Lumaco, 1997: una nueva etapa de la lucha por la autonomía

by • 15 mayo, 2014 • Artículos, Coyuntura política, Teoria políticaComments (0)1219

La praxis revolucionaria, porque es revolucionaria y porque debe atreverse más allá de lo posible, es «realista» en el sentido más verdadero y comienza por aceptar al ser en sus determinaciones profundas” (Corneluis Castoriadis)

0El primero de diciembre del año 1997, ocurrió un incidente en la comuna de Lumaco, tres camiones de la forestal Arauco fueron quemados quedando totalmente destruidos.
Este hecho, marcó un nuevo proceso en las organizaciones Mapuche y la construcción de un discurso en donde la autonomía y auto-determinación fueron el eje principal.
La necesidad de extender el marco de acción colectiva del movimiento permitió utilizar el anti-capitalismo como articulador de los discursos y movilizaciones dentro de las comunidades. Así mismo, la resistencia se materializó en actos de violencia política (como instrumento) para la recuperación y reconstrucción del Wallmapu: Lumaco era golpear los símbolos del neoliberalismo en el territorio indígena, y por lo tanto, al exterminio por el modelo económico.

El incidente de Lumaco remeció de tal manera, que algunas organizaciones mapuche creían que fue realizado por otros grupos no Mapuche, como el MIR, incluso se habló de que podrían ser extranjeros los que perpetraron este ataque. Sin embargo, esa concepción cambió con el pasar de los años.

Para el Estado, el movimiento Mapuche significaba hasta ahora una reivindicación económica y cultural. Sin embargo, cuando reconocieron a la política como una reivindicación, respondieron con represión y las aplicaciones de la Ley por Conductas terroristas en el año 2003. Por otra parte, para el movimiento auto-determinista del pueblo Mapuche, Lumaco significó un apuro en los procesos de recuperación de los territorios ancestrales. Además profundizó la siembra ideológica del Consejo de Todas las Tierras, que hablaba de la necesidad de resistir el exterminio como pueblo y reconstruir el Wallmapu. (Pairicán, 2013:55).

“Los mapuche etnopolíticamente movilizados demandan hoy no sólo tierras en tu otrora territorio mapuche, sino que comienzan a demandar el territorio mismo, para construir una utopía autonomista” (Marimán, 2012)

Podemos señalar a modo de conclusión que, desde el atentado incendiario a los camines de la Forestal Arauco, (como símbolo de lucha contra el capitalismo y la miseria vivida por las comunidades mapuche tras los despojos de sus tierras), el movimiento mapuche auto determinista y las organizaciones que lo componen, han estado reconstruyendo el Wallmapu, avanzando en pos a la construcción de la comunidad nacional Mapuche. Este incidente simbolizó una nueva forma de hacer política, siendo la destrucción de símbolos capitalistas uno de ellos. Pese a la adquisición de nuevos ejes de articulación entre los discursos de distintas comunidades, aún existen descoordinaciones entre las comunidades para realizar una lucha en conjunto.

 Referencias:

Marimán, José (2012) “Autodeterminación. Ideas política mapuche en el albor del siglo XXI. Santiago: LOM.
Pairicán, Fernando (2013) “Lumaco: la cristalización del movimiento autodeterminista Mapuche”. Santiago: Revista de Historia social y de las mentalidades, Volumen 17. Nº1 pp: 35-57.

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *