La Mirada Crítica de un Anarquista. Entrevista a Guillermo Gonzales

by • 28 marzo, 2015 • Artículos, Coyuntura política, entrevistas, Historia anarquista, Historia social, Reflexiones y otrosComments (0)925

Nos acercamos a Guillermo Gonzáles, un compañero sereno, decidido, claro en sus ideas, esos de la vieja escuela. En su taller de calzado ubicado en calle Hochteter, este obrero anarquista que participó activamente de lo que fue el movimiento libertario más fuerte de Chile, nos referimos a la Federación del Cuero y del Calzado. Nos da cuenta de su visión acerca del estado de las cosas en este momento histórico, como también de los hechos que nos posicionan en este sistema capitalista neoliberal que nos legó la dictadura (Nota de Opción Libertaria)


Consejo Provincial de la Federación del Cuero durante una protesta contra el ingreso al mercado del material sintético para confeccionar calzado

Opción Libertaria: ¿Cuándo ingresa a “las filas del anarquismo” y cómo se presentaba el movimiento?

Guillermo Gonzales: Eso tiene que haber sido alrededor de 1957. Existían muchos compañeros en todo el país. Estaba Lorenzo Araya en la Serena , donde existía un grupo bueno anarquista. Había más compañeros, en casi todas las regiones, pero yo no me acuerdo porque era muy joven en ese tiempo.

El más destacado afuera era Juan Segundo Montoya, de Talca . Era un compañero naturista y yo soy uno de los que seguí su huella hasta el día de hoy, de la cual no me pienso retirar. Había otros compañeros en Punta Arenas. En Linares estaba el compañero Pezo . La carrera mía fue cortita, entré al gremio y al mes era Presidente del Sindicato del Calzado, el Sindicato “Peralta”. Los otros eran españoles, el Francisco Pauner . Estaba también Ego Aguirre.

Otros eran compañeros relámpago, que cuando triunfó Allende se fueron al Partido Socialista. En realidad nunca entendí su posición, en el que un hombre está libre se va al corral de las vacas. Existían muchos compañeros, pero camuflados, ellos escribían en diarios en el extranjero. Eran anarquistas medios conservadores, se desarrollaban en los primeros de mayo. Era el “Grupo Ascaso” de la FAI .

¿Qué pasa con el anarcosindicalismo, específicamente donde Ud. se desarrolló?

En anarcosindicalismo lo aprendí bien en su filosofía, pero después llegué a la conclusión de que el movimiento libertario caía en una línea que se metía en todas las cosas. No se organizaba.
El gran poder que tenía la Federación del Calzado lo fue perdiendo. Los partidos se fueron agrandando y el movimiento terminó casi estando en la nada, de un gremio que era grande. El anarcosindicalismo tuvo al compañero Ernesto Miranda como Secretario General, pero él nunca se preocupó de la base del movimiento, de los militantes. No hubo una preocupación, y parece que esa es la enfermedad que el movimiento tiene, y parece que a nivel mundial.

Podemos ver el mismo problema en Miguel Bakunin que era muy buen escritor, muy profundo, muy claro, muy simple, era un as. Pero se dedicó a recorrer por todas partes haciendo alianza, y de movimiento no se hace nada, se habla de la actitud de él solamente. Y en Chile también el mismo defecto. Más adelante me di cuenta que el anarcosindicalismo, era el papá del no anarquismo, porque convierte al anarco-sindicato en amortiguador del régimen capitalista. Puro negocio. Y se veía en son de ese rumbo. Pliego de peticiones, discutir el pliego de peticiones, si los industriales no daban lo que tenían que dar, huelga general en el gremio, era un gremio que era poderoso y se las podía para hacer esas cosas.

Ahí me di cuenta que el movimiento no tenía organización interna, que era lo más importante, no tenía una didáctica hacia los militantes que llegaban y habían muchos que eran simpatizantes, les gustaba la Idea, pero no había nadie que dijera: “mira esto es el anarcosindicalismo, para ya vamos”, eso no pasaba, no había una discusión profunda sobre las ideas. Ahora en Chile anarquismo hay más que antes, pero el de antes era quizá más agrupado, más organizado, más de familia. El actual no sé yo si no tienen claro que son las ideas anarquistas, para donde van, que queremos, si nos declaramos del anarquismo integral en una sociedad organizada, donde todos seamos iguales. Eso no pasa ahora. Aquí están preocupados de otras cosas, en cuestiones de apoyar a este, al otro, y nosotros siempre que hemos hecho alianza hemos perdido. Yo creo que deberíamos ir a una unificación de las ideas, y dejar todas esas tonteras afuera. Producir un movimiento nuevo en el sentido de que caminemos todos juntos, hacia un objetivo. Si se va a hacer algo con futuro, un cambio espectacular de toda la gente y digieran: los únicos que pueden salvar la situación son los anarquistas, porque nunca se han probado, y sus planteamientos son claros y precisos.

Pero, ¿Qué es lo que quieren?, ¿Qué hacemos?

En la época de la Unidad Popular (1970-73) pasó lo mismo que tenemos nosotros en este momento. Yo lo viví. En la Federación había puros chuzos de dirigentes, del Partido Socialista. Tanto que llevaban al Allende de candidato, tantos años que lo habían intentado y salió, ahora hay que organizar al país, pero a la manera y al gusto de la burguesía. Hay que nombrar un Intendente, un Gobernador, un Secretario, ¡puta!, hay que nombrar como doce gallos. Pero no había gente para esos puestos, porque los partidos estaban llenos de chuzos. Yo creo que si hay a un compañero que le pega al pan le decimos, en una comunidad que hagamos, que haga el pan, el pan debe salir como una flor.

Entonces que pasó: llegaban al sistema capitalista: ver la producción, los salarios o sea una hueá complicada. También había la coima que llaman ahora.

¿Qué pasó con el movimiento obrero en general y con el movimiento anarquista en particular cuando llega el Golpe de Estado?

Viene el desparramo no más, porque sucede que el movimiento libertario del calzado tuvo un problema. Pasó que el movimiento venía en decadencia de valores, de gente. Dele con el anarcosindicalismo y ahí no había un libro, no había nada. Ahí cualquiera, se decía anarcosindicalista. Habían claro, pero no todos. Los que más había eran los ancianos.

Pero, los españoles planteaban el anarcosindicalismo como la forma de llegar a la Anarquía…

Claro, pero resulta que el anarcosindicalismo, cuando perdieron la revolución por traiciones, fue como un salvavidas. Pero no fue así, por ahí no va la cosa. Para mí el anarquista no debe ganarse puestos allá en la Universidad o en el trabajo, el anarquista debe ser un gran planteador de problemas.

No se trata de ganar sindicatos para el congreso de la CUT. Me acuerdo que una vez se unieron todas las fuerzas: los trostkistas, el viejo (Clotario) Blest, los anarcosindicalistas, todos unidos. Y empiezan las votaciones. Todos inscritos en el Partido Comunista, el Partido Socialista, el Partido Radical. De repente, como tenían la balanza lista, estaba el Juan Vargas Cuevas dirigiendo el pandero . Y dice: Compañeros atención, aquí ha llegado una petición que dice lo siguiente: se propone al compañero Figueroa para Presidente, Secretario, bla, bla, bla, toda una lista y se aprueba y en ese mismo momento terminan las votaciones. Cara de palo, de esa manera. Para qué te vas a matar la vida siendo dirigente, ¿para eso? Dedícate a tu movimiento mejor, al anarquismo, para que ir a pasar rabia. Qué manera de haber causeo. Y están tres años que dura el período y vuelta a lo mismo. Esa es la CUT.

¿Cómo se podría salir de esto?

Es imposible. El trabajador chileno no se da cuenta que es tonto y estúpido. No sabe nada. Es increíble pero cierto.

¿Qué consejo le podría dar Ud.?

Qué consejo les voy a dar si el trabajador se compra un buen pantalón, un par de zapatos chinos, y como al otro no le alcanza porque ganas menos, se cree la muerte. Entonces para donde vamos. Pero esto es a nivel mundial. El ser humano está estúpido a nivel mundial, no es sólo en Chile. Es terrible. No tiene idea de nada.

Ahora viendo el problema de la Concertación, llevan 15 años y no han podido determinar el mínimo (el sueldo). Eso lo determinaron los milicos. Pasaron los años y todavía esta. Entonces vuelvo a sacar lo misma conclusión: Estado y Religión ellos gobiernan todo.

Al otro día escuchaba al Cardenal diciendo: “La Iglesia Católica hermanos, pide a todos los empresarios y comerciantes que traten de darle trabajo a todo el mundo, no importa que paguen menos”. Ese la cagó para ser vendido, bueno está diciendo lo que le mandan a decir no más. Esto es una cloaca y nada más. Antes existía el proletariado, personas preparadas, bien cultas. Esas personas sabían de todo, de lo social y leyes. Esa fue la escuela mía. Viejos que eran eminencias. Estaban claritos, sabían expresarse bien en las reuniones. Sabían a donde iban, que querían. Ahora los de Rosen se preocupan de la cancha, del quincho para el asado. Le preguntan por el Sindicato y te dicen que al patrón no le gusta. Así que para qué. Entonces que me preguntan uds. del futuro. Si no hay futuro. Esto puede ser un continuismo de uno o dos siglos. Viene de la era romana. Toda la vida mala, perversa.

Frente a esta situación ¿Qué cree Ud. que le corresponde al mundo libertario?

No sé, llamar a un ampliado una cosa así, pero éstos no tiene ganas de nada. Yo veo que es difícil, la gente está en otra, llega a la casa y se mete la televisión en la cabeza o se cura en una cervecería o una mina en el café con piernas. Conversan de la “curadera buena” que tuvieron. Y la bencina sube 17 pesos el litro. Que tenemos en la cabeza entonces. Y en los supermercados como sube la cosa y nadie dice nada. Si se analiza bien el problema uno es como un quijote.

¿Entonces Ud. dice que habría que dejar de luchar?

No estoy diciendo eso. Falta pedagogía. Tener ideas. Autodisciplina. Lo que falta es organización. Los compañeros llegan con puros mitos en la cabeza: “que nadie los manda y la cuestión”, pero no se trata de eso se trata de ponerse en la vereda, de tener disciplina, de si necesito leña para el fuego la voy a buscar.
Yo he conversado con comunistas y me dicen: ¿cuándo se van a organizar?, ¡claro! Si hasta él lo está pidiendo, porque sabe que cuando el anarco sindicalismo se movió se formó la Central única, se formaron hartos sindicatos. Ahora son una cagada no más. El caso de Rosen es una vergüenza. Ahora creo que lo único que queda es que los compadres rompan las totoras, que andan trayendo para pelear. Los trapos, las pantys, y rompan todos esos mitos, si no tienen nada más que eso. Si estos no son ná los tres mosqueteros.

¿Cuál cree Ud. que es el porvenir del anarquismo?

Yo opino que si el anarquismo está bien organizado entra, porque la gente está hastiada de la política. Ya está bien clarificada la cosa: Estado y Religión mandan todo.

¿Algo que agregar a la Entrevista?

Organizarse. Ese es el lío. Como yo lo veo, el problema de ahora es el mismo de antes, con la diferencia que no hay sindicalismo. Falta unificación, pero cuando haya organización, debería declararse un congreso permanente y listo, con reuniones dependiendo de la urgencia de los temas a tratar, de la tierra, del pan, etc. Yo estaría de acuerdo con una unificación de juventud y tratar de crear un movimiento de a poquito. Y ponernos como meta hacer un ampliado en un año más. Bien organizado. Tiene que haber una gimnasia social, preocuparse de la cuestión social.

Entrevista publicada originalmente en Opción Libertaria. Periódico de Difusión Anarquista, Año 1, N °1, Septiembre-Octubre 2005. Temuco – Chile, pp. 4-5.

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *