Entrevista a la CGT del Norte de África

by • 9 junio, 2014 • Artículos, Coyuntura políticaComments (0)816

ALB Noticias

Entrevistamos a Agustín Gómez, coordinador del grupo de la CGT de Andalucía para el Norte de África. Nos explica en la entrevista, de forma introductoria, la realidad de los territorios del norte de África, tan cercanos y tan alejados de nuestra realidad. El grupo CGT-Norte de África lleva muchos años trabajando codo a codo con organizaciones sociales del Maghreb tejiendo una amplia red de relaciones entre colectivos e individualidades que están extendiendo paulatinamente las ideas libertarias en la forma de funcionar de las diferentes organizaciones de aquellas tierras. Se basa en un trabajo solidario, muy necesario dadas las dificultades que viven nuestros pueblos vecinos.

Para conocer el trabajo de CGT-Norte de África, aquí está el enlace a su web: http://cgtandalucia.org/Norte-de-Africa

ALB.- ¿Qué es y cuándo se funda CGT norte de África?

El punto de partida fue la organización de la Marcha contra el paro a Amsterdam en 1996. Una de las columnas partió desde Tánger, por lo que CGT contactó con la ANDCM de Marruecos y se organizó un primer encuentro con participación también de compañerxs de Solidaires y de la Red de Euromarches. A partir de ahí se iniciaron muchos contactos en diferentes sectores: parados, mujeres, ecologistas, memoria histórica, cultural, etc., que dieron pie a un primer encuentro de asociaciones de las dos orillas en Cádiz del que salió la creación de la Red Dos Orillas. En esta red, participaron numerosos/as compañeros/as de la CGT-A de Cádiz, Sevilla, Málaga y Almería que impulsaron la red en posteriores encuentros en Alhucemas y Tánger.

También en el Foro Social Mediterráneo de 2005 en Barcelona hubo una importante presencia de la Red Dos Orillas y la CGT, a través de la S. de RR. II. y del grupo de Andalucía, organizó bastantes actividades de interés. Pero fue en el congreso de Viznar de CGT-A en enero de 2010 donde se aprobó una ponencia que recogía los objetivos y planteamientos de nuestras relaciones con el norte de África y donde se creó el grupo de trabajo para el norte de África.

ALB.- ¿Qué nivel de autonomía tiene con respecto a CGT Andalucía?

Precisamente, este acuerdo del congreso de CGT-A creó recelos en la S. de RR. II. de la CGT, que en aquel momento tenía un planteamiento de control y centralización de las RR. II. Se argumentaba que las relaciones internacionales correspondían la Confederación y no a las territoriales. Esto creó enfrentamientos que llevaron al secretario de RR. II. a intentar impedir un encuentro programado entre CGT-A y la ANDCM de Alhucemas. Finalmente, el encuentro se produjo y se llegó al acuerdo de integrar el grupo de trabajo para el norte de África en la S. de RR. II.

Por parte de CGT-A siempre se ha respetado la autonomía del grupo, se le ha apoyado, se preparó en la web de CGT-A un espacio para el norte de África y se ha respaldado distintas actividades como por un ejemplo una concentración de apoyo a la ANDCM en Tánger en la que participaron casi 30 compañeros/as de CGT-A

ALB.- ¿Existen grupos o iniciativas libertarias en el norte de África?

Sí, existen claramente en Marruecos, Túnez y Egipto. Hemos conocido anarquistas libios en Francia pero no conocemos a ningún grupo que se declare libertario en Libia. En Argelia la represión es muy fuerte, hay compañeros que se declaran libertarios, pero no conocemos ningún grupo o colectivo organizado.

Tal vez sea Túnez el país con más posibilidades para el desarrollo del movimiento libertario. Hay bastantes grupos, muchas posiciones críticas para los partidos y una situación social y económica que posibilita el desarrollo de la autogestión y de la autonomía en los movimientos sociales. En Egipto también se ha dado un desarrollo del movimiento libertario pero el regreso de la dictadura militar ha frenado el proceso. En Marruecos existen colectivos libertarios en Rabat, Casablanca y Kenitra que se mueven fundamentalmente en el ámbito de la cultura y la comunicación

ALB.- ¿Existe un movimiento feminista en el Magreb?

Por supuesto. Organizaciones feministas existen desde hace muchos años en los países del norte de África y la mujer ha tenido una participación muy importante en los levantamientos de 2011, especialmente en Túnez y en Egipto.

ALB.- ¿Cuál es la situación de los subsaharianos a la espera del “salto de la valla”? ¿existen movimientos sociales en Marruecos que les presten cobertura y apoyo?

Sí, hay una serie de asociaciones marroquíes que trabajan el tema de los/as subsaharianos/as en Tánger, Larache, Nador, Oujda. También la Asociación Marroquí de Derechos Humanos trabaja este tema y le da importancia. También hay asociaciones de subsaharianxs que defienden sus derechos y denuncian las persecuciones y el trato inhumano por parte de la policía marroquí.

ALB.- Vamos ahora al tema del Sáhara. ¿Cuál es la situación política del Sáhara y de los presos?

La rebeldía de la población saharaui es permanente. Noticias de detenciones, manifestaciones, juicios son constantes y casi diarias. Y esta rebelión no se limita al territorio del antiguo Sáhara occidental, colonizado por España, sino que se extiende a las zonas saharauis en territorio marroquí: Guelmin, Tantan, Assa… El Sáhara Occidental es hoy un territorio ocupado militarmente por Marruecos, con una parte de la población importada de Marruecos y que genera un importante déficit al estado marroquí, tanto por el gasto militar como por las inversiones tendentes a comprar la voluntad de la población saharaui.

Sobre los presos políticos, la situación es terriblemente difícil, en primer lugar, porque el estado no reconoce la existencia de presos políticos; y en segundo lugar, porque la arbitrariedad en los juicios es total. El caso de los 6 militantes del 20F condenados por participar en una manifestación legal convocada por los sindicatos, ha sido escandaloso. Tenemos unos 260 presos políticos en las cárceles de Marruecos

ALB.- ¿Qué queda de la Primavera árabe y cómo es vista desde CGT-Norte de África?

Nunca nos ha gustado el nombre de primavera árabe. Primero porque es una denominación étnica que proviene de la ideología dominante en la zona el arabo-islamismo y además porque hace invisible a una parte de la población que no es árabe como es el caso de Marruecos y Argelia donde gran parte de la población es amazigh.

Bueno, como ocurre muchas veces en la historia, los levantamientos populares suponen un avance en la lucha por los derechos, la justicia y la dignidad pero también sufren la contraofensiva del poder y la limitación de sus conquistas. En toda lucha hay avances y retrocesos en función de la correlación de fuerzas. Los levantamientos de 2011 acabaron con la dictadura de Ben Ali en Túnez, consiguiendo un espacio de libertad que hoy, cuando es utilizado por los movimientos sociales para proseguir la lucha, es cada vez más amenazado y reprimido. En Egipto, la impresionante expresión del pueblo egipcio derribando a Mubarak, ha obligado al poder a la vuelta a un régimen militar, buscando desviar la lucha popular y reducirla a la dualidad ejército-islamismo. En Marruecos, el movimiento 20F obligó a reformas y cambios constitucionales de fachada pero el poder sigue basándose en la represión y en la colaboración de los partidos y organizaciones del sistema… En Argelia, con la reelección de un moribundo Bouteflika, el poder mantiene su línea de continuidad, sentado sobre un volcán que en cualquier momento puede estallar: el pueblo argelino. De Libia nos llegan pocas noticias pero el panorama es un país destruido y en manos de grupos armados.

Queda una experiencia de lucha colectiva que ha modificado los sistemas políticas dominantes y que ahora mismo ha vuelto a ser controlada por las élites dominantes.

ALB.- ¿En qué encuentros y festivales ha participado CGT? Cuéntanos un poco de que tratan.

Recientemente, en febrero, participamos en el festival de las resistencias y de las alternativas en Casablanca. El programa eran exposiciones, debates, talleres, proyección de documentales, música, etc., todo en torno a una cultura y a formas organizativas alternativas y libertarias. Por ejemplo, expusimos “La revolución libertaria; 19 de julio de 1936” sobre la revolución española.

También participamos en el Foro Social Mundial de Túnez, donde colaboramos con el colectivo libertario “Desobediencia” que organizó una manifestación paralela a la del Foro y ocupó un espacio donde se exponía prensa y libros libertarios y donde se realizaron distintas asambleas y acciones autónomas.

ALB.- ¿Qué supone Frontex y cómo se lucra el gobierno marroquí con el gas argelino? ¿en definitiva, qué poder tienen las multinacionales en el norte de África?

Bueno, mezclas varias cosas en la pregunta… Frontex supone la militarización de las fronteras y el concepto de Europa Fortaleza. Y como un jefe mafioso que paga a sus matones para hacer el trabajo sucio, la UE paga a los países del norte de África para reprimir las migraciones subsaharianas y pisotear abiertamente los derechos humanos. La colaboración entre la guardia civil y la policía y ejército marroquí son un buen ejemplo de ello.

Y sobre las multinacionales, pues actúan como en todo el mundo: por encima de los pueblos y los estados. Vemos como la multinacional francesa Lafarge actúa en Argelia por encima de las leyes argelinas, eso sí con la colaboración de las autoridades argelinas. En general, se da una estrecha colaboración entre las multinacionales y las clases dominantes, como los militares en Argelia. La mayoría de las empresas de catering que trabajan para las multinacionales del petróleo y del gas son subcontratas dirigidas por militares.

ALB.- ¿Cómo se encuentra en la actualidad el movimiento obrero en el Magreb y qué perspectivas de implantación y desarrollo sindical existen?

El sindicalismo en el norte de África ha estado condicionado por las luchas de liberación nacional a las que se ha supeditado el movimiento obrero. Tal vez es en Argelia donde un sindicalismo autónomo, independiente de los partidos y del poder, es más fuerte – aunque la represión también lo es – y la CGATA (Confederación General Autónoma de Trabajadores Argelinos) todavía no está legalizada y todo son trabas para que pueda implantarse y desarrollarse. Hay más de 7 sindicatos que la componen que tampoco han recibido la legalización.

En Marruecos donde hay pluralidad sindical pero con sindicatos institucionales controlados por el poder, han surgido varias federaciones, expulsadas de la UMT, que representan un sindicalismo combativo y no controlado por la burocracia que suponen un importante avance. En Egipto se han creado numerosos sindicatos independientes, combativos pero todavía se está pendiente de una ley, prometida pero no cumplida, de libertades sindicales. En Túnez, la UGTT se mueve entre la burocracia y la movilización, entre colaborar con el poder e impulsar las luchas.

ALB.- ¿Queda algo más que queráis añadir desde CGT-Norte de África?

Insistir en dos cuestiones: Por un lado, la influencia negativa del nacionalismo árabe que bajo el velo de un pretendido antiimperialismo ha desviado la lucha del movimiento obrero hacia la consolidación de los estados- nación herederos y continuadores del colonialismo sin tener en cuenta las formas tradicionales de organización de la sociedad de carácter colectivo y asambleario. Y fundamentalmente de origen amazigh.

Y por otro, la posición del marxismo autoritario que se coloca del lado de las dictaduras no controladas directamente por EE.UU. atacando lo que ellos denominan los ninis y desprestigiando y minimizando la lucha de estos pueblos contra sus dictadores. Nuestra postura es clara: Ni dictaduras, ni imperialismo. Sí a la lucha de los pueblos por su emancipación, contra las dictaduras de derechas e izquierdas.

Agustín Gómez Acosta. Coordinador del grupo CGT-A para Africa del Norte

 

Extraído: http://www.alasbarricadas.org

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *