El cerebro estereotipado

by • 3 octubre, 2014 • Artículos, Feminismo, Género, Reflexiones y otrosComments (0)966

multitud3

El estereotipo es una de las manipulaciones más efectivas desplegada por el sistema imperante de dominación hegemónica (entendiendo la hegemonía como la supremacía o superioridad de cualquier cosa por sobre otra), que alcanza niveles tanto colectivos, como individuales en las sociedades modernas. Esta invención y construcción continúa de los patrones “ideales”, controla y determina todas las extensiones de la reflexión y acción del ser humano en su relación e interacción con la realidad.

Lo anterior, podemos entenderlo desde el mismo significado del concepto “estereotipo”, el cual se explica como una imagen común o sabida, con pocos detalles o diferenciaciones acerca de un grupo de gente que comparte ciertas cualidades, características y habilidades, es decir, se construyen coincidencias, equivalencias, personalidades, pensamientos y verdades en torno a esquemas tradicionales, racistas y patriarcales. El estereotipo, por lo tanto, es un elemento funcional hacia la homogeneización de los individuos que convergen dentro de la cultura sistemático-autoritaria de la modernidad.

Dentro de esta lógica, nuestro cerebro se convierte en un estereotipo más, ya que, desde el momento en que nacemos comenzamos a reproducir y dispersar conductas, reflexiones, sentimientos y verdades preconcebidas, requetesabidas, requeteutilizadas y requetemanipuladas por este sistema de estereotipos que, manipula y engendra cerebros al patrocinio de los supuestos estándares “ideales” a seguir en el desarrollo de la vida. Estos estándares, ya están totalmente absorbidos e impregnados en el inconsciente y consiente colectivo e individual a extremos alienantes, como se puede percibir en la merma de la personalidad, la identidad y creatividad inmanente a cada individuo transformándolo en una marioneta más del poder.

Es importante que frente a esta totalitaria, autoritaria y hegemonizante realidad construyamos realidades nuevas, en las que confiemos en nuestras ideas, reflexiones y emociones, debemos construir realidades en las que podamos interactuar desde nuestra singularidad, y que desde ella concurramos en el engranaje colectivo compuesto por diferentes singularidades, en donde, ninguna de estas se encuentre por encima ni por debajo de la otra, en donde, el estereotipo por fuerza de la diferenciación y heterogeneidad se disuelva.

Das Cofré.

La Pestezine

12 Noviembre, 2012

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *