Los olvidados y su morgue

by • 7 Noviembre, 2013 • Artículos, CarcelesComments (0)627

“Allí los fracasados, allí los expoliados, los azotados y los vendidos, loscolectivo_xilografia_20091
pobres esclavos del capitalismo y las bestias oscuras del Estado, allí los
miserables muertos” (Pablo de Rocka, 2° estrofa poema “Morgue”)

El castigo es un fenómeno complejo que obedece a las particulares significaciones culturales dominantes de nuestro tiempo. El castigo y su expresión estelar (la cárcel) tienen la necesidad instrumental de ser un medio para construir individuos autodisciplinados, sujetos a un poder superior. Es un instrumento, que no se agota en su finalidad y necesidad de controlar el crimen si no que deviene de nuestra aceptación, de nuestra vinculación y sometimiento silente a la lógica del siste ma capitalista y sus morgues, de nuestra servidumbre voluntaria como lo diria La Boeti.  En efecto, los mecanismos de vigilancia y sistemas de examen proporcionan el conocimiento suficiente para someter, permitiendo detectar y manejar los incidentes de no conformidad o las desviaciones de las normas establecidas y a la vez, “individualizar” a los diferentes sujetos peligrosos. A la funcionalidad y los objetivos directos se le suma el apacible ambiente de no disidencia, en el cual es posible reproducir sistemas de castigo de esta índole.

Pero,  la cárcel no es solo un instrumento social de normalización y disciplinamiento separado de la itencionalidad humana. Sino qu,e hay que entenderla como expresión racional de las formas culturales que devienen de la ética y la moral impuesta a sangre y fuego por parte de las clases dominantes. Es el reflejo de la violencia del perfeccionamiento del control y asimilación subjetiva de los parámetros y normas culturales buerguesas, acaecidas desde los sillones cómodos de quienes quieren proteger sus privilegios y poderes. Por consiguiente, la incapacidad de critica radical a la carcel es la expresión de la complacencia y el anulamiento político y cultural de lxs oprimidxs, es la expresión de la vida hecha miseria para quienes deben soportar la violencia diaria del odio, y de la funcionalidad de un sistema que no reconoce más vida e idea que la metafísica  de la mercancía.

Es por esto que se hace necesario para hacer una crítica radical y revolucionaria del sistema carcel reconocer, en primera instancia, que somos todxs lxs condenadxs, lxs olvidadxs y explotadxs, y que no tenemos mejor suerte que los presxs, ni menos una mejor vida, mas bien, la expresiòn de la sutileza y explicita sevidumbre de todxs nosotrxs nos hace parecer aun mas bobos que cualquier politiquero de izquierda parlamentaria, o bufon de corte esclavizado por el miedo a la espada.
Debemos recodar que somos todxs prisionerxs de un sistema que anula nuestra capacidad creativa y solidaria y que las rutas grises y caminos nefastos de la libertad liberal que nos han impuesto desde chicos, en la familia, el colegio, y la universidad no han hecho nada mas que perfeccionar nuestra intencionalidad de servidumbre.

Por esto, es que exigir amnistía solo para los presxs, exigir pan antes que dignidad, es no reconocer nuestra miseria y el encarcelamiento que vivimos todxs; es mantenerse en una critica “correcta” y aceptable, es como creer en el mito de la igualdad de posiciones o el de la igualdad de oportunidades, es mitigar la injusticia y legitimar las desigualdades que dan origen a este sistema de jerarquias. Es no creer en NOSOTRXS.
Como dijo Rocka, olvidar los presxs es olvidar la guerra de la cual hemos sido víctimas silentes desde siempre.

No olvidemos los golpes de la represión cuando hemos sido simples disidentes o decididos insurgentes.
No olvidemos que hemos sido violentados desde siempre para poder reproducir el sistema cárcel.
No olvidemos a los 81 compañerxs muertos en la carcel de San miguel.

En efecto, debemos exigir amnistía para el hombre y la mujer, amnistía para todo el oprimidx, amnistía para los niñxs, para nuestros hermanxs animales, amnistía para TODXS.

Somos todxs cómplices de la existencia de morgues como estas, somos todxs responsables del sufrimiento y encarcelamiento de miles de olvidadxs.

Fuego y revolución contra nosotrxs mismxs y contra el estado de las
cosas No más sistema-cárcel.

texto extraido de la peste nº 5

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *