El sujeto de la acción revolucionaria – Colombo Eduardo

by • 26 marzo, 2014 • Biblioteca -autor, Colombo Eduardo, Temáticas -biblioteca-Comments (0)873

Afirmamos que una “revolución no se puede pensar en un mundo sin sujeto-agente causal asignable. Un mundo desprovisto de la intencionalidad y de la voluntad de los hombres”33. Y, también, que no existe un Sujeto revolucionario designado con anterioridad y destinado a cumplir una tarea en la historia. El sujeto agente de las revoluciones se constituye como tal en el proceso revolucionario mismo.
Para decirlo con las palabras que utilizamos en el análisis del sujeto : El subjectum, le suppôt34, se aventura, se compromete y se integra a la acción, y ese suppôt, individual o colectivo, se cualifica como sujeto a través de las acciones que emprende.
El individuo en tanto sujeto no constituye su subjetividad ni a través de una relación reflexiva consigo mismo, exclusiva y solipsista, ni tampoco por medio de un proceso de sujeción a las fuerzas exteriores que lo determinan. Se vuelve sujeto en un proceso que, desde su nacimiento, lo incluye como agente activo de una red de relaciones intersubjetivas donde busca su autonomía. Rebelde, enarbolará su diferencia; sumiso, buscará el mimetismo.
Rebelde, podrá volverse revolucionario imaginando que otra sociedad es posible. Pero, no es en la subjetividad que se hacen las revoluciones. Todo lo que los sujetos individuales, las personas, pueden hacer “es elaborar, aclarar y propagar las ideas” que corresponden a la situación real de las clases explotadas y dominadas. Y participar así en la creación de esta nueva episteme a partir de la cual imágenes, discursos y valores de otra sociedad más libre y autónoma orientada hacia la anarquía, serán visibles y audibles. En esta tarea, los sujetos se reconocen, se organizan, forman grupos, asociaciones y movimientos, para integrarse, cuando llegue el momento, al proceso que desembocará en una situación revolucionaria.
A lo largo de todo este proceso, las subjetividades subversivas tendrán un valor inestimable. Sin embargo, el sujeto agente de las revoluciones se expresará en acto y la situación revolucionaria mostrará su verdadera naturaleza: múltiple y compuesta, producto de la conjunción de clases, fracciones de clases y de categorías sociales, dependientes o desposeídas. Entonces, “la acción de los individuos era casi nula y la acción espontánea de las masas debía ser todo”.

El sujeto revolucionario manifestará una voluntad que, como lo muestra la historia, corre el riesgo de ser confiscada en el mañana que desilusiona. Los revolucionarios deben “contribuir con sus esfuerzos incesantes a la organización revolucionaria del poder natural de las masas, pero nada más allá”. Bakunin desconfiaba tanto de los dirigentes como de la peste. (Eduardo Colombo)

Descarga PDF

 

 

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *