienen este sistema de abajo arriba proveniente de las comunas. No es útil establecer infraestructuras similares en demasiadas comunas o en demasiadas ciudades, así que se necesita algún tipo de coordinación entre las comunas y los consejos de ciudad. ¿Quién lo coordina?

Nosotros también estamos discutiendo estos asuntos, y no hay una fórmula ya hecha que se pueda aplicar. Hablar con números también ayuda. Por ejemplo Qamislo tiene 6 distritos diferentes, cada distrito tiene 8 comunas y en cada comuna hay 300 personas.

Ahora cada comuna ha escogido 2 co-presidentes, y cada comuna tiene diferentes comisiones. Los 2 co-presidentes elegidos de cada comuna se juntan para formar el consejo popular del distrito.

Entonces cada uno de estos 6 consejos populares de distrito eligen 2 co-presidentes. Así que de los 6 distritos de Qamislo, hay 12 personas que forman el consejo popular de la ciudad. Pero 12 personas solas no pueden formar el consejo. Consideramos que deben ser 200. Así que además de estas 12 el resto son escogidas directamente. Aunque no formes parte de una comisión o no hayas sido elegida por la comuna puedes presentarte y potencialmente ser elegida.

En el cantón de Cizîre hay 12 ciudades [NOTA: Rojava, es decir el Kurdistán Sirio, se compone de 3 cantones. De oeste a este: Afrin, Kobane y Cirize]. Los delegados del consejo popular de ámbito cantonal se determinan teniendo en cuenta el número de población. Qamislo es la ciudad más grande, así que tiene más delegados que las otras, y tiene de entrada 20. Pero los co-presidentes también forman parte de este gran consejo, así que esta ciudad tiene 18 más. Cada consejo popular de ciudad escoge quien irá al consejo popular cantonal. Este consejo popular es como un parlamento, pero los vínculos entre la comuna y los consejos no están cortados.

Pregunta: ¿Cada comuna vota los delegados que irán al siguiente nivel?

Sí.

Pregunta: Qamişlo tiene más delegados, ¿quien decide cuántos delegados tiene cada ciudad?

El número de delegados se basa en el número de población.

Pregunta: ¿Según qué censo?

El del antiguo régimen [NOTA: se refiere a la República de Siria]. El consejo popular de la esquina todavía no existe, ahora se está haciendo un censo, pero ya funciona a nivel de comunas en las ciudades. Esta administración cantonal aún no tiene nombre, se podría llamar parlamento.

Cada comuna tiene comisiones como, por ejemplo, una comisión de sanidad, y hay comisiones similares a niveles mayores. Así es como se asegura que la comisión de sanidad de la administración cantonal tenga conexión directa con las necesidades de la común.

Pregunta: ¿Cuál es el papel del Tev-Dem?

Coordina y moviliza a la gente a las bases y lleva la conexión al parlamento. Asegura la conexión de la democracia directa en el gobierno. Moviliza y coordina pero también sede en el parlamento, donde representa los intereses de la gente. Tiene una identidad doble.

Pregunta: Los consejos de mujeres existen paralelamente a los consejos populares, en los que las mujeres ya son un 40%. ¿Esto existe en todos los niveles y todos tienen poder para vetar sobre cuestiones de mujeres?

Sí, los consejos de mujeres existen en paralelo en todos los niveles: la comuna, el distrito, la ciudad y el cantón. Los consejos de mujeres no deciden sobre asuntos generales -para eso están los consejos populares-, discuten asuntos que afectan específicamente a las mujeres. Si hay un conflicto social, por ejemplo, un conflicto interpersonal, una comisión del consejo popular intenta resolverlo. El consejo de mujeres tiene también una comisión como esta y si ve que la cuestión implica las mujeres, como en un conflicto de violencia doméstica, y está en desacuerdo con el consejo popular tiene poder de veto sobre éste.

Pregunta: ¿Está siempre claro qué es un asunto de mujeres?

Vamos caso por caso, no hay ninguna fórmula establecida. Cuando un consejo de mujeres veta algo, el veto se acepta. Si un asunto no se puede resolver al nivel más bajo, se lleva a niveles mayores. Pero si es posible estos asuntos, como todos en Rojava, se resuelven localmente.

Por Janet Biehl

Traducción al castellano en foros de Alasbarricadas

Fuente: http://www.biehlonbookchin.com

Extraído: http://www.alasbarricadas.org

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *