Giran Ozcan: Una nueva organización de la sociedad

by • 8 julio, 2015 • Artículos, Coyuntura política, Ecología, Economía, FeminismoComments (0)986

Brotes libertarios, organización ecológica y emancipación femenina

KCK (Unión de las Comunidades del Kurdistán) es el nombre de esta organización social. El nombre y el marco teórico de la organización fue una propuesta del líder del PKK (Partido Kurdo de los Trabajadores), Abdullah Ocalan, desde su celda en la prisión en la isla de Imrali en Turquía; pero tanto Ocalan como el PKK reconocen sin dudas los indispensables e inestimables aportes de Murray Bookchin.

La KCK es una organización democrática, confederal, libre de Estado, jerarquía y explotación del Kurdistán libre.

Para la organización social que la KCK impulsa en las montañas del Kurdistán el concepto de dinero es superfluo. Las necesidades económicas de los habitantes son satisfechas por medio de una gestión comunitaria de los recursos. Aunque el dinero es utilizado en las relaciones comerciales con el exterior, internamente el concepto de dinero es inconcebible. Ninguna persona singular ni las comunidades organizadas en la KCK tienen necesidad de generar ganancias de dinero o de recursos. Los excedentes son constantemente redistribuidos y, de esta manera, utilizados. Haciendo referencia a las sociedades pre-jerárquicas y pre-explotadoras, la organización KCK adopta la cultura de donar más que la del intercambio.

La gestión compartida de la agricultura asegura una producción y un consumo de recursos autosuficientes, haciendo por lo tanto irrelevantes los excedentes, el valor de cambio y la mercantilización de los bienes.

El planteo de emancipación femenina, por parte de los miembros del PKK y de su conducción, ha comenzado con la “destrucción de la virilidad”. Por el ataque a la falsa virilidad inoculada en los sujetos hombres por parte del sistema patriarcal. Esta infundida falsa virilidad hace que, mientras cada hombre, en cada célula de su cuerpo, es explotado y oprimido por el sistema capitalista, éste a su vez no se abstenía de explotar a su madre, hermana, hija o esposa.

Esta estrategia derivada de la investigación teórica de Abdullah Ocalan, lo ha llevado a afirmar que “las mujeres son las primeras colonias” y que la primera explotación no ha sido la de la clase trabajadora, sino la de las mujeres. Este es el motivo por el que la igualdad de género en las montañas del Kurdistán se practica por medio de esfuerzos paralelos que refuerzan los podres de las mujeres y la purificación de los hombres de las enfermedades del patriarcado y de la organización jerárquica de la sociedad.

Las consecuencias prácticas de este punto de vista son: representación igualitaria de las mujeres en todas las estructuras administrativas por medio de un sistema co-presidencial y la autónoma organización ideológica, política, social y militar por medio de una organización autónoma: KJB (Unión Suprema de las Mujeres).

En el Kurdistán libre, las comunidades se organizan de manera tal de no representar una amenaza para el medio ambiente. Cuando es posible, se favorecen las fuentes de energías renovables; al mismo tiempo, los recursos energéticos como el agua y el gas son consumidos de manera simbiótica con el fin de sostener tanto la sociedad como el ambiente.

Se promueve el vegetarianismo y la caza esta totalmente prohibida así como la deforestación (está permitido quemar solo ramas y árboles secos). Todo esto se sustenta en la premisa de que el medio ambiente no es una fuente de ganancias, sino fuente de vida. La utilización del medio ambiente como fuente de ganancia se derrumba ante el concepto de “fuente de vida”.

Algunos afirman que el PKK “no reclama más un Estado nacional para los kurdos”. Es verdad. De cualquier manera, lo que no es verdad es la razón que conduce a este cambio de paradigma.

Los sucesos en Rojava (Siria del Norte) muestran que la filosofía del líder del PKK Abdullah Ocalan, no hace más moderados los reclamos, por el contrario, alza la mira siempre más alto. Este es el motivo por el que Rojava no está combatiendo solo para proteger su propia organización social de los ataques de los grupos extremistas, sino también para protegerse de los ataques del sistema capitalista global como el KPD, del gobierno turco, del régimen de Assad y del ensordecedor silencio de occidente.

El Movimiento de Liberación del Kurdistán guiado por el PKK no reclama un estado nacional kurdo el cual reproducirá solo explotación, estructuras jerárquicas y desigualdad de género; está convocando a construir un sistema alternativo de organización social en donde la cuestión curda se resuelva paralelamente a las cuestiones de la explotación, de la emancipación de género y a la liberación de todos los hombres. Su propuesta, en este sentido, es la Unión de las Comunidades del Kurdistán (KCK).

 

Artículo editado por el Taller Anarquista de Uruguay (talleruy@gmail.com). Traducido de A Revista Anarchica N. 394 de Italia, y publicado originalmente en www.kurdishquestion.com

Extraído: http://grupogomezrojas.org

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *