La Prostitución del Amor Libre

by • 18 junio, 2014 • Artículos, Feminismo, Género, Teoria políticaComments (6)3666

img0000

Feminismo… alguien sabe realmente lo que es el feminismo, unos hablan desde su perspectiva escasa, cuantos de ustedes han leído alguna vez a Emma, Rosa o a Simone, muchos quizás, pero cuantos de ustedes han realmente entendido lo que quieren decir… Hace ya cierto tiempo que me he ido dando cuenta de la errada forma de plantear ciertos aspectos del feminismo, no hablo con la certeza de que exista un solo feminismo, sino que de los errores cotidianos, de la mal interpretación de conceptos. A lo largo de la historia el feminismo ha sido mal interpretado, partiendo por el típico “feminismo es el igual-opuesto al machismo”, lo que sabemos que no es cierto… más allá de la explicación obvia sabemos que no hay que discutirle a esas personas que afirman con una gran certeza que eso es cierto y divagan en su ignorancia, errores como ese son muy típicos, quizás entorpecen el actuar en pro de un cambio, pero que es lo que sigue realmente impidiendo que el movimiento feminista alce su vuelo… cuando se habla de feministas encontramos en su gran mayoría a personas de una tendencia libertaria – anarquista – ácrata o como quieran llamarse o autodesignarse, lo que no es extraño, pero esas personas comprenden realmente lo poderoso de esa autodefinición… El feminismo no es establecer un símil entre hombres y mujeres, el feminismo es reconocer a la mujer como un ser con capacidades tan importantes y necesarias como las que tienen los hombres, no podemos igualar a un hombre y una mujer, porque biológicamente no son iguales, pero si podemos reconocer lo necesario que son ambos géneros (hablo de hombre-mujer como pene-vagina no como seres heterosexuales), la mujer es un ser mucho más emocional que el hombre, por una cuestión de programación cerebral (no por el concepto preestablecido por el machismo que indica que la mujer es una persona sumisa y extremadamente sensible, y dichas características las cataloga como una debilidad de género), creo que el hecho de hablar de feminismo nace en pro de reconocer la importancia que tenemos las mujeres en la sociedad. La lucha de la emancipación de la mujer en muchas partes nació debido a la necesidad de participar, de sentirse incluida en una sociedad netamente de varones, lo cual se creyó completado cuando la mujer logró el derecho a la participación ciudadana por medio del voto… pero en realidad no se consiguió nada, porque muchos sabemos que un voto no es nada, ya que las mismas injusticias de siempre se siguen cometiendo. El error en la actualidad es que la gran parte de las mujeres (al igual que gran parte de hombres) siente que las cosas están bien como están, que los cambios no son necesarios, y es obvio, el ser humano en sí no esta muy cómodo con los cambios, y el feminismo implica un cambio en las bases de todo. Ese cambio ha sido profundamente mal interpretado desde ambos bandos, ya sea de las personas que están a favor del feminismo, como las personas que ignoran la importancia que tiene. Cuando se habla por ejemplo del amor libre, del temido o anhelado “amor libre”, creo que la querida Emma Goldman no dejo las cosas claras del todo (y no hablo de ella como el ser que realmente es el centro o útero del feminismo, porque al igual que ella existen muchas mujeres las cuales no son tan valoradas pero de igual manera han contribuido a impulsar o gestar el feminismo), existe un temor muy grande y una línea muy pequeña entre lo que se entiende por “amor libre” y el libertinaje sexual. He notado que muchas mujeres, sobretodo niñas que no sobrepasan los 17 años, hablan de amor libre de una forma muy simple de entender y llevar a cabo, quizás sus mentes sean más avanzadas que la mía, o quizás yo sigo en una burbuja retrograda y llena de añeja moral, pero sinceramente entienden lo que es el amor libre[?]… Me encantaría estar equivocada, pero creo que las equivocadas son ellas al pensar que la mujer es el deseo y no el ser, son las ganas y no el respeto, el amor libre nace como un concepto ligado plenamente al respeto, aboliendo el contrato legal llamado matrimonio, que esclavizó a nuestras abuelas y quizás a nuestras madres, el amor libre es el amar y no el follar, es amarme a mi y al otro, es sentir que mi cuerpo yo lo utilizo como yo quiero con respeto y amor a mi misma, no como objeto del deseo, ni como lo utilizan los hombres machistas. Siento que el manoseado amor libre se prostituyó el día en que se transformo en un símil del acto coital del hombre machista que no tiene respeto al otro, en donde la mujer sólo es un trozo de carne que luego de usarse se deja y ya, siento que ese feminismo no es más que hembrismo con un nombre bonito, no es más que libertinaje sexual, al igual que en la guerra civil española tendremos más bajas debido a enfermedades sexuales que a muertos en batalla. Pero que hay que hacer contra eso, que debo hacer yo como mujer que siente que el feminismo en su esencia se esta llevando a un extremista libertinaje sexual, creo que el verbo más usado cuando se trata de cambio, es educar, es lo mejor que hay que hacer, no hablo de leer por enésima vez el texto de Goldman, sino que entender la esencia de sus palabras, entender el machismo y de lo que trata, para saber que es lo que no debo hacer para no caer en el hembrismo. El amor libre es al igual que el anarquismo una forma de entender las cosas sin barreras ni limites preestablecidos, son formas de vida que al enfrentarse consigo mismas son totalmente opuestas, llenas de matices, de contradicciones. Si se habla de una relación convencional como unión de fidelidad con nombre bonito, no es más que cerrarse o sentirse atado, esclavizado al hecho de no tener relaciones sexuales con otra persona que no sea la pareja, por lo que la relación en sí se transforma en algo que es netamente sexual, en cambio lo que plantea el amor libre es el hecho de amar al otro como ser libre, capaz de ser sin la necesidad del otro, transformando la relación en un acto de compañerismo, de apoyo mutuo, de una relación la cual esta libre de la opresión, estableciendo la libertad individual por sobre todo, por lo mismo los celos no existirían, porque cuando uno esta con alguien se supone que existe un sentimiento reciproco, por ende la confianza radica en el hecho de las libertades y respeto existente en esa relación, tampoco se habla de amor libre como una relación de exclusivamente dos personas, ya que en una relación podemos querer a más de una persona, quizás ese querer dure un día o mil años, pero eso no tiene que interferir en el acto del respeto, todo se transforma en libertinaje en el momento en que estoy con alguien sólo por el deseo sexual existente, el amor libre radica en el acto del respeto y la confianza no en el de la promiscuidad sexual, pero al mismo tiempo el amor libre no implica el mendigar libertad al otro, si no que vernos como seres libres los cuales se relacionan con otros seres libres, respetándonos a nosotros mismos, sé lo complejo que es, sobre todo porque estamos acostumbrados a que nos digan que es lo que debemos hacer, estamos acostumbrados a pensar para si mismos olvidándonos del resto, vivimos en un mundo plenamente individualista, y es complejo pensar en que en algún momento eso se acabará sin pensar en que debemos dar mucho para que aquello ocurra, ser libres en sí no es fácil, menos cuando estamos inmersos en una sociedad que más allá de egoísta y competitiva, es una sociedad patriarcal y capitalista, en donde predomina la sumisión. Por eso creo que no debemos caer en la mal interpretación del amor libre, mujeres no hay que transformarnos en machos que sólo están con alguien por el acto sexual, tampoco debemos sentirnos oprimidas por el hecho de creer que sin tener sexo no somos feministas porque eso sería la más opresora de las condiciones, creo que como mujeres debemos respetarnos y valorarnos por sobre todo deseo sexual existente, más allá de la libertad que implica el sentirme capaz de hacer lo que yo quiero con mi cuerpo con mi vida, creo que existe eso que es tan importante que se llama cariño propio, y cariño hacía el otro; el continuar utilizando el término “amor libre” como libertinaje sexual es seguir afirmando las bases del machismo, es continuar el legado retrogrado y patriarcal que durante muchos siglos hemos heredado como si fuera un pilar importante que debemos cargar durante toda nuestra vida y así heredarlos a nuestras hijas y ellas a sus hijas, de la misma forma que lo hicieron nuestras abuelas a nuestras madres, muchas veces sin cuestionarse el porque lo hacían; esa opresión la cual nos dice que es lo que debemos y lo que no, lobotomizandonos para vivir en servicio del patriarcado y no de nosotras mismas, sin tener la capacidad de poder elegir que es lo que queremos hacer con nuestras vidas. Creo que en el momento en que nos apreciemos como seres libres, y que nos respetemos a nosotras mismas, a nuestras pares y a lo que nos rodea, creo que en ese momento entenderemos lo que somos capaces de gestar y así impulsar un verdadero y anhelado cambio.

Elisa Waskgr

Extraído: http://publicaciones-acefalia.blogspot.com

Pin It

Related Posts

6 Responses to La Prostitución del Amor Libre

  1. Pablo dice:

    quién escribió esto? quién es el autor?

  2. Cata dice:

    Son varias mis críticas a este texto, a lo que primero me gustaría apuntar es a esa actitud algo desdeñosa al otro que no sabe interpretar la “verdad” de un texto que revisó, actitud que por lo demás no cuestiona hasta qué punto es necesario leer siendo que el anarquismo se basa en ideales y no en dogmas que nos señalen como debiéramos actuar.
    Cuando te refieres al género como hombre-mujer, y luego aclaras que estás hablando de vagina-pena, a mi parecer estas confundiendo género con sexo, pues el primero no se limita al binarismo que repetidamente mencionas durante el texto y el segundo es el que se atribuye a los fenómenos biológicos que mencionas, sin embargo referirse a vaginas y penes me parece insuficiente, pues ¿qué sucede cuando alguien no se identifica con hombre o mujer y de igual forma porta algún carácter biológico como su pene o su vagina? a mi parecer en esta parte es pertinente referirse a construcciones de género y no sexos. Ante esto el problema son las validaciones y posteriores jerarquizaciones que se la dan a las diversas identidades que los individuos desarrollan en su vida. Otro asunto que me causa conflicto es señalar a la mujer como el sujeto exclusivo del feminismo, siendo que es una teoría en la que hoy se apoyan muchas identidades de género para cuestionarse la actualidad, sumisión o discriminación. Volviendo al tema del posicionamiento del autor en el texto, por qué los personajes que cita deberían habernos dejado toda la película clara, si somos nosotros los que forjamos esas ideas? ESTO NO ES DOGMA.
    Cuando se refiere a las menores de 17 años: al infantilizar la imagen de quienes toman esa opción reproduces un estereotipo de sujeto incapaz de pensar por sí mismo, atacas a la persona y no a su argumento; para el anarquismo es fundamental destruir esa visión de seres capaces e incapaces.
    Ahora, esa visión de amor a mí misma, a mi cuerpo para luego amar al otro me parecer que reproduce lógicas de relaciones capitalistas en las que estoy yo primero con MI cuerpo, mi propiedad. Acaso no somos todos los seres vivos responsables de todos? mi libertad no termina donde comienza la del otro, mi libertad comienza con la mía y la del otro, al igual que el respeto, ante esta reflexión busquemos ideas que no se fundamenten en derechos burgueses como la propiedad.
    Ahora el punto fundamental a mi parecer es esta separación entre racionalidad/amor libre correcto y libertinaje sexual/promiscuidad. A mi parecer la promiscuidad o libertinaje son totalmente validos en tanto tienen la aprobación de las personas que se involucren en esos actos y que sean vistos horizontalmente, no es acaso el placer lo que nos puede hacer cuestionar nuestros roles sexuales dedicados netamente a la reproducción?

    • Alejandra dice:

      Concuerdo plenamente contigo, Cata.

      Mientras leía el texto que se subió, me chocaba en cada momento la existencia de los “deberes” como “anarquistas”. Si una cosa es reconocida del anarquismo es precisamente la de la inexistencia de dogmas y de estructuras de modelos o estereotipos a seguir. El texto parecía como un instructivo de “cómo ser feminista-anarquista en pocos pasos”.

      Por lo demás, es irrisorio definir el ‘amor libre’, apuntando a las restricciones que tendría esa misma libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *